Ignacio Trelles y Rubén Maturano, un camino futbolístico de 24 años

29/03/2020
|
00:24
|
Édgar Luna
Ignacio Trelles y Rubén Maturano, un camino futbolístico de 24 años
Imago7

Ignacio Trelles y Rubén Maturano, un camino futbolístico de 24 años

29/03/2020
00:24
Édgar Luna
-A +A
El destino lo tenía previsto, Rubén Maturano tenía que unirse a don Ignacio Trelles

El destino lo tenía previsto, Rubén Maturano tenía que unirse a don Ignacio Trelles.

Así fue y por 24 años el camino lo recorrieron juntos en diferentes equipos y Selección, y hoy que don Nacho ya no está, el profe Maturano no niega la tristeza de extrañar a quien fue su maestro, su segundo padre.

Conocí a Nacho cuando era aspirante a futbolista. Era seleccionado del Distrito Federal y fuimos a jugar la final a Baja California contra Tijuana, hasta allá fue el señor Trelles, que era el técnico de la Selección. Me escogió para ir a probarme al Toluca”, rememora Maturano, “pero me lesioné, y como nos daban poco dinero para subsistir, pues dejé de ir a Toluca... Abandoné la profesión”. Pero no el sueño.

Lee también: Ignacio Trelles y su enorme legado en el futbol mexicano

Al paso de los años, Nacho Trelles siguió forjando su carrera, y Maturano encontró en la docencia la forma de seguir ligado al futbol. “Me volví entrenador de una escuela y uno de mis jugadores era Eduardo Trelles, hijo de don Nacho, pero yo no sabía quién era. Un día, se apareció el señor Trelles en la escuela, y se quedaba viendo el entrenamiento. Así fue durante varias semanas. Hasta que una tarde, Lalo se me acerca y me dijo: ‘mi papá quiere hablar con usted’,... Muy bien, quién es tu papá... Lalo cómo que se sorprendió, pensó que  ya sabía y me dijo, ‘ese’ y me señaló a don Nacho...”.

La cita se dio: “Me ofreció  trabajar con él. ‘Sé que eres maestro de educación física, me gusta cómo trabajas con los muchachos’”. Maturano dijo que no: “Tenía una beca para ir a estudiar a Checoslovaquia, preparación física y demás. Nacho lo comprendió, me dijo: ‘aquí te voy a esperar’”.

Maturano fue a Europa, “hasta que llega un telegrama desde México, era de don Nacho pidiéndome que volviera. Regresé y cuando llegué al aeropuerto vi a mucha gente. ¿A quién esperan?... Un reportero me contestó: ‘Al preparador físico europeo que mandó a traer Nacho Trelles...’. ¡Era yo¡ Pero por el apellido todos pensaban que era extranjero”.

Lee también: Ignacio Trelles, se va un grande en silencio por el Covid-19

Así inició una relación que duró 24 años, hasta que don Nacho Trelles colgó la gorra, “en la UdeG le jugaron mal. Me ofrecieron quedarme en su lugar y dije de inmediato ‘no, llegué con Nacho, con Nacho me voy’, seguí mi carrera, ya sin él, pero siempre con sus enseñanzas”.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal