El negocio de los eventos presidenciales en la 4T

Salvador García Soto

Jaime Cárdenas señaló directamente al secretario particular del Presidente como el responsable de actos ilegales en la venta y subasta de lo decomisado a la delincuencia

La historia de una mujer oficinista, que pasó de ganar 2,800 pesos mensuales en un despacho de contadores, a convertirse en la contratista de los eventos de la Presidencia de la República que ha facturado 60 millones de pesos por la organización de distintos eventos, ceremonias y festejos en la administración de Andrés Manuel López Obrador, ilustra muy bien la forma subrepticia como se está manejando en el gobierno de la 4T el rubro de la contratación de empresas que proveen la logística y la organización de los eventos a los que acude el presidente. Yazmín Bolaños López, la misteriosa mujer que investigó la periodista Peniley Ramírez y que, sin ningún antecedente empresarial, aparece como una de las contratistas principales de los eventos presidenciales, es una más de las “prestanombres” que utilizan quienes manejan y operan este negocio en el actual gobierno.

Detrás de Yazmín y de sus contratos millonarios, entre los que aparece la ceremonia del Grito de Independencia de este 2020 y también la de 2019, está el nombre de Julio César González Hernández, dueño de una empresa denominada Lightec, y quien de acuerdo con fuentes directas de la Presidencia, se encarga de operar y ejecutar los contratos para la organización de distintos eventos de la Presidencia, que van desde la conferencia mañanera hasta las reuniones e informes del Presidente, incluidas las mencionadas ceremonias del Grito y los mensajes que ha dado López Obrador en el Zócalo con motivo de sus 100 días de gobierno, primero, y luego por el primer año de su triunfo electoral. Julio César no suele figurar en contratos porque para ello utiliza a personas que prestan su identidad y sus datos para figurar como los contratistas oficialmente y cobrar los pagos que, hasta por 60 millones, han obtenido en lo que va de la actual administración.

Julio César presume de “vínculos directos” con Palacio Nacional y hace alarde de sus conexiones al más alto nivel, incluso para resolver conflictos que ha tenido con sus vecinos en la colonia San Lorenzo Huipulco, en la alcaldía de Tlalpan, donde recientemente lo acusaron de construir de manera irregular una edificación que violaba los permisos de uso de suelo de la alcaldía. De acuerdo con una “tarjeta informativa” en poder de esta columna, proporcionada por los vecinos del señor González Hernández, en marzo de este año el susodicho comenzó una construcción irregular en un predio de la calle Unidad 25 bis, ahora nombrada calle Huixquilucan, en la citada colonia. Cuando los vecinos interpusieron una queja ante la alcaldía de Tlalpan con el folio SUAC-210320337872, por irregularidades en la construcción, la persona que se presentó ante ellos como dueño del predio y responsable de la construcción fue “el señor Julio César González Hernández. Y se ostenta como parte del equipo del Presidente López Obrador”, dicen los vecinos.

A pesar de tres denuncias presentadas ante las autoridades de Tlalpan y de que el director de Obras de la Alcaldía acudió a lugar para ratificar que la obra no tenía permiso ni de construcción ni de regulación, los vecinos narran en su tarjeta de este conflicto que ninguna autoridad se atrevió a clausurar la obra porque siempre que mandaban inspectores o patrullas al lugar, los arquitectos contratados por el dueño González Hernández los convencían de retirarse con el argumento de que “el dueño está arreglado con el Jefe”, por lo que nunca actuaron para sancionar las violaciones a los reglamentos de construcción.

La anécdota se cuenta para ilustrar el nivel de contactos de los que se ufana Julio César González Hernández, quien según las fuentes consultadas, trabaja directamente bajo las órdenes de Alejandro Esquer Verdugo, el secretario particular y hombre de todas las confianzas del presidente López Obrador. Según esas mismas fuentes de Palacio Nacional, Esquer ha sido encargado directamente por el presidente López Obrador de manejar la logística y organización de sus eventos, no sólo ahora como presidente de la República, sino desde el año 2006 cuando fungió por primera vez como su particular en la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal.

El funcionario sonorense, que conoció a López Obrador a través del ingeniero Cuauthtémoc Cárdenas, ha manejado la organización de los eventos de López Obrador en sus tres campañas presidenciales y lo sigue haciendo, a través de sus operadores como González Hernández en la actual administración. No sólo eso, Esquer y su grupo de operadores también manejan la mayoría de las campañas de los candidatos de Morena en el país, a quienes proveen los servicios de templetes, sonido, sillería, mamparas, pantallas y demás insumos para la realización de mítines y reuniones.

Sin embargo, según las fuentes consultadas, el dinero que está detrás de este negocio no necesariamente termina en manos de Alejandro Esquer, sino que presumen que parte de esos fondos son utilizados para actividades proselitistas y de promoción de la 4T. Esquer, aclaran, es un hombre que cuenta con toda la confianza y cercanía con el presidente López Obrador que le ha conferido, más allá del manejo de su agenda y sus asuntos oficiales, una calidad de operador político de plena confianza al que lo mismo le encarga los asuntos de Morena y la relación con el partido, que los manejos de los recursos y subastas en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, en el que recientemente su exdirector Jaime Cárdenas señaló directamente al secretario particular del Presidente como el responsable de las peticiones y presiones para que se cometieran actos ilegales en la venta y subasta de los recursos decomisados a la delincuencia y la corrupción.

Así que, aunque los costos y los precios de los eventos del Presidente en el actual gobierno de la 4T han disminuido notablemente, si se comparan con las tarifas que cobraban en el sexenio anterior la empresa Actidea, que tenía la exclusividad de los eventos del gobierno de Peña Nieto bajo un acuerdo con la familia de la primera dama Angelica Rivera, la realidad es que no deja de haber un jugoso negocio de millones de pesos con cargo al erario público detrás de esta actividad. La poca transparencia con que se manejan estos contratos, que en su mayoría se han otorgado sin licitación y por asignación directa en los casi dos años del gobierno lopezobradorista, confirman que en ese rubro no cambiaron mucho las cosas, pues al igual que sus antecesores, López Obrador entregó estos contratos a personas de su círculo cercano que han incurrido en las mismas prácticas del uso de “prestanombres” y empresas fachada para ocultar a los beneficiarios reales de los pagos millonarios por los eventos presidenciales.

NOTAS INDISCRETAS…


Vaya mensaje el que mandó ayer el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, sobre el polémico tratado de aguas entre México y Estados Unidos. En un foro de la Concamín, el embajador Landau dijo que “esperamos que nuestros socios cumplan con sus obligaciones como nosotros lo hemos hecho. Espero que México cumpla con sus obligaciones y entregue el agua pactada”. Y es que el llamado del representante de la Casa Blanca llega justo cuando el conflicto del agua en Chihuahua se recrudece y los agricultores mantienen tomada la Presa “La Boquilla”, de donde el gobierno federal y la Conagua no han podido tomar los millones de metros cúbicos que aún debe pagar México al gobierno estadounidense. O sea que lo que el embajador Landau quiso decir, en su ya muy buen dominio del lenguaje mexicano fue: “resuelve tus conflictos y paga lo que debes”…A propósito de Estados Unidos, aunque el primer debate entre Donald Trump y Joe Biden fue muy accidentado y algo caótico, las expresiones y el lenguaje no verbal que comunicaron cada uno de los candidatos favoreció sin duda a Biden que se vio siempre mucho más relajado y hasta sonriente, por momentos incluso con risas burlonas, mientras Trump lució con el rostro endurecido, enojado y acosado por los dos temas que se le atoraron tanto en las preguntas del moderador Chris Wallace como en los cuestionamientos puntillosos de su contrincante: las fallas en el manejo de la pandemia de Covid en EU y sus 200 mil muertos, por un lado, y por el otro sus cuestionados pagos de impuestos por 750 dólares en 2017. Veremos qué dicen los sondeos de opinión y los analistas de Washington, pero parece que este primer debate no fue el mejor arranque para el presidente Trump que arranca en desventaja…Los movimientos y equilibrios en la Suprema Corte en vísperas de la votación sobre la Consulta para Enjuiciar a los Ex presidentes, propuesta por el presidente López Obrador, apuntan a que no está aún definida una mayoría ni a favor ni en contra de la propuesta presidencial. Según fuentes internas, se han formado tres bloques con miras a la votación de mañana: el bloque 4T, que iría por la validación constitucional de la consulta, en el que ubican al ministro presidente Arturo Zaldívar, a las ministras Yasmín Esquivel Mossa y Norma Piña, además del ministro Juan Luis Alcántara; el bloque por la inconstitucionalidad en donde votarían el ponente Luis María Aguilar, el ministro Alberto Pérez Dayán, el ministro Jorge Pardo y el ministro Alfredo Gutiérrez Ortíz Mena; y finalmente está el bloque de los que estarían en duda si van a favor o en contra, basados en sus recientes votos en asuntos favorables a la 4T y ahí ubican al ministro Fernando Franco Salas, a la ministra Margarita Ríos Farjat y al ministro Javier Laynes Potisek. Veremos pues si la consulta va o no va y cómo se definen los votos indecisos de último momento…A propósito de votos, el viernes, en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los magistrados electorales votarán las impugnaciones de México Libre, el partido de Margarita Zavala y Felipe Calderón. De la mayoría de votos de los 7 ministros depende si el expresidente Calderón y todos los que apoyan su nueva fuerza política tendrán cabida en las elecciones de 2021 o si de plano se confirman los criterios de los consejeros del INE que cuestionaron la falta de identificación en sus donaciones financieras; entonces al calderonismo le estarán diciendo en el Tribunal: “Hasta la vista, baby”…Los dados mandan Capicúa. Repetimos.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios