Lozoya ya entregó documentos y pruebas

Salvador García Soto

Entre los señalados por Lozoya aparece el excandidato presidencial Ricardo Anaya

Desde la comodidad de su hogar y con los privilegios que le ha otorgado la Fiscalía General de la República, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, acogido al “criterio de oportunidad” ha empezado a formular las primeras acusaciones en contra de políticos del sexenio pasado que participaron de la corrupción en la petrolera nacional, tanto en el caso de la compra fraudulenta de la Planta de Agronitrogenados, como en el de los sobornos que recibió de la empresa Odebrecht por 10 mdd y que fueron destinados, según declaró ante el juez el exfuncionario, a pagar “sobornos” a diputados y senadores que aprobaron la Reforma Energética en 2013 y al financiamiento de la campaña del expresidente Enrique Peña Nieto.

Según fuentes cercanas a la defensa de Lozoya, la FGR ya recibió “información detallada con nombres, fechas, datos y testigos” sobre los personajes a los que acusará su cliente como responsables de haberlo “presionado, intimidado e instrumentalizado” en la comisión de los actos delictivos que se le imputan y también en los que fueron partícipes y se beneficiaron con pagos o transferencias del dinero de la empresa brasileña a cambio de su voto a favor de modificaciones constitucionales y legales en el sector energético. Los primeros materiales que entregó Lozoya corresponden a documentos, comprobantes y algunos videos grabados por él mismo en sus oficinas, con los que acusa directamente a exfuncionarios del gabinete peñista como el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, a quien menciona como responsable tanto de la decisión de comprar la planta propiedad de Alonso Ancira, como de haberse reunido con Luis Meneses, director de Odebrecht en México, para que le entregara los sobornos para la campaña del candidato Peña Nieto.

En el tema de la Reforma Energética, según las fuentes consultadas, los primeros nombres que señaló Lozoya son los de panistas que eran diputados y senadores durante el proceso de discusión y aprobación de las leyes energéticas. Entre los directamente señalados por el exdirector de Pemex aparece el excandidato presidencial Ricardo Anaya, entonces diputado y presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, y los exsenadores de la Comisión de Energía, Francisco García Cabeza de Vaca y Francisco Domínguez, hoy gobernadores de Tamaulipas y Querétaro, respectivamente.

En esos primeros nombres se centrarán las primeras acusaciones de Lozoya Austin y los tiempos en los que se armen expedientes o averiguaciones en contra de las personas que son imputadas por el exfuncionario dependen de la FGR que tiene, de entrada, el plazo de 6 meses que le otorgó el Juez Federal para armar bien la causa y las investigaciones sobre el caso Lozoya, tiempo en el que será la Fiscalía la que decida si gira citatorios u órdenes de presentación en contra de los nuevos acusados, a los que se podría llamar en cualquier momento a partir de que se determinen los posibles ilícitos y delitos en los que incurrieron por su participación en los actos denunciados.

En una segunda etapa, comentaron los allegados a la defensa, Lozoya Austin prepara la entrega de información alusiva a la forma en que se operó la compra de la Planta de Agronitrogenados y quienes participaron en esta operación fraudulenta por más de 500 millones de dólares. Además de aportar pruebas contundentes en contra del empresario Alonso Ancira, el exdirector de Pemex también planea revelar cuál era la participación del expresidente Carlos Salinas de Gortari en las decisiones que se tomaban en el gobierno de Peña Nieto, especialmente en la petrolera nacional. “Emilio va a documentar cómo personalmente Carlos Salinas le pidió y lo presionó para realizar acciones y tomar decisiones que tenían que ver con las asignaciones de Pemex y dará detalles de reuniones que tuvo con el expresidente, tanto en su casa de Camino a Santa Teresa como en sus oficinas alternas de Montes Urales, en las Lomas de Chapultepec, en las que se hablaba de contratos y negocios en Pemex. En otras ocasiones, también hablará de las reuniones que tuvo con Emiliano Salinas Ocelli, hijo mayor del expresidente, quien lo mandaba a tratar ‘asuntos’ con el director de Pemex”, comentó una de las fuentes cercanas a la defensa de Lozoya.

Algunas de esas pruebas son documentales, basadas en afirmaciones del exfuncionario, otras son con base en testimonios de personas que participaron como “enlaces” con los acusados por Emilio Lozoya y otras son con base en videos que grabó él mismo en sus oficinas y en las que aparecen algunos de los personajes a los que está acusando. Veremos cuánto tarda en armar expedientes, acusaciones y posibles órdenes de presentación la Fiscalía, pero está claro que el tiempo que le lleve empezar a acusar a personajes concretos en el “maxi-proceso” que derivará de los testimonios de Lozoya, más que tiempos jurídicos se basarán en los tiempos políticos, concretamente las elecciones del 2021.

NOTAS INDISCRETAS…

Otra ruptura estridente está ocurriendo en la 4T. Los comentarios del secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Toledo, causaron ayer tremenda conmoción en las redes sociales y en los medios, y llegaron ayer mismo hasta Sinaloa, donde se encontraba de gira, a oídos del presidente López Obrador que no debió tomar nada bien los duros juicios que hace el ambientalista e investigador experto en “agro-agricultura” al que él mismo invitó a formar parte de su gabinete. Los dichos de Toledo en una reunión interna de la Semarnat y que se filtraron ayer a los medios son demoledores en contra del proyecto político de López Obrador y la “transformación de la vida pública” histórica que pregona el Presidente. “La 4T, como tal, como un conjunto claro y acabado de objetivos no existe; por el contrario este gobierno de la 4T está lleno de contradicciones y éstas se expresan en luchas de poder al interior del gabinete”, dijo el integrante del mismo gabinete, quién luego dio ejemplos concretos de funcionarios y compañeros suyos del equipo presidencial que se dedican a defender “negocios y empresas” por encima del interés público de la protección del medio ambiente. Mencionó a Víctor Villalobos, de la SADER, que “está dedicada fundamentalmente a los agronegocios, está en contra de la agroecología y trata de imponer toda la visión que impera en el mundo con las grandes corporaciones”. Luego arremetió contra el jefe de la Oficina Presidencial: “Alfonso Romo ha adquirido enorme centralidad y poder dentro del gobierno, dado por el Presidente; es el operador principal para bloquear todo lo que sea en la línea de lo ambiental, de la transición energética. No vamos a poder transitar a la agroecología de manera libre porque el Presidente, la secretaría de Agricultura y el jefe de la Oficina de la Presidencia están en contra de todo eso…En el caso de la minería tenemos a la subsecretaría de Economía impulsando a la minería. Alfonso Romo me convocó a un desayuno con el dueño de Grupo México (Germán Larrea) para tratar también de convencerme de que fuéramos más accesiblesy digamos que no presionaramos mucho al Grupo México”. También se refirió a la cancelación de la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali y afirmó que “aquí tuvimos a favor de la cervecera a la Secretaría de Gobernación, que incluso el subsecretario de Gobernación (Ricardo Peralta) convocó a una reunión a 5 secretarías para convencernos de que apoyaramos a la cervecera, con el vicepresidente de la cervecera traído por el subsecretario”. Para rematar, el secretario del medio ambiente dijo que la Semarnat hace su esfuerzo “pero no estamos en un gobierno totalmente del lado nuestro, adentro hay contradicciones muy fuertes y no debemos idealizar la 4T, el gobierno es un gobierno de contradicciones brutales. Toda nuestra visión no está para nada en el resto del gabinete ni tampoco está para nada en la cabeza del Presidente”, se lamentó Víctor Toledo. La pregunta es qué hará el presidente López Obrador tras estos señalamientos tan duros y claros por parte de su secretario del Medio Ambiente. ¿Va a citarlo otra vez dentro de un par de días en Palacio como hizo con Javier Jiménez Espriú? O tomará una decisión tan fulminante como las demoledoras opiniones del señor Toledo que, obviamente está desencantado del proyecto denominado “la 4T”… Los dados mandan Serpiente doble. Caída libre.

[email protected] 

Comentarios