El fraude en tiempos de la Covid

Salvador Guerrero Chiprés

La esperanza y temor que sentimos cuando nos encontramos ante una necesidad apremiante pueden ser aprovechadas por defraudadores, cuyas estrategias se adaptan conforme al contexto o la temporada del año. 

El ingenio sin límite para la estafa crea anzuelos basados en ofertas atractivas para resolver algún requerimiento económico, de salud o de consumo. En los últimos días hemos visto cómo la situación sanitaria en el mundo y el impacto de la variante ómicron de la Covid se han vuelto una fuente de posibilidades de engaños para los estafadores, ahora desde la oferta de vacunas hasta pruebas. 

Los reportes del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México revelan que delincuentes utilizan como pretexto la vacuna contra la Covid para obtener datos personales de quienes podrían convertirse en víctimas de extorsión. 

El suegro de Lucía recibió una llamada al teléfono de su casa de parte de una “licenciada” que le preguntaba cómo se había sentido con la vacuna de refuerzo y para notificarle que era el ganador de un depósito de dinero por parte de una dependencia de gobierno; para recibir el premio, debía depositar 11 mil pesos. No lo hizo porque no disponía del dinero. 

A Ignacio le llamaron a su celular para informarle que ya estaba listo para envío su pedido de vacunas —nunca le dijeron cuántas— y por cada una debía pagar mil pesos; antes de continuar colgó. Juan recibió por WhatsApp una oferta que no quiso desaprovechar: cinco pruebas Covid por 500 pesos; era un fraude. 

El año pasado, el Consejo Ciudadano recibió más de 50 reportes por intentos o consumación de estafas con venta de vacunas. 

Hoy, la prioridad es la prevención. El llamado a la calma ha sido una constante en la CDMX, el más reciente por parte de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pues a pesar del aumento en los contagios, el impacto en la hospitalización ha sido menor al de otros momentos de incremento en la positividad a la Covid. 

Frente a este escenario es importante recordar que las vacunas no están a la venta y ninguna instancia de gobierno ofrece premios o recompensas a quienes han sido inoculados. Por atractiva que resulte la llamada, la mejor defensa es colgar y verificar. 

En redes sociales, en estos días, la venta de supuestas pruebas rápidas ha proliferado, con descuentos por mayoreo y falsas validaciones de la Cofepris. Prevenir ese tipo de fraudes requiere razonar la necesidad de un producto y su origen y no dejarse llevar por ofertas inmejorables y de poco tiempo. 

Eliminar la posibilidad de ser víctimas de fraude está en manos de todas y de todos. Desde el Consejo Ciudadano ofrecemos orientación jurídica por medio de la Línea de Seguridad y el Chat de Confianza 55 5533 5533, gratuita y 24/7. 

 

@guerrerochipres 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios