4

Baches y hoyos cubren calles del Centro Histórico

Los daños son causados por el paso de vehículos y obras subterráneas. Donceles, Correo Mayor, Circunvalación y Justo Sierra, entre las afectadas
Coladeras destapadas, hundidas y registros sin tapa son otras de las problemáticas que limitan la accesibilidad del primer cuadro de la ciudad (CRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL)
16/08/2015
01:15
Diana Delgado y Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Las calles de la colonia Centro se encuentran llenas de baches, hoyos y zanjas, pero desde hace varios años ninguna autoridad hace algo para solucionar este problema.

De acuerdo con vecinos de la zona, estas afectaciones tienen varios orígenes, desde el tránsito constante de todo tipo de vehículos, hasta la falta de mantenimiento al asfalto, además de las obras subterráneas que han realizado la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y otras empresas que introducen cableado y mangueras.

Las calles que ahora son peatonales se encuentran en buen estado, sin embargo, las que no son turísticas presentan un descuido muy alto que no sólo afecta la imagen urbana de la zona centro de la capital, sino que propicia accidentes tanto de automovilistas como de peatones.

Como parte de las denuncias que EL UNIVERSAL ha realizado respecto al descuido en el que se encuentra el Centro Histórico, se identificó que en calles como Donceles, Del Carmen, Justo Sierra, República de Chile, Guatemala, Brasil, Argentina y Venezuela, el pavimento presenta baches y zanjas, el mismo problema ocurre en Correo Mayor, Izazaga, Circunvalación, Jesús María y las vialidades aledañas al Eje Central Lázaro Cárdenas.

Además de los hoyos causados por el paso de automóviles y el transporte de carga, las anegaciones y la instalación de puestos ambulantes también han dañado severamente el pavimiento.

Coladeras destapadas, hundidas y registros sin tapa son otras de las problemáticas que limitan la accesibilidad del primer cuadro de la ciudad.

Sobre avenida Juárez, un hombre en muletas prefiere rodear la banqueta en lugar de cruzarla, pues las placas del piso están despegadas y, de avanzar por encima, estaría en riesgo de caerse, por esa razón prefiere tomar una ruta más larga aunque esto implique hacer un esfuerzo mayor.

Aunado a las dificultades para las personas con discapacidad, los ciclistas son otro grupo que se expone a diversos accidentes.

En zonas como Balderas, las bicicletas circulan toreando autos y una zanja que se extiende a lo largo del camino. A decir de usuarios de Ecobici, esto les ha provocado caídas y lesiones porque las llantas se atoran y los ciclistas salen volando.

“No puede ser que haya tanta promoción para el uso de la bicicleta en la zona centro y que las calles estén en tan malas condiciones. Yo soy oficinista, trabajo en Paseo de la Reforma y utilizo el servicio de Ecobici para trasladarme a la hora de la comida, hacer pagos y cosas similares, ya me caí una vez y considero que las calles están en pésimas condiciones. Si quieren que el uso de transportes alternativos prospere es urgente que mejoren las calles para evitar accidentes”, dijo Rafael Salinas, ciclista.

A decir de vecinos, las zanjas que abrió Comisión Federal de Electricidad y las reparaciones en el drenaje son las que generaron el verdadero problema de hoyos. Las calles empedradas están levantadas y las coladeras están por debajo del nivel del suelo.

Sobre Isabel la Católica hay por lo menos dos puntos en donde, en medio de las calles, está una valla plástica de la SSPDF que evita que los automóviles se atoren en los desniveles y provoquen caos vial.

En las inmediaciones de Izazaga y Circunvalación, los transportes cargados de mercancía son los que aumentan el problema de los baches. Las calles internas están llenas de hoyos y los automóviles que por ahí circulan constantemente se azotan contra el piso.

No sólo en terreno plano hay desniveles, los topes también tienen baches y en uno de estos cayó Joaquín. Explica que el hoyo se encontraba al descender del tope, al estar cubierto por la protuberancia no pudo verlo y el golpe dañó la suspensión de su carro.

Dice estar preocupado por cuánto le va a costar la reparación, “el problema es que lo tengo que arreglar de inmediato porque todos los días me traslado en el carro para ir a trabajar”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS