Julio Urías y los sacrificios de un sueño ligamayorista

Sacrificó su infancia, algunos equipos lo desdeñaron por el problema en su ojo, pero Urías nunca se rindió y hoy busca un bicampeonato

Dodgers: Julio Urías y los sacrificios de un sueño ligamayorista
FOTO: AFP
Universal Deportes 09/10/2021 00:16 Sebastián García Méndez Actualizada 00:28
Guardando favorito...

Hasta este momento de su carrera, la relación Julio Urías–Dodgers parece una especie de simbiosis que se espera siga dando resultados en la presente postemporada. El zurdo mexicano ya fue parte fundamental para que después de 32 años, Los Ángeles conquistaran la Serie Mundial 2020 y en la actual campaña se convirtió en líder de victorias (20).

El tiempo siempre encuentra formas para devolver las buenas acciones y quizá, de esta manera el “Culichi” esté mostrando agradecimiento a un equipo que luchó por él, cuando muchos decidieron no buscarlo más por falta de confianza, de dinero o por el problema en su ojo izquierdo.

Hoy se habla del pelotero que está labrando su carrera con creces, pero detrás del pitcher mexicano que esta noche lanzará el segundo de la Serie Divisional contra Giants, hay un niño que “sacrificó su infancia para vivir el sueño en Grandes Ligas”.
 

Heriberto García, histórico exjugador de Tomateros, conoció a Julio desde los 12 años y trabajó con su padre en diversos equipos. Así recuerda a Julio, el niño con un temple envidiable.

“Cuando empiezo a trabajar con su papá, me doy cuenta de su temple. Consciente o inconscientemente siempre ha cargado con responsabilidad sobre sus hombros, siempre fue la imagen de las ligas, siempre cargó con presión aunque fuera a su corta edad. Es una persona muy dedicada, sacrificó su niñez por lograr lo que tiene ahora… Ha iniciado una carrera desde pequeño, se olvidó de fiestas, porque así es esto y tenía que jugar los fines de semana, sacrificó muchas cosas”, declaró Heriberto en entrevista para EL UNIVERSAL Deportes.

PUEDES VER: Dodgers sucumben ante Giants, con destacada salida de Logan Webb

Antes de firmar con los Dodgers, desde los 12 años Julio recibió incontables propuestas de equipos de Grandes Ligas, asesorado en ese entonces por Heriberto García. Carlos Urías, padre del pitcher, recuerda con ternura para EL UNIVERSAL aquel momento.

“Texas y Pirates fueron equipos que siempre estuvieron muy de cerca de mi hijo desde los 11 años; Yankees también... Fueron muchos equipos, la verdad. En ese entonces el problema de su ojo era más notorio y hubo quienes ‘se bajaron’. Dodgers fue el que al final nos dio la mejor oferta en todos los sentidos y así se llegó a un acuerdo, ya vía Diablos Rojos [del México], que lo había firmado anteriormente. Ellos hicieron la venta. Muy agradecidos con el licenciado Roberto Mansur, quien fue el encargado de la negociación en un evento que hubo en Oaxaca”, relata el padre de Julio César.
 

Heriberto considera que Urías sigue sin asimilar lo que ha obtenido desde su debut en la Gran Carpa (2016); el expelotero lo ve como un niño que se sigue divirtiendo con responsabilidad.

“Siento que no ha asimilado todo lo que ha logrado, sigue pensando como un muchacho de 16 años y se está divirtiendo con lo que hace. En apariencia sigue jugando sin preocupación. Siempre fue un muchacho destacado… En mi experiencia a nivel profesional, pues le daba más tranquilidad, más seguridad en él, que se divirtiera, que no se metiera más presión de la que el beisbol le puede dar. Hasta la fecha le mando mensajes con su papá y se los transmite”.

La aventura continúa y esta noche subirá a la lomita para enfrentar al poderío de San Francisco. El sueño del “niño” ahora pasa por un bicampeonato de la Major League Baseball.
 

 

Comentarios