Se encuentra usted aquí

El Inegi de Ramírez Cuéllar

24/05/2020
01:21
-A +A

“En política la Forma es Fondo”: Reyes Heroles.

 

Alfonso Ramírez Cuéllar es un luchador social genuino y valiente que en el 2002 era líder de la organización “El Barzón”. Marcó su carrera política por el episodio de su arribo a caballo a la explanada principal del Palacio Legislativo de San Lázaro en diciembre de ese año. Como legislador, fue un fuerte opositor al Fobaproa al igual que el actual mandatario de México.

Hace unos días el nuevo líder de Morena se estrenó, por así decirlo, presentando una propuesta que fue materia de su comunicado de prensa del pasado 17 de mayo: “El bienestar social y la lucha contra la desigualdad…”, en el cual se observa en el numeral segundo:

“El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) debe de tener la facultad constitucional de medir la concentración de riqueza en nuestro país. Tenemos miles de millones de dólares que constituyen una riqueza totalmente inobservada…

El Inegi debe entrar, sin ningún impedimento legal, a revisar el patrimonio inmobiliario y financiero de todas las personas…

El Inegi también debe tener acceso a las cuentas del Servicio de Administración Tributaria y a toda la información financiera y bursátil de las personas…”.

Dicho planteamiento escandalizó a los sectores empresariales quienes de inmediato se manifestaron en su contra, como también lo hicieron el “bateador emergente” en este tipo de iniciativas, el líder de Morena, el senador Ricardo Monreal y la propia diputada Tatiana Clouthier

El propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al día siguiente de la propuesta señaló: “No creo que sea correcto, se tiene que mantener en privado lo que significan patrimonios de empresarios y de todos los Mexicanos. La obligación de dar a conocer los bienes patrimoniales es exclusivamente para los servidores públicos, nosotros sí estamos obligados, no considero conveniente esa propuesta”.

Como luchador social que es Ramírez Cuéllar, de inmediato fijó su postura con relación a los comentarios por el Ejecutivo Federal y enfatizó:

“Yo no quiero que entren a las casas ni mucho menos quiero que se difundan los datos personales, eso está prohibido por la ley y la Constitución…”. “Que el Inegi acceda a los datos fiscales y bancarios para cuantificar la riqueza y eventualmente gravar de forma progresiva. Que los que tienen más paguen más…”.

Considero, como lo han señalado algunos columnistas, que el momento que eligió el líder del Partido Morena para su presentación no era el idóneo, ya que en plena pandemia por el Covid-19 el sector empresarial está en pie de lucha por subsistir contra los embates económicos.

Sin duda alguna Ramírez Cuéllar debe reflexionar sobre todo en la objeción hecha por el Ejecutivo Federal, así como sucedió con un importante antecedente como fue la “Ley Bonilla” también objetada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (15-10-2019), señalando que: “Los mismos que aprobaron la ley ahora pueden retractarse, ofrecer una disculpa y decir nos equivocamos, y tan es así que vamos a impugnarla…”. El resultado es bien conocido: el gobernador Bonilla no hizo caso y continuó con su postura, estrellándose hace unos días ante el muro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Si repasamos las propias palabras del Presidente sobre la citada propuesta, en el sentido de que para que no haya desigualdad social no se permitan negocios ilícitos y corrupción, sería recomendable que el líder de Morena empezara a revisar los actos de corrupción principalmente del pasado que podrían ser fiscalizados, denunciados e investigados por la propia Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción. Ello abonaría a un mejor Estado de Bienestar combatiendo la impunidad, y no buscando una intervención del Inegi.

Investir al Inegi con facultades para constatar la riqueza de los ciudadanos de inicio va en contra de nuestro Régimen Constitucional (Art. 1° - obligación del Estado de respetar derechos humanos y progresividad de derechos humanos; 6º - datos personales, 16º —inviolabilidad y protección del domicilio, 31º entre otros) que el propio líder de Morena ha reconocido en su contrarréplica antes indicada, lo cual hace contradictorio su planteamiento plasmado en el propio comunicado de prensa. Por ello, pretender realizar una reforma constitucional sería poco factible. Vale la pena recordar la frase de Reyes Heroles: “En política la forma es fondo…” y en este caso, la forma no fue la idónea o adecuada.

Abogado y activista, maestro en Ciencias Penales.
@UlrichRichterM