Entre vidrios rotos, muros cuarteados y andamios, feligreses de Oaxaca acuden a iglesias dañadas por el sismo de febrero

El temblor afectó monumentos históricos de la Costa Chica del estado; aun así, nueve templos están abiertos y mantienen sus celebraciones religiosas
FOTOS: ROSELIA CHACA. EL UNIVERSAL
01/05/2018
00:20
Roselia Chaca / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Pinotepa Nacional, Oaxaca. —De los 10 edificios históricos que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) catalogó con daños por el sismo del 16 de febrero pasado en la Costa Chica de Oaxaca, después de dos meses, en una iglesia se celebró la misa por los mil 661 años de la fundación del pueblo más antiguo del estado; en otro, los feligreses asisten a las liturgias incluso con los vitrales rotos y los muros cuarteados; y uno más se mantiene en pie después de tres sismos.

De acuerdo con los registros del INAH, las nueve iglesias no presentaron daños con los sismos de septiembre de 2017. Ahora las nuevas afectaciones están centradas en: Templo de San Pedro Apóstol, de Tututepec; Santiago Apóstol, de Pinotepa Nacional; Templo de San Miguel Tlacamama; Templo de Santiago Apóstol, de Jamiltepec; Templo de San Pedro Jicayan; Parroquia de San Sebastián Mártir, en Pinotepa de Don Luis; Templo de Santa Catarina Juquila; Templo de San Sebastián Ixcapa y Templo de San Pedro Amusgo.

Además se incluyó en este censo el palacio municipal de Jamiltepec como monumento civil, el cual está acordonado mientras que las autoridades despachan en sedes alternas por los daños que el inmueble registra en 80% de su estructura. Los 10 monumentos históricos de la región Costa se sumaron a los mil 821 ya dañados por los sismos de septiembre de 2017 en 11 estados del país.

La iglesia del Cerro del Pájaro. El Templo de San Pedro Apóstol de la Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, ubicado a 352 kilómetros de la capital del estado, se construyó sobre las ruinas de un templo prehispánico del reino mixteco, en la parte más alta de la zona; con el paso de los años el edificio con más de medio siglo ha tenido varias restauraciones.

pino02_59854439.jpg
En la Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, este inmueble tiene afectaciones en 10 % de su estructura, pero ninguna de peligro para las personas, de hecho, el 12 de abril se celebró una misa por los mil 661 años de la fundación del pueblo.
 

La iglesia presenta daños en 10 % de su estructura, se mantienen en pie las dos bases de piedra de las torres del campanario, la parte más antigua; mientras que la nave central es de reciente construcción, así que el sismo de 7.2 grados con epicentro en Pinotepa Nacional sólo cuarteó las paredes viejas, sin que represente peligro alguno para las personas. Tampoco fueron dañadas sus vírgenes y santos en el interior, informó el alcalde Javier Juárez Hernández.

Tan es así que no necesitó ningún apuntalamiento por parte del INAH y, aunque no tienen fecha oficial, sólo se realizarán trabajos de reparación de las grietas y fisuras.

Mientras, los feligreses continúan asistiendo a misas, como la realizada el 12 de abril para celebrar los mil 661 años de la fundación de Tututepec, el pueblo del Cerro del Pájaro.

En pie después de tres sismos. Entre Tututepec y Pinotepa Nacional se encuentra Santiago Jamiltepec, el municipio más dañado por el sismo de febrero. Se localiza a 429 kilómetros de la ciudad de Oaxaca y es de origen mixteco.

De las 10 edificaciones con valor histórico que el INAH calificó con daños, el Templo de Santiago Apóstol es el más afectado, con daños en 30 % de su estructura e imágenes religiosas.

iglesia_jamiltepec_59854749.jpg
Este templo de Santiago Jamiltepec fue el más afectado, presenta daños en 30 % de su estructura e imágenes religiosas. Hoy está cerrado al público, pues varia s partes del inmueble, como cúpulas y muros, están en obra.
 

El inmueble está cerrado al público desde el 16 de febrero por los daños y después por los trabajos de restauración. De acuerdo con Sergio Pinacho, arquitecto residente de la obra de restauración a cargo de la empresa OMY, los daños identificados fueron: grietas en la cúpula principal y en los muros laterales de la nave, desprendimiento de aplanados, cuarteaduras en el arco principal y en las bóvedas laterales norte y sur.

De los 12 vitrales, cuatro están dañados; el candelabro del altar mayor, aunque no tiene daños, se bajó para permitir los trabajos de restauración de la cúpula central.

Además, las 45 imágenes que tiene la iglesia construida por los dominicos en el siglo XVII sufrieron afectaciones al caerse, por lo que fueron embaladas por expertos del INAH y depositadas en una capilla alterna.

cuadro-02_59856639.jpg

Los trabajos de limpieza y apuntalamiento de la iglesia comenzaron hace tres semanas y participan ocho trabajadores que construyen la plataforma para llegar al tambor principal de la cúpula; los polines de madera tienen la finalidad de cargar y no permitir que nuevos sismos lastimen más la zona.

El templo de 50 metros por 18 metros de ancho conserva originales sus muros laterales, la cúpula del crucero, la cúpula del presbiterio, los muros que la conforman y los dos transeptos y dos capillas integradas. De acuerdo con investigaciones históricas, en 1694, la iglesia fue quemada durante un levantamiento indígena.

En 1928, un terremoto tiró las tres naves y dañó la torre, fue reconstruido con los aportes del pueblo. El 20 de marzo de 2012, otro sismo de 7.4 grados le causó más fracturas, pero en esa ocasión se invirtieron 2 millones de pesos por parte del Instituto del Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca (INPAC) y estuvo cerrado hasta 2015.

En el epicentro. Pinotepa Nacional se localiza a 397 kilómetros de la capital de Oaxaca, fue el epicentro del sismo, sin embargo hubo pocos daños en sus inmuebles.

Su iglesia principal muestra 20% de daños en su estructura antigua, sobre todo en la fachada, con sus dos campanarios, de los cuales está apuntalado con polines sólo el derecho, y acordonado el atrio.

pino01_59854436.jpg
Registra daños principalmente en la fachada y uno de sus campanarios fue apuntalado. El resto está de pie y abierto al público.
 

El resto del inmueble sigue de pie y abierto al público.

A pesar de que los vitrales están rotos y se tienen grietas en sus muros los feligreses siguen asistiendo a misas todos los días en esta iglesia. Prácticamente la fe no cesó después del sismo. La entrada y salida es por los costados del templo para evitar pasar por la puerta principal.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS