El peritaje técnico sacudirá a la 4T

Salvador García Soto

ICA y Carso no están dispuestas a ser los “chivos expiatorios” de la tragedia de la Línea 12 del Metro

Como no podía ser de otra manera, el dictamen que contiene los peritajes técnicos sobre el colapso de la Línea 12 del Metro en Tláhuac, junto con el inicio de las averiguaciones penales contra los que resulten responsables a partir de esos peritajes, causará una implosión política que sacudirá a la clase política de la 4T. La conclusión principal de los estudios realizados por especialistas de la empresa noruega-alemana DNV a todo el proceso de construcción de esa obra, señala que la tragedia de las trabes que se derrumbaron provocando la caída del tren donde murieron 26 personas, es producto de una “falla estructural de origen”, atribuida 100% a las decisiones que tomaron en la construcción tanto los responsables de la obra como las compañías constructoras.

La sola filtración de ese dato, que circuló a lo largo de toda esta semana, como anticipo de lo que viene el próximo lunes, ya desató toda clase de tensiones, especulaciones y golpeteos entre los equipos del Palacio del Ayuntamiento y de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Y es que una fuente gubernamental aseguró que parte del peritaje técnico, que ya está en manos de la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México, para el armado de las denuncias penales que se darán a conocer la próxima semana, fue filtrado incluso a un importante periódico estadounidense con el objetivo de empezar a difundir lo que va a ser un golpe letal para el actual canciller Marcelo Ebrard, para quien fuera su secretario de Finanzas, Mario Delgado, y para las empresas constructoras de ICA y Carso Infraestructura.

Y es que, a querer o no, el tema va a golpear inevitablemente hacia adentro de la 4T y, aunque no se sabe aún a quiénes acusará la fiscal Ernestina Godoy por los delitos de homicidio culposo, lesiones y daño en propiedad, claramente un fallo técnico que culpe a la construcción como causa de la tragedia por una “falla estructural de origen” apunta hacia quienes fueron responsables de ejecutar y construir los proyectos de la obra, particularmente en los 12 kilómetros de tramo elevado de la Línea 12 que corre de Tláhuac hasta Atlalilco, y en esa categoría entran desde los funcionarios públicos responsables de la obra hasta las empresas privadas que ejecutaron la construcción.

Qué tan tensas estarán las cosas en la víspera de que se haga público el peritaje que las fuentes gubernamentales aseguran que, por instrucciones de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, sus operadores en este asunto, César Cravioto y José Merino, se reunieron con el ex director del Metro, Joel Ortega, quien les proporcionó información y documentos que buscan sustentar los señalamientos en contra de la administración de Ebrard y las decisiones que se tomaron en el diseño, proyecto y construcción de la Línea 12, así como en la compra de los trenes y el sistema de fricción  que se decidió utilizar de manera particular en esta línea, a diferencia del sistema de neumáticos que utilizan las otras 11 líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro. Según las fuentes, la conexión con Joel Ortega, para que éste diera información contra la gestión de Ebrard, se hizo a través del secretario de Gobierno, Alfonso Suárez del Real, quien se desempeñara como responsable de finanzas del Metro durante la gestión de Ortega.

Hicieron cambios al proyecto original

Entre lo que se adelante del dictamen técnico que se conocerá la próxima semana, se menciona como una de las causas de la tragedia los cambios que, a la hora de ejecutar la obra, se hicieron al proyecto estructural realizado por la empresa Riobóo, encargada del diseño de ingeniería del tramo elevado de la Línea 12. A pesar de que la empresa recomendó priorizar el uso de concreto por sobre el acero, en las juntas que unen las trabes se utilizaron uniones de acero que resultaron, según los peritajes, de una calidad menor a la necesaria con fallas incluso en la soldadura y en el grosor y tamaño de los tornillos que fueron utilizados en esas uniones, lo que habría provocado que las estructuras terminaran venciéndose al no soportar el peso de las trabes y los trenes, causando el colapso y la tragedia.

De confirmarse esa versión en el peritaje de la empresa noruega-alemana, la Fiscalía tendría que deslindar en sus investigaciones a quien tomó esa decisión de alterar el proyecto estructural original y quién autorizó y ejecutó esos cambios que terminaron causando el derrumbe de las trabes. Y aunque es muy posible que al final las responsabilidades penales terminen recayendo en directores y encargados de obra, tanto del gobierno como de las empresas privadas constructoras, el solo hecho de que se termine culpando a la construcción y a las fallas cometidas en ellas, golpeará directo al gabinete del presidente López Obrador y a uno de sus hombres más cercanos: el secretario de Relaciones Exteriores y entonces Jefe de Gobierno del DF cuando se realizó la Línea 12.

Ante ese escenario, tanto ICA como Carso ya se habían anticipado y desde hace semanas prepararon a su ejército de abogados y peritos para elaborar una estrategia de defensa, tanto jurídica como mediática, en caso de que se les pretenda imputar responsabilidades penales en las carpetas que abrirá la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México. Fuentes de las dos empresas nos dicen que no están dispuestas a ser los “chivos expiatorios” de esta tragedia ni a pagar por responsabilidades que nos les correspondan.

En fin, que si el derrumbe de la Línea 12, con su estela de muerte y dolor, golpeó duramente a la 4T y al gobierno de Claudia Sheinbaum en las recientes elecciones, con la derrota en 9 de las 16 delegaciones –aunque no en Tláhuac ni Iztapalapa porque ahí “los pobres entienden que esas cosas pasan”, AMLO dixit— el dictamen técnico y las investigaciones judiciales que se derivarán de esos peritajes, serán una segunda sacudida fuerte para el gobierno de López Obrador que impactará tanto a la clase política como al sector privado. Y será una sacudida tan fuerte que sus repercusiones llegarán hasta la sucesión presidencial del 2024.

NOTAS INDISCRETAS…

Si antes de las elecciones López Obrador le declaró la guerra a la clase media mexicana —esa que lo apoyó y le ayudó a completar esos 30 millones de votos de los que tanto se ufana en 2018—, ahora, pasadas las elecciones, después de que ese sector de la población le diera la espalda, el Presidente escribió el epitafio de ese romance que terminó en desencanto entre él y los votantes clasemedieros. Ayer en su conferencia mañanera, el mandatario remató sus desafortunados comentarios del pasado 18 de mayo cuando dijo que los mexicanos que tienen “de licenciatura para arriba y de clase media y alta” son los que más se creían las campañas en contra de su gobierno. Y ahora, a esos comentarios que le ganaron animadversión en las urnas, sumó también a los mexicanos que tienen una maestría o un doctorado como adversarios de su gobierno: “Un integrante de clase media, media alta, incluso con licenciatura, maestría, doctorado, está muy difícil de convencer porque es una actitud aspiracionista, triunfar a toda costa, salir adelante, muy egoísta. Pero eso sí van a misa todos los domingos y confiesan y comulgan para dejar el marcador en cero”. Con sus comentarios de ayer, donde censura la superación académica y los deseos de salir adelante como algo “egoísta y aspiracionista”, López Obrador deja muy claro que no le interesa recuperar el apoyo que alguna vez le dieron cerca de 15 millones de votantes que le hicieron ganar la presidencia, más allá de sus bases sociales clientelares e históricas. La ruptura es total y de ambos lados: de una parte, las clases medias, sobre todo las capitalinas, que en su momento creyeron en él, pasaron del desencanto a la preocupación y ahora al enojo en las urnas, y del otro lado, al Presidente de todos los mexicanos ya no le interesa saber ni apoyar a los que no encajen en el pérfil de pobreza que a él le gusta apoyar y hasta alimentar “como mascotas”…Dice el dicho que en política nada es casualidad y después de que Mario Delgado acudiera a San Luis Potosí para levantarle la mano a Ricardo Gallardo, el controvertido candidato del PVEM, a quien el líder morenista declaró “aliado” de la 4T, ayer se declaró virtual ganador a Gallardo, por una diferencia de casi 4 puntos, mientras que en el equipo del candidato aliancista, Octavio Pedroza, muchos empezaron a doblar las manos y a decir que ya no tienen nada que pelear, a pesar de que el candidato oficialmente no ha reconocido la derrota y había amenazado con impugnar los resultados. Y para que no queden dudas de cómo se armó todo el entramado potosino en el que Morena jugó con dos candidatos, pero sólo apoyó realmente a uno, ayer a López Obrador le preguntaron qué opinaba de las investigaciones que abrió la FGR en contra del PVEM por el pago monetario a influencers que promovieron el voto para ese partido durante los días de veda electoral, a lo que el Presidente, que habla de todo, pero más de lo que le conviene, respondió: “Yo de esas cosas mejor no opino”. Y así el verde Ricardo Gallardo, con antecedentes de haber estado en prisión por delincuencia organizada, y con dos denuncias de la UIF presentadas ante la Fiscalía General de la República por desvío de recursos públicos y lavado de dinero, pero con la venia del Palacio Nacional, se perfila ya como el nuevo gobernador, polémico y controvertido, pero gobernador del estado potosino…Hablando de San Luis, nos dice una fuente muy cercana que solo hubo dos miembros de su gabinete a los que el Presidente les pidió, personalmente, que hicieran campaña y buscaran las candidaturas a gobernadores de sus estados. El primero fue Esteban Moctezuma Barragán, quien después de analizarlo declinó la invitación y decidió no buscar ser candidato en San Luis, la tierra de su abuelo. Y el segundo fue Santiago Nieto, a quien el presidente mandó a hacer campaña en Querétaro con miras a hacerlo candidato de Morena y buscar pelear la única plaza donde el PAN le metió casi zapato al morenismo. Moctezuma hoy es el flamante y activo embajador de México en Washington. Y cada vez suena más fuerte que el poderoso y temido director de la UIF pronto podría también ser enviado a una representación diplomática…Los dados mandan Escalera doble. La semana salió redonda.  

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios