Una jefa en campaña

Salvador García Soto

Para justificar sus constantes salidas al interior de la República, Claudia Sheinbaum ha dicho que le descuentan el día en el gobierno de la CDMX

Con la venia y bendición del Presidente, señalada ya públicamente por el dedito del que despacha en Palacio, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha empezado a recorrer el país con claros fines proselitistas. Y aunque ella niega estar en campaña, su presencia en varios estados de la República —a veces como acompañante en las giras presidenciales y otras apoyando a los nuevos gobernadores de Morena— muestra un activismo evidente con el que la gobernante capitalina busca subsanar su mayor debilidad en estos momentos como presidenciable: sus bajos niveles de conocimiento fuera de la Ciudad de México.

Es tan público y notorio su proselitismo, que el martes pasado, en su conferencia de prensa, le preguntaron a la doctora Sheinbaum si ya estaba en campaña por la Presidencia, luego de que en la última semana se le vio, lo mismo con el presidente en Campeche, que en Guerrero, Colima y Baja California para asistir a tomas de protesta de gobernadoras morenistas. “No, así de sencillo”, dijo cortante la mandataria capitalina, quien justificó sus idas a los estados porque “son las compañeras de Morena” y que se comprometió con ellas a ir a las tomas de protesta.

La pregunta de los reporteros vino después de que fuera la misma Sheinbaum la que en Colima declarara el pasado lunes que México “sí está preparado desde hace mucho” para ser gobernado por una mujer en la presidencia. Y para justificar sus constantes salidas al interior de la República, aun en días hábiles, ha dicho que le descuentan el día y que sus gastos de viaje los paga con recursos públicos.

Hasta ahí las explicaciones y justificaciones de la Jefa de Gobierno parecen consistentes, pero, siempre hay un pero, en su reciente estancia en Baja California, a donde acudió el domingo pasado a la toma de protesta de la gobernadora Marina del Pilar, Sheinbaum tuvo una reunión previa al evento de toma de posesión que duró cerca de hora y media. Al encuentro con la gobernante capitalina convocaron tres actores, todos ellos morenistas destacados de Baja California: Pablo Yáñez, funcionario de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali; la diputada federal Julieta Ramírez y Michelle Sánchez, diputada local.

Asistieron a esa reunión partidista con la Jefa de Gobierno los diputados locales morenistas Víctor Navarro, Michelle Sánchez, Yeni Ulloa, Aracely Geraldo, Alejandra Ang, Evelyn Sánchez, Gloria Arelia, Juan Manuel Molina y Julia Andrea, todos ellos con fuertes vínculos con la nueva gobernadora Marina del Pilar. De diputados federales de Morena estuvieron en ese encuentro a puerta cerrada Héctor Mares, del grupo de Jaime Bonilla, y Julieta Ramírez, principal operadora de la gobernadora. También acudió el Coordinador de Bienestar, Alejandro Ruiz Uribe y junto a Claudia Sheinbaum estuvieron en la mesa el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, y Arturo González Cruz, ex alcalde de Tijuana.

Asistentes a ese encuentro del pasado domingo en Mexicali confirmaron a esta columna que la plática con la jefa de Gobierno de la CDMX versó sobre la necesidad de comenzar a promover su nombre y su imagen en el estado de Baja California y en la frontera Norte del país. Se habló de la creación de “comités de apoyo” y se establecieron metas y objetivos para que el nombre de Claudia Sheinbaum se posicione entre los bajacalifornianos como la opción para la candidatura presidencial de Morena en el 2024. Sobre la presencia del mandatario veracruzano, las mismas fuentes afirman que Cuitláhuac “ya anda como jefe de campaña de la doctora”.

Si esa no fue una reunión de campaña, como afirma la Jefa de Gobierno, sería bueno que empezara a explicar, sin parquedad ni molestia, como les respondió a los reporteros, por qué motivos o temas tiene que reunirse la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México con diputados de Baja California y por qué, dos años antes de que su partido defina quién será a su candidato, ella convoca a militantes de su partido para que le ayuden a promover su imagen en el norte del país.

TAMBIÉN BUSCA LA FOTO, PERO CON LULA Y LOS EUROPEOS

Por si quedan dudas de que la Jefa de Gobierno está en franca búsqueda de difundir su imagen más allá de la compleja ciudad que gobierna, nos confirma una fuente de su propio equipo que el 15 de noviembre Claudia Sheinbaum está buscando participar en el encuentro que sostendrán en la ciudad de Bruselas líderes socialistas de Europa y América Latina. A la reunión asiste Luis Inacio Lula Da Silva, expresidente de Brasil; José Luis Rodríguez Zapatero, exmandatario de España, y la líder de los socialistas en el Parlamento Europeo, Iratxe García.

En un principio ella pidió participar de manera virtual desde México, pero según su colaborador cercano, está analizando la posibilidad de viajar ese día a Bruselas para asistir presencialmente. Y es que una foto con Lula, Zapatero y con la mujer que coordina al socialismo europeo, sería una muy buena imagen para la Jefa de Gobierno y le daría una proyección internacional de la que también carece y en la que su principal contricante interno, el secretario de Relaciones Exteriores, le lleva bastante ventaja.

En ese sentido, Sheinbaum —igual que lo hizo Marcelo Ebrard en la reunión del G20— podría ir hasta Bruselas, si es que decide asistir presencialmente, por la foto para su campaña.

Y aunque es evidente que tanto la Jefa de Gobierno como el canciller están aprovechando al máximo sus cargos para buscar proyección para sus aspiraciones políticas, en el caso de la doctora parece que lo está haciendo ya de una manera más abierta y directa, porque sabe que cuenta con el apoyo incondicional del Presidente. Y aquí surgen dos preguntas: la primera —que aplica tanto para Sheinbaum como para Ebrard— es si en ese activismo y proselitismo desatado ya entre los aspirantes de Morena no se está incurriendo en lo que tanto condena el presidente López Obrador, como es el uso de recursos públicos en campañas políticas, algo que juró que ya no se iba a repetir en su gobierno y que incluso ameritó una reforma a las leyes penales para sancionarlo. Y la segunda, directa para la doctora, es si ella se sabe y se siente la favorita del Presidente, ¿cuál es la prisa?

NOTAS INDISCRETAS…

En la política, como en la vida, el que se enoja pierde, y ayer en la comparecencia de Lorenzo Córdova ante el pleno de la Cámara de Diputados, a los morenistas y sus aliados se les vio no sólo enojados, sino rabiosos en contra del presidente del INE. Los duros cuestionamientos al trabajo de Córdova, en una comparecencia inédita y que prepararon con tanto tiempo en la bancada de Morena, donde se sobaban y se cebaban con la posibilidad de tener a Lorenzo enfrente y poder decirle todo lo que cuestionan de su trabajo, se perdieron ante los desplantes, algo soberbios y hasta groseros de varios integrantes de la bancada oficialista. Desde el estilo pendenciero y altanero de Gerardo Fernández Noroña que volvió a gritar y vociferar en la tribuna legislativa, hasta la acción algo ignorante de Pablo Amílcar Sandoval que le regaló una Constitución al presidente del INE cuando entraba al salón de plenos “para que la conozca y la respete”, mientras le cuestionaba que los consejeros electorales “se ampararon en contra de la voluntad del pueblo”. ¿Acaso no sabe el diputado Sandoval que el amparo es el instrumento constitucional por excelencia para la defensa de derechos de los ciudadanos? Pero el que sí de plano rayó en la corrientez y la incivilidad política fue el diputado Oscar Cantón Zetina, quien al subir a tribuna se negó a saludar de puño a Lorenzo Córdova, que se acercó a saludarlo. “Qué, ¿no saluda, diputado?”, le dijo el consejero mientras le extendía el puño. Ante la grosería del diputado, Córdova se sentó y le dio una pequeña palmada en la espalda, a lo que Cantón reaccionó violento: “¡No me toques! ¿qué te crees, igualado?”, le respondió enojado el diputado tabasqueño. Al final, con todo y groserías y cuestionamientos de la bancada oficialista, Lorenzo Córdova se defendió en todo momento, apoyado por los diputados de la Alianza Opositora, y respondió a todos los señalamientos tranquilo y por momentos hasta sonriente, saludando y agradeciendo a los morenistas que lo cuestionaban. A pesar de la andanada en su contra, el presidente del INE nunca perdió la sonrisa. Por eso decimos que los que se enojan pierden, y no sólo pierden el estilo sino la compostura política… En contraste con la tensa comparecencia en San Lázaro, en el Senado de la República los directores del IMSS, Zoé Robledo, y del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez, tuvieron una comparecencia bastante tersa y civilizada ante las Comisiones de Salud y Seguridad Social. A pesar de temas tan sensibles y críticos como el desabasto de medicinas y la atención de la pandemia, tanto Zoé como Luis Antonio respondieron tranquilos a los cuestionamientos y preguntas de los senadores que mantuvieron siempre un tono respetuoso, aunque también crítico en el caso de la oposición. Zoé Robledo dijo que el IMSS creció durante la pandemia de Covid y que además de la reconvención de sus hospitales, tuvo que aumentar el numero de camas, que pasaron de tener 16 mil camas disponibles a 20 mil que se tuvieron que destinar al Covid, además de contratar a 47 mil 185 trabajadores para enfrentar la emergencia y atender en total a 347 mil mexicanas y mexicanos enfermos de Covid, de los cuales 33 mil no tenían seguridad social, pero igual se les atendió y en muchos casos se les salvó la vida. Robledo hizo ante los senadores toda una disección de los problemas que enfrenta el IMSS y las acciones para enfrentarlos; reconoció el desabasto de medicinas, producto del retraso en la importación de los medicamentos desde el extranjero por el mecanismo de la UNOPS, pero aseguró que aún así, el Seguro Social sigue surtiendo los medicamentos a sus beneficiarios y que todos los días en las farmacias u hospitales de la institución se surten 547 mil recetas de algunas de las 932 claves de medicamentos. Por su parte, Luis Antonio Ramírez, que también respondió a las preguntas de los senadores, aseguró que el ISSSTE Ha logrado transitar de un modelo curativo a uno o preventivo: “Estamos consolidando esto con más programas de prevención y por supuesto el tema más importante, el más difícil ha sido mejorar la atención del derechohabiente, que parte de sensibilizar la parte humana de médicos trabajadores y los derechohabientes”, reconoció. Al final tanto Robledo como Ramírez salieron tranquilos y contentos de su cita con los senadores, tanto que Zoé mandó un mensaje a sus colaboradores más cercanos: “Nos fue muy bien en la comparecencia. Creo que la diferencia entre otras comparecencias y el tono respetuoso y constructivo que hubo hoy fue porque se reconoce y valora el gran trabajo que ha hecho el IMSS en la pandemia y en los temas distintos a la pandemia”, dijo al agradecer a su equipo de trabajo, a los que les confirmó ayer que el presiente López Obrador asistirá a la 112 Asamblea del IMSS que tendrá lugar el 23 de noviembre en el Centro Médico Nacional Siglo XXI…Por cierto que al salir de la reunión con los senadores, los reporteros de la fuente le preguntaron al director del ISSSTE si va a buscar ser candidato de Morena al gobierno de Oaxaca, a lo que Luis Antonio respondió: “Yo estaré atento a la reglas para participar y por supuesto ahí estaré”. Así que hay gallo para la contienda de los morenistas en Oaxaca en la que Ramírez se suma a los dos senadores ya declarados: Salomón Jara y Susana Harp. A ver si no se les enreda, como el quesillo, la sucesión oaxaqueña a los morenistas… Los dados mandan Escalera doble. Bien termina la semana.

Comentarios