Retos de la educación híbrida y online

Conoce cómo se están adaptando los contenidos, la infraestructura que se está habilitando y las estrategias tecnológicas de capacitación que se implementan para los profesores

Educación-online
Collage: Xóchitl Durán
Techbit 02/09/2021 00:05 Moisés Salcedo Actualizada 13:19
Guardando favorito...

La educación híbrida se fundamenta en varios principios. Sin embargo, el más visible tiene que ver con la mezcla de elementos presenciales y virtuales para mejorar la experiencia de las y los alumnos, sin importar el nivel académico en el que estudien.

Este modelo educativo cobró especial importancia debido a las circunstancias sanitarias actuales. En estas épocas,  no solo en México sino en diversos países del mundo hay rebrotes e incrementos en los contagios de la enfermedad viral  Covid-19.

La UNESCO define a la educación híbrida como “el acercamiento educativo que combina los aprendizajes remotos y presenciales para mejorar la experiencia y asegurar la continuidad educativa”.  La mencionada dependencia de la ONU destacó la relevancia de este modelo durante la reapertura paulatina de las actividades productivas, educativas  y ante un potencial rebrote de contagios.

Sin embargo, el organismo aclaró que, para que una escuela sea capaz de lograr una conversión exitosa al modelo híbrido, se requiere de un enfoque resiliente. Este modo de enfrentar las adversidades les  permitirá  adaptarse a las necesidades de los estudiantes, a las exigencias  derivadas de la pandemia y a la posibilidad de trabajar en las aulas de clase o desde casa.

“Las escuelas que tienen una continuidad de aprendizaje resiliente son aquellas que pueden asegurar que los estudios sigan, además de ofrecer opciones extra a quienes decidan aprender desde casa. Así como la facilidad de pasar de un modelo a otro”, indicó el organismo internacional  en su reciente  estudio  “Covid-19: Response - Hybrid Learning”.

Protocolos necesarios

En fechas recientes  se ha hablado de la necesidad de que las instituciones consideren los protocolos de seguridad sanitaria  y su correcto cumplimiento dentro de los planteles, de modo que haya un balance entre la posibilidad de estudiar mejor y hacerlo de manera segura.

El  gran reto, coinciden los expertos, es  mantener los programas semipresenciales en equilibrio entre el objetivo de cuidar la salud de los alumnos  y asegurar el avance académico

“Debemos cumplir de manera  estricta los protocolos y prevenir contagios. Pero también debemos lograr el desarrollo de competencias de  los chicos”, dijo  Elizabeth Trujillo, directora de Ejecución de Campus, en la UVM.

Trujillo destacó la importancia de mantener una  constante implementación de nueva infraestructura, tecnología y recursos, para que el regreso a los laboratorios y salones sea una experiencia realmente significativa para quienes prefieran el modo presencial.

“Debemos invertir en tecnología y plataformas de comunicación que nos permitan un aprendizaje  más significativo. Sabemos que lo más afectado en la educación a distancia son las prácticas, factor al que debemos dar mucha importancia para que las y los alumnos logren desarrollar  sus habilidades”, agregó Trujillo.

Lo anterior  significa un cambio en cómo  se toman clases y, también,  de los espacios mismos. De este modo,  las instituciones se están transformando  para   asegurarse  que los espacios físicos, en especial los salones de clases, se  adapten. Se debe convertir a estos inmuebles en espacios  listos para realizar transmisiones en streaming. Pero también para que estén presentes algunos alumnos, por solo mencionar algunas  características necesarias.
 

Transformación del salón de clases

Es un hecho que, en su regreso paulatino a las aulas de clases, los alumnos no están viviendo  las mismas experiencias que habían dentro de los campus antes de la pandemia. Medidas de prevención e instalación de nuevos equipos, son algunos de los cambios que podemos ver en todos los salones.

“Algo muy notorio es el aforo controlado en  las aulas. Debemos asegurar la sana distancia.  Si un salón era para 30 estudiantes, ahora solo es para 20 o 15. El montaje de las bancas es distinto. Incluso, hay estados donde nos exigen una barrera física entre las bancas y el escritorio de los profesores”, comentó  Trujillo.

Destacó la adecuación de los espacios con el fin de asegurar una buena ventilación, elemento clave para lograr la circulación del aire y evitar, en buena  medida, los contagios.

“Se debe tener una ventilación adecuada,  que cumpla con los lineamientos fijados por las autoridades. Ya sea con ventilación natural en salones con  puerta y ventanas amplias, o que implementemos un sistema de ventilación forzada con extractores y filtros. Esto junto a un estricto protocolo de sanitización  de los aires acondicionados”, añadió la directiva.

educacion-hibrida02.jpg

La instalación de equipo que mejore la experiencia virtual para  los chicos que decidan estudiar desde casa   es una necesidad básica. En este sentido, se debe  aportar  más que una sesión  hecha por Zoom u otra plataforma. Se debe propiciar más  participación y dinamismo.

“Otro aspecto importante es todo lo relacionado con la tecnología. Hemos instalado equipo de broadcasting que nos permite hacer la transmisión de las clases en tiempo real. Para ello, agregamos cámaras en diferentes puntos del salón, pero con enfoque al pizarrón, al escritorio del profesor y a los compañeros”, dijo   Elizabeth Trujillo, representante de la UVM.

Cabe aclarar que estas implementaciones varían entre cada institución dependiendo del equipo y los objetivos con los que se cuente.  En el caso de la UVM, han decidido  enfocarse, por ejemplo, en el registro digital de sus alumnos y en la   transmisión de las explicaciones de las y los profesores, poniendo especial énfasis en la capacidad de participación de todas y todos, estén en el salón o en su  casa.

“En cada salón de clases hay entre dos y tres cámaras. El software que las controla está instalado en el equipo del docente de modo que quienes están en casa puedan ver todo muy bien y participar con el audio correcto. El  equipo instalado permite ver lo que la o el profesor anota en el pizarrón,  incluso si este se para frente a él”, añadió Trujillo.
 

Hacia una  educación más amena

Esta gran cantidad de cambios requiere de un proceso de adaptación y capacitación  de los profesores. De esta manera,  los docentes de todas las instituciones del país,  además de adquirir habilidades en el manejo de herramientas digitales, también tendrán que aprender   competencias que les permitan desenvolverse de manera óptima en modelos híbridos.

Una de estas habilidades es la capacidad de innovar. De este modo, los profesores deben garantizar  que en las clases siempre se incluyan dinámicas y actividades que propicien la participación y el aprendizaje. Es decir, se deben encontrar maneras de hacer que las clases sean más lúdicas y llamativas para el grupo.

“Una habilidad importante es la capacidad de innovar y ser creativos. Se requieren de nuevas estrategias porque el contenido está ahí. Sin embargo, ahora, aparte del pizarrón, tendremos a la mano una variedad más amplia de herramientas que nos pueden ayudar a captar la atención de las y los chicos”, comentó Graciela Magaña, directora de Operaciones y Efectividad Institucional de la UNITEC.

Además, como ya mencionamos, es importante tener  resiliencia para hacer frente a los cambios en  la manera de dar clase. Esto deben tenerlo muy presente todos los profesores. También deben conocer  bien   las normas y protocolos establecidos por las autoridades durante  el curso de la pandemia. Es decir, deben estar actualizándose  de manera constante. 

“La resiliencia ha sido vital para las y los docentes en este proceso para aprender a utilizar y aprovechar cada recurso, herramienta y software que se ha integrado a los salones. De igual modo, es nuestro deber como escuelas acompañarlos para que puedan capacitarse y crear nuevas estrategias de clase,  para tener éxito con sus grupos”, añadió Magaña, de la UNITEC.

Los profesores  no son los únicos que están  transitando   por un proceso de adaptación, todo el  personal administrativo y de servicios  también  experimenta  cambios. Y claro, son las y los estudiantes los principales afectados durante la implementación de modelos híbridos. 

“Para los alumnos, la autogestión será una habilidad básica porque no siempre estará un profesor pendiente de que se hagan  las actividades. También es muy relevante  su capacidad de adaptación, pues estamos muy habituados a los modelos clásicos de enseñanza y aprendizaje, pero hay que ser capaces de aprender de diferentes maneras”, agregó la experta de la UNITEC.

Finalmente, Magaña destacó que estas habilidades son la clave para lograr que las clases híbridas avancen de la mejor manera. La experta enfatizó que es muy importante, en todo momento,   buscar  mantener  un balance  entre lo necesario o imprescindible  en temas de salud  y lo que se quiere conseguir  en el ámbito académico.

“Es vital mantener el equilibrio. Por un lado, como instituciones educativas debemos garantizar el cumplimiento de todas las medidas de seguridad sanitaria. Por el otro, debemos asegurar la calidad académica de nuestros modelos educativos. El reto es guardar el balance entre ambas partes para tener buenos resultados para toda la comunidad”, finalizó. 

EL OTRO GRAN RETO 

Existe otro reto que, más allá de la implementación de estrategias de aprendizaje o adaptación al modelo híbrido por parte de la comunidad educativa, atañe más al factor de acceso. Este consiste en que  no  todos los alumnos ni todos los docentes tienen acceso garantizado a las herramientas que les permitan aprender y enseñar.

“Uno de los principales desafíos que tenemos como sistema educativo en el país es el tema de la equidad. Si bien la modalidad híbrida  tiene sus retos, lo principal es lograr que todas y todos formen parte de ella. Es decir, hay que tener en cuenta que existe una importante cantidad de escuelas en zonas rurales donde será complicado afrontar esta situación”, comentó Alejandro Enríquez, director de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad La Salle.

Con todo y que el INEGI ha reportado un incremento anual en el porcentaje de mexicanos con acceso a internet, actualmente sigue habiendo una clara ventaja de las zonas urbanas, con un total del 78.3% de la población conectada, frente al 50.4% de la población rural. 

Enríquez señaló que este es uno de los puntos clave a tomar en cuenta para trabajar con modelos híbridos, pues junto a la transformación de las clases mismas, es vital asegurar la igualdad de condiciones de estudio para  todos.

“Ha costado muchas décadas lograr que todas y todos tengan más o menos una misma experiencia educativa, pero la pandemia implicó un retroceso. Habrá escuelas que podrán enfrentar esto de buena manera, pero habrá otras que no. Por eso, uno de los principales temas por atender es  el de  la desigualdad”.

Según el  INEGI, estas son las herramientas tecnológicas de  los mexicanos para conectarse a Internet:

-96%, posee algún modelo de  teléfono inteligente.

-33.7% cuenta con una computadora portátil (laptop). 

-16.5% cuenta con una computadora de escritorio.

Leer también: 1 de 2 menores de edad en México prefieren videojuegos violentos