El nuevo petróleo: Tus datos

Ulrich Richter

“Los datos son nuestra nueva electricidad”. —Christopher Wylie

“Los datos son nuestra nueva electricidad”.
Christopher Wylie
 

Te sorprenderás, pero los datos, o más bien tus datos, tienen múltiples efectos en la red. Esto lo han sabido aprovechar los colosos tecnológicos y han constituido una de las principales fuentes de su riqueza; por eso los han llamado el nuevo petróleo.

La manera en que usamos la red siempre deja una pista o huella digital, como podría ser el simple envío de un correo electrónico, hacer una foto o una selfie, leer una publicación en línea, navegar por internet o preguntarle al oráculo de Google sobre ti o sobre cualquier persona.

Debemos comenzar por definir lo que se entiende por este nuevo petróleo. Pareciera un término simple, pero en la era tecnológica tiene un significado complejo y sumamente valioso, que hasta puede llegar a causar sorpresa. En principio, podemos pensar en varias similitudes, como lo vimos anteriormente, con los términos huella, rastro, etc.

Una definición más entendible para los nuevos adeptos en la era tecnológica la tomo del jurista Ernesto Villanueva: “Los datos son cualquier información concerniente a una persona física identificada o identificable. Es decir, constituyen datos personales el nombre, teléfono, domicilio, fotografía o huellas dactilares, así como cualquier otro dato que pueda identificar al individuo. En internet nuestros datos personales son la manera en la que nos conectamos y con qué dispositivos nos conectamos cotidianamente: laptop, tablet, smartphone, etc.”

Todas estas huellas, por decirlo de una forma muy simple, son datos. Más aún, estos rastros digitales que dejamos a cada momento, referidos a nuestras actividades, pueden contribuir al desarrollo tecnológico, pero también representar una amenaza a nuestra privacidad. No es nada novedoso: la sistematización de datos ya existía desde el siglo VI con el propio Isidoro de Sevilla, o posteriormente con los registros en papel de transacciones u operaciones contables. Más tarde, con la hoja de cálculo y las bases de datos de los ordenadores fuimos almacenándolos y organizándolos de manera más sofisticada.

Eric Schmidt, uno de los principales directivos de Google hasta 2017, alardeaba en cierta ocasión: “Sabemos dónde estás. Sabemos dónde has estado. Podemos saber más o menos lo que estás pensando”. Aún más, nuestras dudas hasta se las preguntamos al multicitado oráculo de Google.

Así como hay una epidemia de fakenews, tenemos una erupción de millones de datos, y su transferencia va por todos los rincones del planeta donde existe la era digital.

Debemos detenernos un instante y reflexionar en que la mayor producción de datos la hacemos cada uno de nosotros cuando dejamos tantas huellas, fotos, videos, conversaciones, y enseguida las divulgamos con gran facilidad a través de nuestros aparatos inteligentes, tan simples como nuestro propio teléfono. Así es que cuida tus huellas.

 

Abogado y activista, maestro en Ciencias Penales.
@UlrichRichterM

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios