Aprueban el remdesivir, que recibieron AMLO y Gatell

Salvador García Soto

La autorización tardó demasiado de manera inexplicable. De haberlo aprobado antes, se habría logrado un impacto importante en la pandemia en el país

Puede que sea una casualidad, pero poco más de una semana después de que se manejara la versión no desmentida de que el subsecretario Hugo López-Gatell fue tratado contra el Covid19 con remdesivir, durante su internamiento en la Unidad Temporal de la Ciudad de México del Centro Citibanamex, el viernes pasado la Cofepris por fin autorizó el uso de ese fármaco en México que desde mayo de 2020 ya había autorizado la FDA de Estados Unidos, y con el cual trataron en su momento al presidente Donald Trump de Estados Unidos y también se le proporcionó al presidente Andrés Manuel López Obrador en enero pasado.

El efectivo tratamiento contra el virus SARS-CoV2 no se había autorizado en México porque durante meses las autoridades de Salud, paradójicamente el propio López-Gatell, mostraban une enorme resistencia a permitir su uso, pese a las experiencias internacionales y a protocolos e investigaciones que ya habían demostrado, en los hechos, la efectividad del remdesivir para tratar y curar a pacientes de la enfermedad de la Covid en un tiempo récord de entre 3 y 5 días. “No hay suficiente evidencia para aprobar el uso del remdesivir como tratamiento de Covid19 en México”, declaró en varias ocasiones el subsecretario encargado de la pandemia en el país.

Tal vez su negativa cambió cuando, como muy pocos privilegiados en México, el doctor López-Gatell recibió en el mencionado hospital Covid un tratamiento a base de oxígeno suplementario, remdesivir y terapia con antiinflamatorios, de acuerdo con testimonios de médicos de la Unidad Temporal Citibanamex que confirmaron a esta columna lo que primero negaron rotundamente las autoridades de Salud en las conferencias de prensa vespertinas y luego, ante la insistencia de la prensa, se negaron a hablar sobre el tratamiento que recibió el subsecretario por una supuesta “confidencialidad”.

Lo cierto es que López-Gatell, al igual que el presidente López Obrador y en su momento el propio Donald Trump, tuvieron una recuperación rápida y sorprendente. Y es que desde el 5 de noviembre de 2020 la revista New England Journal of Medicine, líder en investigación clínica y científica, publicó los resultados de un protocolo clínico sobre el uso del remdesivir en pacientes hospitalizados que requieren oxígeno suplementario (leves) que tuvo los siguientes beneficios: 1. Recuperación más rápida (promedio de 10 días con remdesivir vs. 15 días con placebo, esto es 5 días menos de estancia hospitalaria. 2. Menos mortalidad (4% en pacientes con remdesivir vs. 12% en pacientes con placebo, esto es una disminución de 8.7%).

En el citado protocolo participaron instituciones académicas y de investigación clínica de Estados Unidos, Dinamarca, Reino Unido, Grecia, Alemania, Corea, España, Japón, Singapur y México. El estudio médico fue aprobado y encabezado por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciones de EU. La FDA ya había aprobado el 1 de mayo el uso de emergencia del remdesivir para pacientes hospitalizados severos; luego el 28 de agosto del mismo año amplió su uso, dentro del marco de emergencia, a pacientes leves y moderados a partir de la evidencia científica disponible en ese momento, y finalmente el 22 de octubre del 2020, la misma FDA aprobó el remdesivir para toda la población adulta y para pacientes pediátricos con un peso mayor o igual a 40 kg. Se convirtió así en el primer medicamento aprobado para el tratamiento de Covid19.

Hasta el viernes que la Cofepris anunció su autorización para ser utilizado contra el Covid19, el remdesivir solo era usado en un protocolo de investigación en la Ciudad de México, donde también se usaron baricitinib y dexametasona, para evaluar su comportamiento en los mexicanos. En ese protocolo se trataron a 1,666 pacientes de instituciones como el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, de la Unidad Temporal Citibanamex (donde estuvo López-Gatell), el Hospital General Ajusco Medio y el Hospital General Enrique Cabrera.

Aunque la Cofepris especifica en un comunicado que el fármaco sólo puede ser utilizado por indicación terapéutica y recetado por un médico, lo cierto es que la autorización para el uso en México se tardó demasiado de manera inexplicable. De haberlo aprobado antes para uso de emergencia, a partir del 1 de septiembre de 2020, por ejemplo, en línea con la FDA que lo autorizó el 28 de agosto de ese año, se habría logrado un impacto importante en la pandemia en el país.

Un modelo de proyección epidemiológica realizado por expertos, en los datos oficiales y en la evidencia científica publicada, indica que tan sólo en el periodo comprendido entre el 1 de septiembre de 2020 al 28 de febrero de 2021, se habrían evitado 19,635 defunciones por Covid19, al pasar de los 96, 409 hospitalizados oficialmente, a 76,774 (34.2% en ese periodo). Reducción de 1,122,425 días-cama en un hospital, como resultado de la recuperación más rápida de 5 días de estancia hospitalaria en promedio por paciente. Esta reducción de estancia por paciente hubiera incrementado la disponibilidad de camas para atender a otros pacientes Covid19 que requerían atención, sobre todo entre diciembre de 2020 y enero de este 2021 cuando se tuvo a tope la ocupación.

Dicen, con razón, que el hubiera no existe, pero innegablemente que la tardanza en la aprobación del uso de remdesivir en México para pacientes Covid, es una más de las fallas que han tenido las autoridades sanitarias federales del país en el manejo de esta pandemia. Porque, ¿qué hubiera pasado si al presidente López Obrador y a Hugo López-Gatell no les hubieran dado tratamiento con remdesivir?

NOTAS INDISCRETAS…

La muerte trágica y sorpresiva del perredista Leonel Luna ocurre justo en vísperas de que inicien las campañas en la Ciudad de México y en Álvaro Obregón, donde fue delegado y se convirtió en una especie de cacique y jefe político que hasta antes de su muerte seguía moviendo sus tentáculos en esa influyente alcaldía. De hecho, Luna logró que lo metieran a las listas plurinominales de la alianza PAN-PRI-PRD de último momento y su diputación eliminó nada menos que a Roberto Gil Zuarth, un influyente panista que hoy aparece vinculado a los escándalos del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. Pero no sólo eso, el difunto Leonel era tan hábil que, ante la posibilidad de que gane Morena en Álvaro Obregón, logró incluso influir en la designación del candidato de Morena a alcalde, Eduardo Santillán, quien, si bien es cercano a René Bejarano, tenía también con Luna una muy cercana relación política. Es decir, que si la muerte no lo sorprende como lo hizo la madrugada de ayer domingo en un trágico accidente automovilístico en Río Churubusco, Leonel Luna hubiera seguido siendo un político con poder y con mucho dinero, todo el que hizo cuando fue delegado, dos veces, en Álvaro Obregón. QEPD… Tras la postulación nada sorpresiva de Félix Salgado Macedonio y el discurso cínico con el que inició su campaña el candidato a gobernador de Guerrero, Morena no sólo queda como un partido que apoya a presuntos violadores y agresores sexuales, sino que además ahora también se vincula a personajes morenistas con la cuestionable secta NXIVM, que dirigió el estadunidense Keith Raniere, hoy preso y sentenciado a 120 años de prisión por tráfico sexual, y que en México representaba Emiliano Salinas Occelli. Resulta que además del dirigente nacional, Mario Delgado, quien ya reconoció haber tomado los cursos de superación de NXIVM que se impartían en México, ahora sale a relucir el nombre de la diputada morenista por Tampico, Olga Sosa, a quien acusan también de haber sido parte de la secta estadounidense en 2010. El tema revivió porque en 2019 un grupo de mujeres del sur de Tamaulipas, agrupadas en distintas organizaciones civiles, mandaron una carta al Congreso de Tamaulipas para pedir la destitución de la diputada Olga Sosa, de Morena, por estar vinculada a NXIVM. Así que, entre el caso de Salgado Macedonio y la participación de destacados morenistas en los cursos de una secta de esclavas sexuales, donde una de las materias más impartidas era un “curso introductorio a la autogratificación estimulante”, se ve que el partido oficial anda demasiado sexualizado, pero también vinculado a la violencia sexual…Los dados mandan Doble Escalera. La semana promete.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios