Así se ve en Google Maps el iceberg más grande de la historia

El iceberg de 5 mil 800 kilómetros cuadrados, se ha desprendido del segmento Larsen C de la Antártida
Así se ve en Google Maps el iceberg más grande de la historia
(FOTO: AP)
12/07/2017
12:51
Redacción
-A +A

Un iceberg de 5 mil 800 kilómetros cuadrados, se ha desprendido del segmento Larsen C de la Antártida, revelaron expertos de la universidad galesa de Swansea, en el Reino Unido. Este podría llevar el título del más grande en la historia de la humanidad. Puede ser visto por cualquier persona desde la aplicación Google Maps.

Los científicos llevaban vigilando el desarrollo de una gran grieta abierta en esa zona del continente blanco desde hace más de una década, pero el proceso de ruptura se aceleró a partir de 2014, lo que pronosticaba la inminencia de este suceso.

Artículo

Iceberg colosal se separa de una plataforma en la Antártida

El iceberg, que probablemente recibirá el nombre de A68, pesa un 1 billón de toneladas métricas
Iceberg colosal se separa de una plataforma en la Antártida Iceberg colosal se separa de una plataforma en la Antártida

El desprendimiento definitivo del iceberg tubular ocurrió en los dos últimos días, confirmó hoy el "Proyecto Midas" de la Universidad de Swansea, que precisó que no "tienen conocimiento" de que esté "relacionado con el cambio climático provocado por el hombre".

En un comunicado, los expertos indicaron hoy que el enorme témpano, que se espera sea denominado A68, pesa más de un billón de toneladas. Como se ve en Google Maps la extensión del iceberg es equivalente a un cuarto del territorio del País de Gales o a 55 veces la ciudad de París y poco más del doble de la ciudad de Lima, Perú.

Según Midas, la rotura fue detectada el miércoles por el instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA, cuando pasaba por la plataforma de hielo Larsen C y captó a través de sus sensores de infrarrojos la presencia de agua en la grieta entre el iceberg y el segmento, señal inequívoca del desprendimiento.

El nuevo iceberg, de unos 200 metros de grosor, no se desplazará ni muy rápido ni demasiado lejos a corto plazo, pero los científicos seguirán muy de cerca su evolución ante la posibilidad de que los vientos y las corrientes le empujen hacia el norte, donde puede convertirse en un peligro para la navegación.

***Con información de El Comercio

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS