Ómicron

Ulrich Richter

Despedimos el año 2021 con la llegada de la variante llamada ómicron del virus original SARS-CoV-2, y con ella recibimos el 2022.

En efecto, desde finales del año 2019 llegó este virus y con ello, la enfermedad Covid-19 que ha transformado la vida de todas las personas en los últimos dos años. Lamentablemente otros perecieron a causa de éste, transcendiendo a otros planos cuyo recuerdo siempre estará presente en sus familiares.

Esta nueva variante ómicron tiene una peculiaridad y sorprendente característica: la facilidad y, por ende, la rapidez, con la que se propaga en comparación con otras, incluso, con la Delta.

Así los acontecimientos, una vez más el ser humano es sorprendido: el 24 de noviembre de 2021 se notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de su existencia. Esta nueva variante se detectó por primera vez en Botsuana el pasado 11 de noviembre y el 14 de noviembre en Sudáfrica.

El 26 de noviembre la OMS nombró a la variante Ómicron B.1.529 y la clasificó como variante de preocupación “VOC” por sus siglas en inglés.

El epidemiólogo Tim Spector del King’s College de Londres señaló los cinco síntomas más comunes que consisten en fluido nasal, dolor de cabeza, dolor de garganta, fatiga y estornudos.

Ante estos acontecimientos, una vez más las vacunas vuelven a ponerse en la agenda pública de los países como un remedio eficaz para aminorar los efectos de la variante. Incluso, también vuelve a fortalecerse el debate sobre sí la vacunación debe ser voluntaria u obligatoria.

Este tema es ilustrado con el episodio del Abierto de Australia, cuando el gobierno australiano revocó la visa al tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, al no haber presentado la documentación necesaria que le acreditaba estar vacunado para poder pasar satisfactoriamente el control de la aduana en el aeropuerto Tullamarine, en la capital del estado de Victoria en Australia, por lo que fue remitido a un hotel y deberá esperar su audiencia de este lunes donde se resolverá su situación migratoria.

El inicio de este 2022 empieza con incertidumbre sobre las secuelas de la nueva variante. Ómicron no ha sido la catástrofe, como reaccionaron los mercados cuando ésta surgió, pues de acuerdo a estudios, sus síntomas y porcentaje de hospitalizaciones son más bajos que otras variantes.

Al respecto, uno de los líderes tecnológicos involucrado en el desarrollo y distribución de las vacunas contra el Covid 19, Bill Gates, fundador de Microsoft, señala en su red social que las vacunas están hechas para evitar que las personas se enfermen de forma grave o mueran por la enfermedad, lo están haciendo bien y que posiblemente esta ola de ómicron dure tres meses. Así mismo realizó una publicación en su blog con el título: “Razones para el optimismo después de un año difícil”.

Ante la falta en estos tiempos de acontecimientos positivos, debemos duplicar nuestro optimismo para elevar nuestras defensas ante las diversas variantes que están latentes en este inicio de año, siempre siguiendo las medidas de prevención y mitigación.
 

Abogado y activista, maestro en Ciencias Penales.
@UlrichRichterM

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios