Suscríbete

Rosario va a hablar

Salvador García Soto

Si Robles habla y dice lo que sabe sobre la “Estafa Maestra”, sus declaraciones sólo pueden apuntar hacia arriba y eso es directamente al expresidente Peña

Un año y dos meses después de que fue encarcelada, y tras haber sido prácticamente abandonada por el grupo del expresidente Enrique Peña Nieto, Rosario Robles Berlanga se decidió a hablar con la Fiscalía General de la República y a entregar información sobre la llamada “Estafa Maestra” a cambio de un trato especial de las autoridades. La exsecretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Urbano y Territorial se convertiría así en la primera integrante del gabinete legal de Peña Nieto que ofrece convertirse en “testigo colaborador” sobre la corrupción del gobierno anterior.

Justo en momentos en que la propia Rosario estaba siendo señalada y acusada por su exoficial Mayor en Sedesol y Sedatu, Emilio Zebadúa, quien la colocaba como “la cabeza” de la estrategia para realizar desvíos por hasta 7 mil millones de pesos de las dos dependencias que encabezó el sexenio pasado, la defensa de la exsecretaria filtró ayer que Robles ha solicitado a la FGR acogerse al “criterio de oportunidad” y a cambio de proporcionar información y detalles sobre los millonarios desvíos de recursos públicos, obtener la figura de “testigo colaborador” a cambio de señalar a otros responsables de la “Estafa Maestra” que ocuparon posiciones más arriba que ella.

La decisión de Robles Berlanga parece tener dos motivaciones claras: por un lado anular y neutralizar los dichos y acusaciones en su contra en las declaraciones de su excolaborador Emilio Zebadúa González, cuyo testimonio pierde valor ante lo que pueda decir y aportar directamente quien fuera su superior y tuvo información de primera mano, y por el otro que Rosario podría imputar directamente a los que le ordenaron y se beneficiaron del dinero público que se obtenía a través del pago de contratos simulados con universidades públicas e institutos estatales. Y a saber, sobre la secretaria y que le pudieran dar órdenes para desviar dinero, solo pudo haber dos nombres: Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda, y Enrique Peña Nieto, entonces presidente de la República.

Eso es lo que significa el que después de haber resistido por más de un año, a pesar de las presiones y el acoso de las autoridades federales y de la CDMX con el aval de jueces a modo del Poder Judicial, Rosario haya decidido finalmente entrar al aro de la 4T y empezar a soltar la información que alguna vez le reclamó el fiscal Alejandro Gertz Manero, cuando explicó por qué a ella le dan un trato tan distinto al que recibió el testigo Emilio Lozoya. Si Robles habla y dice lo que sabe sobre la “Estafa Maestra” y sobre la corrupción institucionalizada en el pasado gobierno, sus declaraciones sólo pueden apuntar hacia arriba y eso es directamente a la figura del expresidente Peña.

De paso, si con su testimonio puede tirarle el numerito a Emilio Zebadúa, de quien se expresa como “una rata” que traicionó la confianza que le tuvo y pretendió hundirla en la cárcel, la exjefa de Gobierno de la CDMX se daría más que satisfecha. Al final Rosario aguantó más de lo que muchos de los peñistas hubieran aguantado en sus circunstancias.

Hace unos meses, a través de un mensajero, le hizo llegar a Peña Nieto y a Videgaray un mensaje que decía: “Ni para el abogado señores, me dejaron completamente sola y sin ningún apoyo”. El mensaje, nos dice alguien que conoce al mensajero, fue entregado textual a los destinatarios que, al parecer ignoraron lo que Robles les mandaba decir. El resultado, unos meses después, es que esa mujer que se supo abandonada y traicionada por quienes le juraron que iban a apoyarla, hoy está dispuesta a hablar. Veremos qué tanto tiene para decir y qué tan alto llegan sus acusaciones.

NOTAS INDISCRETAS…

A propósito de la “Estafa Maestra”, uno de los que fueron de los operadores más cercanos de Rosario Robles en la Sedesol, quien según la declaración rendida por Zebadúa ante la FGR participaba en todas las reuniones en las que se planeaba cómo hacer los desvíos millonarios a través de los contratos simulados, es Javier Guerrero. El coahuilense, que fue el numero 2 de Robles, hoy también es el número 2, pero de Zoé Robledo en el IMSS y fue de los pocos que, a pesar de haber sido peñistas de hueso colorado y haber participado en el gobierno anterior, hoy está en una posición privilegiada. El nombre del actual secretario general del IMSS ya aparece en las investigaciones de la Fiscalía y seguro ahora que Rosario empiece a hablar aparecerá cada vez más… Ahora que en Morena ya afloró su naturaleza conflictiva en Nuevo León, y después del portazo que le dieron el sábado a Mario Delgado en su reunión de Monterrey, donde se definiría la postulación de Clara Luz Flores como candidata de una alianza con el PT y el PVEM, hay algunas voces que ya empezaron a decir que si los morenistas se ponen los moños y no quieren a Clara Luz ni a la alianza, la alcaldesa con licencia de Escobedo podría perfectamente ser candidata y ganar sin Morena. El senador del verde, Manuel Velasco, subió el fin de semana un tuit en el que, con números y encuestas, aclaró que “Clara Luz no necesita a Morena y puede ganar sin ellos la gubernatura, en cambio Morena sin Clara Luz, se va al cuarto lugar”, dijo el exgobernador chiapaneco. ¿Así o más claro para los morenistas conflictivos?... En un chat de exintegrantes de la Policía Federal, que hoy son Guardias Nacionales, ayer circuló un oficio de la Guardia Nacional con el número GN/S.A/2849/2020 en el que se le informaba al Inspector General de la Guardia, Fernando Ramírez Padilla, Director General de Seguridad en Carreteras e Instituciones de la Base Contel de Iztapalapa, que todo el personal de la Guardia Nacional que estaba asignado al Aeropuerto Internacional de Toluca, con fecha 22 de noviembre de 2020, “cesan sus funciones en ese Aeropuerto” y quedarían a disposición hasta que se les asignen nuevas funciones. La razón del cese fulminante para los Guardias, comentaban ellos mismos en el chat, es que el día que llegó a México el general Salvador Cienfuegos, en el vuelo proveniente de Estados Unidos, dos integrantes de la GN fueron a sacarle fotos para documentar e informar del hecho, tal como es parte de su trabajo, pero “eso no les gustó a los militares” que reclamaron airados por las fotos que le tomaron al general. Al día siguiente del incidente, el coronel encargado de la Coordinación del Estado de México dio la instrucción de “que se les aplicara un correctivo disciplinario”. Y aunque el inspector Ramírez Padilla argumentó que los guardias solo hacían su trabajo, el tema llegó hasta el general Luis Rodríguez Bucio, quien pidió el retiro de todos los Guardias del Aeropuerto de Toluca y lo justificó como “una orden del secretario de la Defensa”. Ni hablar, lo bueno es que la Guardia Nacional es civil, al menos en la ley… Los dados mandan Escalera. Bueno el tiro.

Comentarios