¿AMLO va con los duros o con los moderados?

Salvador García Soto

En la decisión que se tome este fin de semana para la dirigencia de Morena, además del control del partido y de la sucesión presidencial, hay una definición fundamental para el proyecto de gobierno de Andrés Manuel López Obrador y para el futuro del país: el resultado de las tres encuestas que concluyen hoy marcarán el rumbo que tomarán la llamada “Cuarta Transformación” en los próximos tres años y en el relevo de poder en 2024 y por cuál de los dos bloques que están en una pugna ya inocultable, se decanta el Presidente: si López Obrador entrega su proyecto político a los grupos más duros y radicales de la izquierda o si apuesta por los sectores más moderados y liberales de su gabinete. La decisión que tome el mandatario definirá, en mucho, el futuro inmediato del país y de la administración lopezobradorista.

Aunque el ejercicio está en manos del INE y de las tres encuestadoras contratadas, al interior del propio gabinete se asegura que ya hay una definición tomada en Palacio Nacional y que la apuesta presidencial está en el triunfo de Porfirio Muñoz Ledo, no tanto por el experimentado político de la izquierda, sino por los grupos y personajes que están detrás de su candidatura, desde la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, hasta la nomenklatura de Morena controlada por Bertha Luján y por figuras visibles y no tan visibles en el partido y el gabinete, desde el chavista y bolivariano Héctor Díaz Polanco; el exvocero y actual coordinador de Política y Gobierno, César Yáñez; el coordinador de Programas de Gobierno, Gabriel García Hernández, hasta el productor e ideólogo de la 4T, Epigmenio Ibarra, entre otros.

Si este fin de semana se confirma con el anuncio del INE la presidencia de Muñoz Ledo en Morena, entonces el mensaje sería doble: primero, que López Obrador no quiso dejar correr y le metió freno a su poderoso canciller Marcelo Ebrard, al tiempo que favorece y apuntala las aspiraciones de Claudia Sheinbaum; y segundo, que con su decisión también orienta lo que resta de su proyecto y su propia sucesión hacia los sectores más duros de la izquierda radical que tendrá cada vez mayor preminencia en su administración en detrimento de las voces más moderadas y técnicas de este gobierno.

Esa sería sin duda una lectura del posible resultado, aunque también voces cercanas al secretario de Relaciones Exteriores insisten en que Marcelo Ebrard, si bien tiene un vínculo innegable con su exsecretario de Finanzas, Mario Delgado, no está ni jugando a la sucesión ni buscando controlar Morena. “Falta mucho para el 2024 y la candidatura de Delgado no fue promovida por el canciller, sino por el propio Presidente. La definición que se tome en el partido no afectará en nada el trabajo y las funciones que cumple el secretario Ebrard en el gabinete y en el manejo de la política exterior de este gobierno”, comentó un cercano colaborador del canciller que insiste en que en el edificio de la SRE “estamos tranquilos y no hay prisas ni nerviosismo por lo que suceda en Morena”.

Veremos cómo viene el resultado de las tres encuestas en Morena y si se confirma la que dicen fue la apuesta de López Obrador, con todos los mensajes y repercusiones que eso tendría para el proyecto de la 4T, para el rumbo del país y para una sucesión, que aunque se ve todavía muy lejana, tendrá sin duda un avance importante en la decisión de quién se queda con el control de Morena.

NOTAS INDISCRETAS…

Mientras el Palacio de San Lázaro se convertía la noche del martes en una arena de lucha libre, con los jaloneos, patadas y golpes entre los diputados morenistas y los legisladores de oposición en medio del complicado debate por la eliminación de los fideicomisos, ayer en el Senado las legisladoras del PAN montaron un circo, con todo y globos, para protestar por la aprobación de la Consulta Popular sobre los expresidentes a la que quisieron comparar con un espectáculo circense, pero sin muchos argumentos. La senadora panista Kenia López Rabadán subió a la tribuna con un racimo de globos de colores en la mano y hasta se puso a aplaudir para descalificar la consulta, después de que su compañera de bancada, Xóchitl Gálvez subió con un cesto lleno de mandarinas. El performance le salió muy bien a López Rabadán, pero lo malo fue que se concentró más en el espectáculo y las maromas circenses, que en los argumentos para explicar por qué se oponen al ejercicio de consulta que fue legitimado por la Suprema Corte de Justicia. En fin, que en nuestro parlamento a veces pueden más los golpes y los performances de los legisladores que los argumentos para un debate de altura sobre los asuntos públicos y legislativos… A propósito de senadores, en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde este viernes se definen las impugnaciones de las organizaciones a las que el INE les negó registro como partidos políticos, las presiones están a la orden del día. No sólo en el caso del partido México Libre, donde se acusa que los operadores del calderonismo están cabildeando con todo para lograr un fallo a favor del partido del matrimonio Zavala-Calderón, sino también en el caso de Fuerza Social por México, el partido que formó el líder sindicalista Pedro Haces. En ese caso, según comentan fuentes del Tribunal, las presiones han llegado desde el propio Senado de la República, concretamente, dicen, de la oficina del senador Ricardo Monreal, quien apoya a su amigo y compadre el dirigente de la CATEM. El interés de Monreal por el nuevo partido tendría que ver con la posibilidad de que el zacatecano tenga una plataforma propia en caso de que su proyecto para ser candidato presidencial por Morena no se concrete, como ya le ocurrió en el 2018, donde a pesar de que era el mejor evaluado en las encuestas, le aplicaron el “dedazo” de ya saben quién que favoreció a Claudia Sheinbaum. En fin que, aunque el tema de Fuerza Social por México se define hasta la próxima semana, en el Senado se suspendió la dictaminación de la Reforma del Poder Judicial que firmaron el presidente López Obrador y el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, el pasado 12 de febrero. ¿Será pura coincidencia que hayan detenido la revisión de la reforma judicial que le interesa a los integrantes de ese poder, o será que, como piensan en el Tribunal, les están mandando mensajes sobre sus futuras resoluciones?...En medio de la consumación de la que fue una orden tajante del presidente López Obrador, de eliminar los 109 fondos y fideicomisos que le darán al gobierno recursos extraordinarios por 68 mil millones de pesos, en la bancada de Morena hubo solo algunas voces que no dudaron en decir lo que pensaban sobre esta polémica decisión que afectará los recursos de actividades esenciales para los mexicanos como la ciencia, el cine, el deporte y la atención de desastres naturales, entre otros. Una de esas voces fue la del deportista Erick “el Terrible” Morales, quien logró que se incluyera, de último momento, una adición a la ley que rige la Comisión Nacional del Deporte, para que la misma cantidad de recursos que recibían los deportistas de alto rendimiento del país a través de desaparecido Fodepar, fueran ahora, por ley, entregados por la CONADE a los deportistas. La adición hizo que, al menos en el caso del deporte de alto rendimiento, la entrega de recursos no sea sólo una promesa presidencial vaga sino una obligación que por ley tendrá que cumplir Ana Gabriela Guevara. La otra voz crítica en Morena la alzó el diputado Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura, quien desde la tribuna dijo apoyar la propuesta del Presidente para poner “un punto final al uso discrecional de los recursos públicos y fin a los actos de corrupción en el manejo de los mismos”, pero también dijo claramente que “algunos fideicomisos sí cumplían su objetivo y daban resultados tangibles, como el caso del Fidecine”. Mayer habló de la “enorme incertidumbre” que vive la comunidad cinematográfica mexicana y recordó que es obligación del Estado mexicano apoyar al cine, que es una actividad que da identidad y funge como embajador de la cultura nacional. Mencionó como logros del Fidecine el desarrollo del trabajo de directores como Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Michel Franco, y las 629 películas y producciones apoyadas por Fidecine. Sergio Mayer propuso también que los mismos recursos financieros que le quitaron al Fidecine, le sean asignados a la industria cinematográfica en el Presupuesto Federal y que se les entreguen los apoyos de manera directa, para garantizar que se mantenga el apoyo y se cumpla la palabra que los diputados, como Mario Delgado y él mismo, comprometieron con la comunidad cinematográfica. Finalmente el diputado morenista dijo que en el caso de la eliminación de fideicomisos y fondos que sí funcionaban bien y de manera transparente, como el Fidecine, “estamos ganando, pero al mismo tiempo estamos perdiendo”…Los dados mandan Serpiente Doble. Siguen los malos tiros.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios