Erasmo, pero no precisamente de Rotterdam

Salvador García Soto

¿Qué tipo de asuntos tendrían que tratar como para hablar en un avión privado que no iba a ningún lado?

El diputado que preside la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en la Cámara de Diputados, Erasmo González Robledo, originario de Tamaulipas, es el eslabón que conecta al partido Morena, tanto a su dirigente nacional, Mario Delgado, como a varios políticos locales, entre ellos aspirantes de ese partido a la gubernatura, con el mundo delincuencial tamaulipeco. Aunque hasta ahora el legislador ha guardado silencio y ha bajado su perfil, su papel para entender cómo el partido de López Obrador se vinculó con personajes de dudosa reputación y obtuvo de ellos financiamiento ilegal, es clave.
 
Fue Erasmo, quien con su cercanía personal y familiar con los hermanos Carmona Angulo, introdujo a ambos empresarios en las cúpulas morenistas y los volvió sus financieros de campañas para que costearan las campañas del partido oficial en los comicios locales de 2021. Fue el mismo González Robledo quien presentó a Mario Delgado, líder nacional de Morena, con el empresario Sergio Carmona Angulo, asesinado el pasado 22 de noviembre en Monterrey y vinculado por la Fiscalía de Justicia de Tamaulipas con actividades de contrabando ilegal de gasolina desde Estados Unidos, mientras que la Unidad de Inteligencia Financiera los investigó también por lavado de dinero del narcotráfico.
 
El diputado que recientemente fue ratificado, por recomendación de Mario Delgado, como presidente de la citada Comisión de Presupuesto, que ocupó tanto en la pasada legislatura como en la actual, se volvió un cercanísimo operador y amigo del dirigente nacional morenista. Erasmo fue clave en los triunfos y el enorme avance que Morena logró en las elecciones del 6 de junio de este año en Tamaulipas, donde además de los distritos federales, en los que ganó 7 de 9, arrasó también en el Congreso local con 16 de los 22 distritos, y le ganó al PAN y al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca la mayoría de los municipios importantes del estado, tanto en el norte con Reynosa, Ciudad Victoria y Matamoros, como en el sur con Ciudad Madero y Altamira.
 
Parte fundamental para esos triunfos fue el dinero que los hermanos Carmona Angulo, especialmente Sergio, le inyectaron a las campañas de los candidatos morenistas, a las que Mario Delgado les dedicó especial atención con varias visitas al estado durante aquellos comicios, como la que realizó el 28 de mayo, justo el día en el que el propio líder morenista denunció con un video en sus redes sociales, que una camioneta con sujetos armados con armas largas le cerraron el paso al vehículo en el que viajaban él, la senadora Lupita Covarrubias y el mismo diputado Erasmo González.
 
Lo único que no dijo en aquel video Delgado, donde denunciaba la violencia en Tamaulipas y pedía ayuda de la Guardia Nacional, fue que la camioneta en la que viajaba le había sido prestada justo por el empresario Sergio Carmona Angulo, convertido en ese momento en el principal financiero de su partido en aquellas campañas.

LOS VUELOS DE MARIO Y ERASMO CON CARMONA 

Pero la relación tan cercana que fomentó Erasmo González entre Mario Delgado y Sergio Carmona no comenzó en las campañas de 2021. Ya en 2019 hay registros de ese vínculo estrecho, basado en el financiamiento que Carmona otorgaba al entonces líder de la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados y que a la postre sería electo dirigente nacional del partido oficialista en 2020.
 
De acuerdo con dos bitácoras de la Dirección General de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de las cuales tiene copia esta columna, Mario Delgado y Erasmo González volaron en al menos dos ocasiones con Sergio Carmona en un avión privado tipo Hawker 800 SP, con matrícula XB-PND. El primer vuelo se realizó el 3 de marzo de 2019 y tuvo una duración de 30 minutos, en los que los tres tripulantes, según la bitácora de vuelo, sobrevolaron el espacio aéreo de la Ciudad de México, saliendo del aeropuerto civil, pero sin ningún destino específico, en lo que se especula pudo tratarse de una reunión privada en el aire.
 
El segundo vuelo, de acuerdo con la bitácora oficial, tuvo lugar el 20 de marzo del mismo año con el mismo avión y en esa ocasión otra vez Delgado, Erasmo y Carmona volvieron a sobrevolar por el Valle de México, pero esa vez con duración de 1 hora con 10 minutos. ¿Qué tipo de asuntos tendrían que tratar el entonces líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, el diputado que ya entonces presidía la estratégica Comisión de Presupuesto y el empresario vinculado a contrabando ilegal de gasolina y lavado de dinero y asesinado dos años después en San Pedro Garza, como para esconderse y hablar a bordo de un avión privado que no iba a ningún lado?
 
De los asuntos privados que trataban esos tres personajes, dos de la política nacional y local y uno vinculado a actividades delincuenciales en Tamaulipas y Nuevo León, sólo este último ya no puede hablar, porque lo callaron de dos balazos mientras estaba sentado en una barbería sampetrina. Pero los otros dos tendrían mucho que hablar y explicar sobre los vínculos cada vez más “calientes” que está teniendo el partido gobernante con personajes que lo mismo se vinculan a actividades empresariales ilícitas que a Cárteles de la droga en varios estados de la República. ¿Cuándo empezará a hablar el diputado que tiene el mismo nombre que aquel filósofo y teólogo de la Edad Media del que hablara Umberto Eco en su novela El Nombre de la Rosa? Aquel Erasmo era de Rotterdam, este del sur de Tamaulipas.
 
NOTAS INDISCRETAS… Después del lleno del Zócalo, el pasado 1 de diciembre, al presidente lo han visto muy animado y con muy buen humor. Parece que, al final líder de masas, a López Obrador lo alimentaran el aplauso, los vítores y aclamaciones de la multitud. “Desde el 1 de diciembre lo hemos visto muy bien, con gran ánimo y de un excelente humor”, nos dijo esta semana una secretaria de Estado que todos los días ve al presidente. Está claro entonces por qué toda la estructura de Morena, tanto del partido como de sus gobernadores y alcaldes del Valle de México y de otras entidades, se volcaron para mandar camiones llenos de personas, en su mayoría de origen humilde y beneficiarios de los programas sociales. No hay un cálculo económico de cuánto costó toda esa “movilización social”, dirán los morenistas, o “vulgar acarreo”, según sus críticos, pero a juzgar por el buen ánimo y humor con el que han visto al presidente desde los días siguientes a aquel Zócalo lleno, parece que fue una inversión para inyectarle ánimos al gobernante y a su ego… Y tal vez por ese buen humor que trae, el presidente ayer le dedicó unas palabras más que elogiosas al secretario de Gobernación, Adán Augusto López, de quien dijo estar satisfecho con su trabajo. “Estoy muy contento con el trabajo del secretario de Gobernación, me ayuda mucho, y yo creo que también los gobernadores y las gobernadoras están satisfechas, porque resuelve. Y es callado, pero muy eficaz”, dijo el presidente sobre su amigo y paisano. Si ya antes de eso los futuristas y seguidores de la sucesión adelantada le veían a Adán Augusto patas de caballo negro para 2024, ahora le verán también la cola y las crines… Los dados cierran con Serpiente Doble. Semana densa.

Comentarios