Primer dictamen, un duro “preliminar”

Salvador García Soto

Las implicaciones serán además de políticas y económicas, también legales

Para ser un dictamen preliminar” y apenas el primero de tres informes que entregará la empresa DNV sobre las causas de la tragedia de la Línea 12 del Metro, los señalamientos que ayer vertieron los peritos noruego-alemanes contratados por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, cayeron como una pesada losa sobre los responsables de la construcción “deficiente” del tramo elevado que colapsó en Tláhuac y causó la muerte de 26 personas.
 
De entrada, la empresa CICSA, brazo constructor de Grupo Carso del ingeniero Carlos Slim, perdió 3 mil 141 millones de pesos en sus acciones, que cerraron en 64.53 pesos, su precio más bajo desde el 4 de junio, mientras que dos exjefes de Gobierno, el creador de la obra, Marcelo Ebrard, y el que la recibió y reparó, Miguel Ángel Mancera, tuvieron que salir rápidamente a reaccionar para tratar de deslindarse de los señalamientos que cuestionan tanto la deficiencias en la construcción y en las conexiones de las trabes y soldaduras, como las posibles reparaciones defectuosas que se realizaron en el tramo siniestrado.
 
Mientras la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, se colocaba del lado de los acusadores y el presidente López Obrador le otorgaba desde muy temprano y por enésima ocasión, “todo nuestro respaldo”, a Marcelo se le veía defenderse con el argumento de que “todas las decisiones que se tomaron en la construcción de la L12 fueron colegiadas”, con lo que el actual canciller y exgobernante capitalino intenta negar responsabilidad personal y atribuye las resoluciones técnicas, económicas y presupuestarias que se tomaron en la construcción de la otrora “línea dorada”, a grupos de expertos de instituciones públicas y privadas del mayor prestigio dentro y fuera del país.
 
A juzgar por lo que se anticipó ayer como la primera parte del peritaje total, que concluirá con dos entregas más en julio y agosto, los dos informes restantes no harán sino abonar y confirmar la línea de investigación que ayer se documentó con abundancia de detalles técnicos, fotografías y videos que apuntan claramente a que las fallas estructurales en la construcción de esa obra, desde la soldadura de mala calidad, la presencia de pernos Nelson con fallas en la soldadura, deficiencia en la soldadura de la unión entre el perno y la viga, el haber utilizado menos pernos de los que necesitaban las uniones y hasta haberlos colocado sin retirarles la cerámica de protección, lo que impidió que fijaran correctamente a la estructura.
 
Es como si, desde Palacio Nacional, aún antes de que se emitiera el primer dictamen, López Obrador haya confirmado que, más allá de la defensa que ha hecho de la unidad entre sus colaboradores y la denuncia de que “quieren echar a pelear a Marcelo y a Claudia”, el presidente ya hubiera procesado el informe preliminar y sus implicaciones en contra de los que planearon, financiaron, adjudicaron y construyeron la obra. Como si la posición presidencial en este tema estuviera muy bien definida: mientras a Claudia Sheinbaum la respalda y la protege, a Marcelo, sin condenarlo ni sancionarlo, le dice “defiéndete como puedas”.
 
Hasta ayer el Grupo Carso, de Carlos Slim, guardaba silencio sobre este primer informe que claramente alude a sus constructores, ingenieros y calculistas, aunque la pérdida de más de 3 mil millones de pesos en la Bolsa era por sí sola todo un mensaje. Mientras que Miguel Ángel Mancera salió desde el Senado a decir que está “dispuesto a comparecer ante las autoridades que se lo pidan” para explicar las acciones y reparaciones que realizó su gobierno, tras conocer de los problemas de construcción de ese tramo de la L12, las cuales trató de solventar pidiéndole trabajos de reparación y restitución a Grupo Carso. “Todos los archivos de lo que hicimos son públicos”, reiteró Mancera.
 
La gran incógnita ahora es qué va a pasar con los más de 6 kilómetros de viaducto elevado de la Línea 12 que construyó CICSA y cuyo futuro será decidido por el Grupo de Expertos que anunció ayer Claudia Sheinbaum, en el que llama mucho la atención que también esté el ingeniero José María Riobóo, cuya empresa fue la calculista y proyectista original de esa obra, aunque después la constructora de Slim decidió desechar sus cálculos y contrató al despacho de Colinas de Buen para rehacerlos, aunque al final los ingenieros de CICSA también modificaron las recomendaciones y especificaciones del despacho de Oscar de Buen, por lo que éste al final se negó a firmar la responsiva por esa obra.
 
El Grupo de Expertos presentado ayer por la jefa de Gobierno determinará qué procede hacer con el tramo construido por Carso, que va de las estaciones de Periférico Oriente a Zapotitlán, que será evaluado para decidir si se le reestructura completamente o si de plano se le demuele para dar paso a una nueva construcción que sea segura. El resto de la Línea 12, en su tramo subterráneo, será reabierto en los próximos días al haberse realizado ya las revisiones y peritajes de seguridad.
 
En todo caso, en espera de los dos informes que faltan y que se darán entre julio y agosto, y de las investigaciones que ya empezó a realizar la Fiscalía General de la República para imputar responsabilidades penales por las 26 muertes, calificadas como homicidio culposo, las lesiones a más de 100 personas y los daños en propiedad pública y privada, está claro que las implicaciones de este primer fallo serán además de políticas y económicas, también legales y por eso las familias de los afectados ya están llevando sus casos a los Tribunales de los Estados Unidos, asesorados por el despacho de abogados neoyorkinos, The Wester Lab Firm.

NOTAS INDISCRETAS…

A propósito de Claudia Sheinbaum, mal y de malas comienza la jefa de Gobierno su relación con los futuros alcaldes de oposición que tendrán el control de nueve de las 16 alcaldías de la Ciudad de México. Ayer se anunció que doña Claudia no recibirá personalmente a los alcaldes del PRI, PAN y PRD que gobernarán demarcaciones tan importantes como Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Coyoacán y Tlalpan, entre otras, y que los mandará a ver a su secretario de Gobierno, Alfonso Suárez del Real. En contraste, parece que a los alcaldes morenistas que ganaron en Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, Gustavo A. Madero e Iztacalco, entre otras, sí serán recibidos por la doctora Sheinbaum. Es muy probable que a la jefa del Palacio del Ayuntamiento le molestó el anuncio de una “Alianza de Alcaldes de Oposición” en la ciudad, que hicieron los alcaldes ganadores de la pasada elección y que lo haya tomado como un desafío para su gobierno. Y no es que se equivoque, pero si en vez del diálogo, la negociación y la mano izquierda, la gobernante capitalina opta por el desaire y la confrontación, lo que logrará es que el ambiente político en la capital se endurezca y se polarice, como ya lo están los habitantes de la ciudad. Más vale que en el Palacio del Ayuntamiento se serenen y respiren profundo porque con una ciudad partida en dos políticamente y con un Congreso que apenas tiene mayoría por dos diputados de Morena, las cosas se le van a poner tensas entre la jefa de Gobierno y la oposición, y eso, ya lo sabemos, va en detrimento de los habitantes de la ciudad… En el pleito a muerte que se traen Miguel Alemán Magnani, Crédito Real, Carlos Cabal Peniche y Alejandro del Valle, por la posesión del 50% de las acciones de Grupo Radiópolis, parece que ya hay una salida. Un comprador está interesado y ha hecho una jugosa oferta para adquirir la parte de los cuatro socios peleados y convertirse en el socio de la española Grupo Prisa. El trato está muy avanzado y podría cerrarse muy pronto. Como dato nos adelantan que se trata de un exitoso empresario de medios mexicano. ¿Quién será el nuevo socio de Radiópolis?... Los dados mandan Escalera Doble. Bueno el tiro.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios