Teatro Colón, 125 años entre musas y guerrillas

La construcción del recinto comenzó en 1885, cuando Bogotá era llamada la "Atenas suramericana"
Foto: EFE / Mauricio Osorio
12/10/2017
00:22
EFE
Bogotá
-A +A

Bajo la atenta mirada de seis de las musas griegas han desfilado en Bogotá buena parte de las estrellas de la ópera, las artes escénicas o la zarzuela que han llenado el escenario del Teatro Colón, un coliseo de estilo europeo que cumple 125 años.

Esas seis protectoras de las artes, que quedaron reducidas de su número original por falta de espacio, son la joya que corona el centro de un teatro cuya construcción comenzó en 1885 con el diseño del arquitecto italiano Pietro Cantini.

En esa época, cuando Bogotá era llamada la "Atenas suramericana", el presidente Rafael Núñez decidió tomarse el epíteto en serio y trató de dotar a la capital de la floreciente república de un coso digno de su nombre.

Para ello fue necesario echar abajo el Teatro Maldonado, una remodelación del antiguo y popular Coliseo Ramírez, y erigir un centro cultural acorde con las pretensiones y el rancio abolengo de la aristocracia criolla.

Por eso, Cantini optó por un teatro cerrado en herradura, a la italiana, lleno de palcos que permitían que lo más granado de la sociedad se adentrara en el escenario y mostrara su posición de referencia.

Buena muestra de ello es su ubicación: frente al Palacio de San Carlos, hoy sede de la Cancillería y durante el primer siglo de independencia colombiana residencia presidencial en la que conciliaba su sueño Rafael Núñez.

Sin embargo, apenas pudo disfrutar del placer de salir de la puerta de la residencia presidencial y cruzar el atrio del Colón: Núñez murió en 1894 y escasamente vio terminado el teatro del que fue primer mecenas.

El nombre le llegó porque fue el escenario de las celebraciones del IV Centenario del Descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1892. Cristóbal Colón no solo dio nombre al país sino también a su teatro nacional.

Ese era el momento en que un coliseo de estilo grandilocuente como el neoclásico Colón era necesario para posicionar cualquier ciudad suramericana con aspiraciones de grandeza.

De hecho, por esos días se edificaron los teatros Solís en Montevideo, Santa Ana en Ciudad de México, Municipal en Santiago de Chile y Colón en Buenos Aires.

Al ser un lugar de encuentro de la elite bogotana, se construyó un "foyer" o vestíbulo donde los visitantes pueden reunirse antes y después de las obras.

El 9 de abril de 1948, no muy lejos del teatro, cayó asesinado el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán y se desencadenó una violencia que asoló el centro de la capital colombiana y que dejó en ruinas buena parte de sus edificios históricos.

Ese asesinato dio inicio a un conflicto armado que evolucionó con el nacimiento de las guerrillas y que el mismo teatro vio como se le ponía un fin parcial, cuando sobre su escenario el presidente Juan Manuel Santos firmó el pasado 24 de noviembre el acuerdo de paz con las FARC.

Ahora, con una Colombia que acaricia la paz, el Colón se prepara para celebrar su 125 aniversario con 25 conciertos, 15 espectáculos familiares, 12 recorridos guiados, siete funciones de teatro y cuatro de danza, dos recitales de poesía y conferencias académicas.

Una buena muestra de como se ha convertido en un pulmón cultural esencial de Bogotá.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios