AMLO divide y desfonda al PRI

Salvador García Soto

López Obrador busca enterrar al viejo sistema e instaurar un nuevo sistema político con reminiscencias de su pasado priista

Si como dice el dicho “para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo”, el presidente López Obrador se ha propuesto sin duda acabar y desfondar a su partido original, el PRI, y parece que lo está logrando. Si en las elecciones presidenciales de 2018 comenzó una estrategia para cooptar y robarse a las bases y a los cuadros de tierra del PRI en estados y municipios, con lo que les robó millones de votantes y estructuras clientelares que se pasaron a Morena, ahora el presidente quiere romper, dividir y confrontar a las cúpulas priistas y lo hace cooptando y comprando con cargos y embajadas a la columna vertebral de la vieja maquinaria priista: los gobernadores.

Las invitaciones del presidente a exmandatarios del PRI en los estados, para que se vayan de cónsules o embajadores al extranjero, cumplen un doble propósito: por un lado pagan la docilidad y sumisión con la que esos gobernadores dejaron avanzar la ola morenista en los estados —donde si bien no entregaron la plaza porque ya estaba perdida sí se rindieron antes de tiempo y facilitaron así el avance del partido oficial—, y como segundo objetivo, logran ahondar no sólo la división ya existente en el priismo, sino también la percepción de que ese partido se está desfondando y que sus dirigentes y líderes apoyan a su gobierno. Y al debilitar al PRI también debilita el efecto de su alianza con el PAN y el PRD

La mejor prueba de que el presidente lo está consiguiendo son las reacciones que generaron los recientes nombramientos de la sonorense Claudia Pavlovich y del campechano Carlos Aysa, como cónsul y embajador, respectivamente. La amenaza de Alejandro Moreno de expulsarlos del PRI, tal como lo hizo con Quirino Ordaz que fue el primer priista en subirse al barco de la 4T, confirmó que los tiros desde Palacio Nacional están dando en el blanco.

Los priistas de la cúpula están cayendo redonditos en el juego del presidente. No sólo los que aceptan el exilio dorado de la diplomacia como pago político o dádiva generosa, sino también los que linchan a éstos y los acusan de “traidores” cuando muchos de ellos no resistirían un cañonazo diplomático. El martes, desde su cuenta de Twitter, el excandidato presidencial Roberto Madrazo se fue con todo en contra del dirigente nacional Alejandro Moreno y de sus propios correligionarios que buscan el cobijo de la 4T.

“Alito Moreno ¿te molestas porque Claudia Pavlovich y Carlos Aysa hayan pactado con Morena o porque lo hicieron antes que tú? Muchos priistas se venden a Morena por miedo a que los investiguen así como tú en su momento insinuaste que apoyarías la reforma eléctrica de AMLO”, dijo el político tabasqueño que financia el sitio Latinus.

Más mesurado, pero también directo en sus acusaciones de “traición” a los nuevos embajadores y a la cónsul, el líder priista en el Senado, Miguel Ángel Osorio Chong, se metió a la polémica también desde su Twitter: “Hay priistas muy comprometidos que trabajan para que otros tengan la oportunidad de llegar a un espacio público; por ello, los priistas no deben aceptar cargos de gobiernos de una extracción distinta y menos después de un resultado adverso, pues traicionan a la militancia”.

En los casi 33 años que tengo en el periodismo, habiendo cubierto durante mucho tiempo la fuente política y particularmente la del PRI nacional, no conocí a ningún priista que fuera ingenuo, si acaso a algunos bien intencionados, otros perversos, pero la mayoría de ellos colmilludos y avezados en la política. Por eso, está claro que, al seguirle el juego a López Obrador, que claramente se ha propuesto enterrar al viejo partido en el que se formó políticamente, para dar paso a un nuevo partido de Estado, ahora en su versión de Morena, los integrantes de la cúpula tricolor son muy conscientes del efecto que esto tendrá en el futuro, cada vez más incierto, de su instituto político.
Para que lo nuevo nazca, lo viejo debe terminar de morir, porque mientras eso no sucede hay un claroscuro, decía Gramsci. Y si algo se ha propuesto Andrés Manuel López Obrador, en su afán primordial de buscar la trascendencia histórica, es terminar de enterrar al viejo sistema para instaurar su propia versión de un nuevo sistema político que gobierne por décadas, aunque claramente su sistema tenga fuertes reminiscencias de su pasado priista.

Alguna vez dijimos en esta columna que los priistas estaban en la encrucijada de sobrevivir y levantar a su partido político de la mínima expresión a la que fueron reducidos desde 2018 y en estos primeros tres años del sexenio o se alineaban al proyecto de un hombre con el que además tienen afinidades y hasta cierta admiración política. Hoy, con los coqueteos priistas a favor de la Reforma Eléctrica, con la fila que se forma para aceptar un “hueso” diplomático o del que sea y, sobre todo con su profunda división interna y su incapacidad de resolverla, parece claro que los priistas ya se definieron.

NOTAS INDISCRETAS

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos halló responsable y sentenció al Estado mexicano por “graves falencias en la investigación de la muerte de la defensora de #DDHH, Digna Ochoa y Plácido ocurrida el 19 de octubre de 2001”, un caso que por cierto ocurrió durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno del DF. La investigación —a cargo entonces del procurador capitalino Bernardo Bátiz— estuvo sesgada, desde el principio, por la aplicación de estereotipos de género, donde se apelaba a aspectos íntimos y personales de la defensora, todo ello con el fin de cuestionar su credibilidad (…) con lo que se afectó su derecho a la honra y dignidad de la defensora”. En su momento, la procuraduría capitalina concluyó que la muerte de Digna Ochoa fue un “suicidio” y ayer la CIDH afirma que se trató de un asesinato que se inscribió en el contexto de amenazas reiteradas a la labor de la defensora de derechos humanos, por lo que, en su sentencia, la Comisión ordena diversas medidas de reparación, entre ellas, “promover y continuar con las investigaciones que sean necesarias para determinar las circunstancias de la muerte de la señora Digna Ochoa y, en su caso, juzgar y eventualmente sancionar a la persona o personas responsables de su muerte”. También ordenan al Estado mexicano realizar un acto público de “reconocimiento de responsabilidad internacional”, crear un reconocimiento de derechos humanos que lleve el nombre de Ochoa Plácido y poner también el nombre de la defensora a una calle de la Ciudad de México y de su municipio de origen, en Misantla, Veracruz. Por cierto, en su momento, cuando se emitió la conclusión del caso Digna en el gobierno de López Obrador, el entonces ombudsman capitalino, Emilio Álvarez Icaza, hoy senador independiente y repudiado por el Presidente y sus seguidores, emitió una recomendación de la entonces CDHDF que era contraria a la versión de “suicidio” de la procuraduría capitalina. La pregunta es si justo ahora que López Obrador es presidente y el doctor Bernardo Bátiz consejero de la Judicatura ¿atenderán y cumplirán la sentencia de la CIDH que es, por cierto, inatacable o se la pasarán por salva sea la parte?... Hablando de pasarse las promesas por el arco del triunfo, ayer por la tarde se publicó en el DOF en su edición vespertina, el Decreto presidencial por el cual se ordena la regularización de autos usados de procedencia extranjera. El decreto como tal no sorprende porque ya lo había anticipado el Presidente desde octubre del año pasado, pero lo que sí sorprendió y molestó a los empresarios y dirigentes de la industria automotriz, sobre todo a los distribuidores de autos nuevos en México, fue que López Obrador se había comprometido con ellos a que, antes de publicar la versión final, convocaría a una reunión a las asociaciones de distribuidores de autos en el país para que opinaran y participaran en la redacción final del decreto, con el objetivo, les dijo el Presidente a los dirigentes empresariales, “para que saliera menos afectada la industria automotriz”. El compromiso era que honrarían la palabra presidencial, pero por lo que se ve pueden más los votos que ganarán con este decreto, sobre todo en las zonas fronterizas y en el norte del país… Los dados mandan Doble Escalera. La semana se compone.  

El Universal

Newsletter Opinión

Elegimos las columnas y artículos indispensables para arrancar el día

Al registrarme acepto los términos y condiciones

Comentarios