Lo que amamos lo consideramos de nuestra propiedad, pero aparte de ello, lo que consideramos nuestro, la gran mayoría de las veces solemos cuidarlo, a tal grado que quisiéramos proteger de todo a las personas que amamos, incluso hasta de la misma vida.

Absolutamente nadie está exento de las inclemencias del tiempo, ni mucho menos de las injusticias de los seres humanos; existe en nosotros un instinto protector hacia las personas que solemos amar, las que son cercanas a nosotros, quisiéramos que nunca tuvieran que vivir ninguna de las crisis que son conocidas por todos: emocionales, psicológicas, sentimentales, económicas, existenciales y tantas más.

Este instinto es muy parecido como el de los padres, pretender cuidar a sus hijos de todo lo que les pueda aquejar, pero como dicen los psicólogos:alproteger a tus niños de los dolores de la vida, les estás restando resistencia, debido a que al final, jamás podrás proteger a alguien de todo lo que le rodea, de tal suerte que cuando salga al mundo no sabrá qué hacer, porque todas las experiencias vividas van moldeando nuestro carácter, y nuestra forma de ser. ¿Somos en general la síntesis de lo vivido, o somos el resultado de lo que percibimos de esas vivencias?.

Los peleadores profesionales de artes marciales, los boxeador eso algunos otros que tienen que ver con el deporte de contacto aparte de entrenar su habilidad, fuerza y técnica, entrenan también su resistencia al dolor, para que el cuerpo se acostumbre a los golpes, eso no quiere decir que uno sea masoquista, pero más vale estar preparado.

Esto se trata de cómo vemos a los demás: familia, amigos, pareja, hijos o relación de cualquier índole, básicamente el único requisito para esto es tener un sentimientoo afecto amoroso hacia esa persona para querer que no pase por ninguna situación complicada.

Así como tratamos de que las personas no sufran: ¿qué tanto nos cuidamos a nosotros mismos de evitar el dolor? Se supone que nos debemos de amar y cuidar personalmente,tratar de evitarnos los dolores de la vida para no salir lastimados, y no se trata de que seamos cobardes, sino que son cosas que se pueden evitar, hasta donde nos sea posible, porque hay dolores que no está en nuestro control evitar.

Pero como definitivamente nunca estaremos libres de ellos, también tendremos que aprender a resistir, a seguir adelante a pesar de todo. Hay una escena de la película de Rocky Balboa, que me gusta mucho, que es cuando Rocky habla con su hijo y le dice: “no importa qué tan duro seas y qué tan fuerte pegues, porque nadie golpeará tan fuerte como la vida, pero lo que verdaderamente importa es qué tanto resistes, porque la vida se trata de eso, de que estés golpeado y aun así decidas continuar avanzando”.

Hay quienes evitan muchas situaciones en su vida con tal de no sentir dolor: no se empiezan relaciones, no se intentan negocios, o no se piden oportunidades, y un sinfín de etcéteras, solo por mencionar algo, pero se busca evitar, porque es una manera de protegernos y así no salir lastimados.

Cada persona tenemos nuestro camino, y necesitamos transitarlo de manera consciente,pues eso nos hace fuertes.Aseguremos el estar con nuestros seremos amados cuando sea necesario, así como para nosotros mismos siempre: jamás nos abandonemos. Amémonos incondicionalmente para que nos protejamos, primero, en el plano individual, pero intentemos de todo para que no nos duela el “hubiera”. ¿Tú de qué te estás protegiendo?.

 

Facebook: Yheraldo Martínez
Instagram: yheraldo
Twitter: @yheraldo33
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios