La historia detrás del bronce de las clavadistas en Tokio

Quienes dieron a México su segundo bronce en Tokio 2020, se repusieron al Covid-19 y a la muerte de seres cercanos para llegar al podio asiático

La historia detrás del bronce de las clavadistas en Tokio
FOTO: AP
Universal Deportes 28/07/2021 01:10 Daniel Blumrosen / Enviado TOKIO Actualizada 04:03
Guardando favorito...

Han pasado varias horas desde aquel espontáneo y entrañable abrazo que protagonizaron a un costado de la fosa en el Centro Acuático de la capital japonesa, pero los corazones de Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez aún laten rápidamente.

No podía ser de otra forma. Tampoco pueden evitar centrar sus miradas en ese enorme trozo de metal que tanto les representa, porque lo hecho en Tokio va más allá de lo enorme que de por sí representa ser medallistas olímpicas. Lo de ellas es un genuino ejemplo de vida.

Las chicas que dieron a México el bronce en los clavados sincronizados desde la plataforma tienen motivos extra para celebrar aún más su gesta.

LEER MÁS: Bronce para México en clavados sincronizados femenil desde la plataforma en Tokio 2020

Las dos padecieron Covid-19 y Agúndez perdió a su entrenador hace un año, golpes de los que se recuperaron para alcanzar un sitio en el podio asiático.

“Pensamos en lo que hicimos. Lo traíamos en la mente desde siempre; hemos picado mucha piedra durante años y ahora está la recompensa”, comparte Orozco, quien ganó plata —en la misma prueba— durante los Olímpicos de Londres 2012. “Hemos pasado por muchas cosas, pero lo conseguimos y ya puedo decir que Gaby también es medallista olímpica”.

“Nos sentimos felices, satisfechas, muy contentas”, comparte una risueña Agúndez. “Hemos sido la pareja oficial de México desde hace tiempo, y todo esto se debe al trabajo con Ale, con nuestros entrenadores y las familias”.

Esas que las apoyaron en los momentos más álgidos, cuando la pandemia les atacó con fuerza.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses