Morena en Tamaulipas: relaciones peligrosas

Salvador García Soto

A Morena se le han colado personajes con vínculos muy peligrosos con la delincuencia organizada

Entre asesinatos violentos, financiamientos turbios a sus campañas y asociaciones con personajes vinculados al crimen organizado, el partido Morena y varios de sus precandidatos a la gubernatura de Tamaulipas se están moviendo “en el filo de la navaja” en un estado permeado completamente por la narcopolítica y los cárteles de la droga que en su momento se aliaron con el PRI, luego con el PAN y ahora parecen favorecer y acercarse a Morena como la opción que, según las encuestas y también las narcoencuestas, puede ganar el estado en los próximos comicios de 2022.
 
Si ya la ejecución del empresario Sergio Carmona Angulo —a plena luz del día y en San Pedro Garza, el pasado 22 de noviembre— había puesto al descubierto las “relaciones peligrosas” con mafias criminales y empresariales que el partido Morena ha venido construyendo en Tamaulipas, ahora aparecen nuevos “operadores políticos” que trabajan, o al menos eso dicen, para las cúpulas morenistas tanto a nivel nacional como en ese estado fronterizo,  donde todavía no arrancan las próximas campañas para gobernador y sus elecciones locales ya aparecen salpicadas de violencia, financiamientos ilícitos e indicios burdos de narcopolítica.
 
Y es que el brutal asesinato de Carmona Angulo sacudió lo mismo a precandidatos morenistas como Américo Villarreal y Maki Ortiz, que a diputados como Erasmo González y al dirigente nacional del partido, Mario Delgado, quienes se habían acercado al empresario que financió las campañas morenistas que ganaron en Tamaulipas en los comicios de junio pasado y se aprestaba a financiar también a los candidatos del oficialismo en las próximas elecciones de 2022.
 
Por eso no parece casual que el mismo día y casi a la misma hora que mataban de dos tiros a Sergio Carmona, sentado en una peluquería de la Colonia del Valle, un comando armado ingresara a la residencia del polémico empresario ahí mismo San Pedro y extrajera computadoras, archivos y documentos confidenciales. Ni tampoco es casualidad que, apenas supo de la ejecución, su hermano Julio César Carmona Angulo se cruzó a los Estados Unidos donde ya se acogió, dicen fuentes cercanas, a la protección de la justicia estadunidense como testigo protegido.
 
Pero ahora, en el mismo Tamaulipas, surgen nuevos indicios de que la narcopolítica que domina ese estado desde hace varias décadas, también ya penetró a Morena hasta sus cúpulas no solo locales sino nacionales. En las redes sociales circula un video donde Gastón Arriaga, quien es conocido por ser el principal operador político del alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera, uno de los aspirantes también a la gubernatura y que participa en la encuesta para elegir al candidato, se le ve gritando en una fiesta donde toca un mariachi de fondo: “Y ¡arriba el Cártel del Golfo, putos!”.
 
En el video se ve al asesor cercanísimo de Oseguera portando una gorra con la bandera de México, lentes de diseñador y visiblemente contento grita porras al CDG mientras levanta el brazo para enfatizar su apoyo. El padre de Gastón Arriaga, también llamado Gastón Arriaga Barragán, se encuentra actualmente preso y procesado por narcotráfico en Estados Unidos, luego de que fuera detenido en agosto de 2013 en la garita de Nogales, Arizona, al intentar cruzar con un cargamento de casi 65 libras de cocaína hacia Estados Unidos. Su detención fue reportada en su momento por el CBP estadunidense que encontró 27 paquetes de cocaína ocultos detrás del faro de su auto sedan Chevrolet; en el momento de su detención Gastón Arriaga padre tenía 61 años.
 
Lo más delicado del video en el que este asesor morenista le grita vivas a la principal organización de narcotráfico en Tamaulipas es que el protagonista Gastón Arriaga presume por todo Tampico que él es “el coordinador de la campaña de Claudia Sheinbaum en Tamaulipas”, a donde dice haber llegado recomendado por Bertha Luján, la presidenta del Consejo Nacional de Morena, y con quien Gastón presume varias fotografías y encuentros con la señora Luján en sus redes sociales.
 
Por si fuera poco, en el Congreso local a Gastón Arriaga lo conocen como el “diputado 37” porque siempre le opera todos sus asuntos al coordinador de Morena en la cámara local, Armando Zertuche. Es decir, lo reconozcan o no, al partido de López se le han colado personajes no sólo impresentables por sus actitudes sino también con vínculos muy peligrosos con la delincuencia organizada. El fenómeno no es exclusivo de Tamaulipas y se presentó también en las pasadas elecciones de junio de este año en los estados del Pacífico, desde Guerrero, Michoacán, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora, sin dejar de mencionar a las dos Baja California, en donde hay denuncias públicas, denuncias legales presentadas y evidencias de cómo los grupos del narcotráfico apoyaron a los candidatos de Morena. Eso se ve venir de nuevo en Tamaulipas, donde la violencia y el dinero ilícito ya se asomaron en las próximas elecciones.
 
NOTAS INDISCRETAS… Rumbo a las elecciones locales de 2022 y 2023, pero sobre todo pensando ya en la sucesión presidencial del 2024, el fin de semana Movimiento Ciudadano tomó definiciones importantes para esta fuerza política emergente que ratifica su condición de oposición, pero rechaza competir en bloque con la Alianza va Por México. El movimiento más importante fue devolverle, al menos formalmente, a Dante Delgado la Coordinación Nacional del partido, mientras que a Clemente Castañeda lo ratificaron como líder de MC en el Senado, y a Verónica Delgadillo, presidenta del Consejo Nacional. El nombramiento que también llamó la atención fue el de Juan Ignacio Zavala Gutiérrez, como secretario General de Acuerdos del partido, con lo que un descendiente de panistas de prosapia, como su padre Juan Ignacio Zavala y su tía, Margarita Zavala, toma relevancia en un partido distinto al PAN. Y muy activa y movida, convertida ya en una de las principales asesoras de Dante Delgado, se vio a la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, quien ha encontrado en MC no sólo una nueva militancia sino una forma de reinventarse políticamente y ahora juega un papel fundamental en las estrategias políticas de su nuevo partido. Pero detrás de los nombramientos y de la pasarela de presidenciables de MC —como Enrique Alfaro, Samuel García y el gran ausente que no apareció fue Luis Donaldo Colosio Riojas— que se vio el sábado y domingo en la Cuarta Convención Nacional del partido naranja, lo que no se vio es el segundo aire que está tomando el fundador Dante Delgado que, después de haberse visto seriamente comprometido por el Covid19, regresó fortalecido y ahora dispuesto a llevar a su partido a pelear los primeros lugares de la votación nacional. Para ello, dicen, Dante que ya no aspira a nada personalmente, se ha propuesto elaborar un “Plan Nacional” para 2024 en el que está convocando a sumarse a grandes figuras de toda la geografía política, desde la izquierda a la derecha pasando por el antiguo priismo, en busca de un programa de gobierno de consenso que pueda ser abanderado lo mismo por un candidato externo de MC, por uno de su partido o incluso por un candidato unido de la oposición. Veremos si Dante logra su cometido, pero por lo pronto queda claro que regresó con todo… El conflicto del CIDE sigue escalando y mientras el Conacyt se niega a ver y oír los reclamos de la comunidad académica y estudiantil, que piden revisar la imposición de Jorge Romero Tellaeche, las manifestaciones son cada vez más grandes y empiezan a generar cada vez más simpatías de otras universidades públicas y privadas que se solidarizan con las protestas y paros estudiantiles en el CIDE. Ayer la doctora María Elena Álvarez-Buylla, a quien se dirigen todos los reclamos, por la imposición de Tellaeche, insistió en que es “prioritario y necesario que el grupo que tomó las instalaciones del Centro de Investigación y Docencia Económicas, tanto en Aguascalientes como en la Ciudad de México, proceda a liberarlas a la brevedad”. El Conacyt se dice “dispuesto al diálogo respetuoso” pero no pone ninguna propuesta concreta sobre la mesa e insiste en validar el nombramiento del repudiado director del CIDE. Así que, conforme pasen los días y el movimiento de los alumnos y maestros del CIDE cobre fuerza, y se sumen más instituciones universitarias y académicas, más difícil y tenso se pone el ambiente… Se baten los dados. Escalera doble. Bien inicia la semana.

Comentarios