Se encuentra usted aquí

24/11/2019
00:10
-A +A

Las acciones, pensamientos y actitudes de cada persona determinan hasta un 40% de su propia felicidad, de ahí la búsqueda de entornos laborales más armónicos que generen el engagement laboral, es decir, un estado mental positivo y de realización, que se caracteriza por el vigor, la dedicación y la absorción. Sí, las mismas características que muestran las personas felices.

A nivel personal es conveniente identificar las propias fortalezas, comer y descansar bien, meditar, generar actos de bondad o altruismo cotidianamente, así como fijarse objetivos y perseguir un sueño. Pero, ¿qué hay de las organizaciones? Ahora que la Norma 35 determina que las empresas busquen el bienestar de sus colaboradores, aparecen las gestiones encaminadas a fortalecer el engagement.

Esta palabra que es nueva dentro de la psicología positiva, se refiere a la capacidad de que cada empleado encuentre satisfacción laboral y logre entregar todas sus destrezas y capacidades a la labor que realiza.

Así, empresas de todos los sectores económicos descubre que existen siete actividades claves para lograr el engagement.

1.Definir correctamente los alcances y las aspiraciones de cada empleado. Desde el proceso de reclutamiento y selección se debe establecer un “contrato psicológico” claro y preciso, en el que se hagan explícitas las expectativas del empleado con respecto a la organización. Deben empatarse las aspiraciones y expectativas del colaborador con los requerimientos y posibilidades de la compañía para evitar el desencanto, ausentismo y rotación continua.

2. Controlar los niveles de engagement. Realizar cuestionarios y chequeos continuos para evaluar los niveles de bienestar y motivación de los empleados a nivel individual y organizacional, para poder diagnosticar las causas y consecuencias de lo que motiva a los colaboradores. Generar estos diagnósticos periódicos logra mayor apertura y confianza para tratar temas delicados o de alta preocupación en los miembros de un equipo.

3. Realizar talleres de trabajo. Realizar reuniones de grupo para discutir los acontecimientos importantes y optimizar la calidad del trabajo. Esto tiene ue ver con el empoderamiento y sentido de realización. También es una exhortación directa a que cada uno emplee sus propias fortalezas en pos de un bien común.

4. Diseñar y rediseñar los puestos laborales. Esto es una actividad para que los trabajos estén en sintonía con las competencias y deseos de cada empleado. Una idea para generar esto puede ser que las compensaciones varíen en relación a los diferentes estilos de vida de cada miembro del equipo.

5. Promover y fomentar un estilo de liderazgo positivo. Las organizaciones deben buscar líderes que puedan actuar como modelos positivos de motivación y que potencien una cultura del aprendizaje. Hoy más que nunca se buscan directivos capaces de “conectar” con sus equipos de trabajo, negociar y motivar. El humanismo llego para quedarse, pues los sistemas coercitivos no ofrecen resultados a mediano y largo plazo.

6. Favorecer las relaciones interpersonales. Esto se puede lograr mediante la creación de canales abiertos de comunicación y una gestión adecuada de la diversidad, que no sólo provee a las organizaciones de un amplio rango de conocimientos, destrezas y habilidades, sino que permite que los trabajadores se apoyen y enriquezcan entre sí.

7. Desarrollar las carreras. Se consigue implementando un modelo de formación profesional continua, mediante programas que se ajusten a los deseos y necesidades formativas de los empleados. En la medida en que los contextos laborales flexibles del mundo contemporáneo llevan a los trabajadores a buscar la empleabilidad, más que la estabilidad vitalicia, hay que desarrollar su engagement en las organizaciones que les ofrezcan tareas desafiantes y oportunidades continuas para desarrollar sus capacidades.

Las organizaciones más exitosas son las que mayor capital invirtieron o las que tienen productos y servicios más demandados, sino las que poseen una misión clara y las personas idóneas para cumplirlo. Las empresas de nuestra era son buscadoras permanentes del engagement.

 Rector del Centro de Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Criminológicas

 

Rector del Centro de Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Criminológicas (CESCIJUC)