CFE y la subcontratación

Salvador Ferrer Ramírez

El 23 de abril del año en curso se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto mediante el cual se reforman diversas disposiciones referentes a la Ley Federal del Trabajo. Particularmente, respecto a la subcontratación se establece:

Artículo 13.- “Se permite la subcontratación de servicios especializados o de ejecución de obras especializadas que no formen parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante de la beneficiaria de estos, siempre que el contratista esté registrado en el padrón público a que se refiere el artículo 15 de esta Ley.” (El subrayado es nuestro).

(https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5616745&fecha=23/04/2021

Del texto publicado se desprende de inmediato, y sin dar lugar a ninguna otra interpretación, que la subcontratación queda permitida, siempre y cuando no forme parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante de su beneficiaria.

El caso de la CFE

Hay cuatro áreas sustantivas en la referente a la producción de electricidad, a saber: generación, transmisión, distribución y comercialización. Son cuatro fases por las que necesariamente pasa el proceso productivo de la energía eléctrica. Se abarca desde el lugar donde se genera, hasta el sitio donde habrá de consumirse. Las cuatro fases son un solo y único proceso que permite entregar electricidad a la industria, agricultura, comercio, servicios diversos y hogares. Ninguna de estas actividades se puede, con la nueva ley, subcontratar. Es decir, son actividades económicas preponderantes que forman parte de la razón social de la empresa.

Pues bien, el oficio de la Unidad de Transparencia de la propia CFE UT/SAIP/0283/21, documenta que hay empresas nacionales y extranjeras; que, a la luz de la nueva ley, tendrían que dejar de ser subcontratadas por las labores que desempeñan. ¿Qué empresas son estas? Por extensión de este artículo, tomo al azar solo unas cuantas como muestra:

Nacionales:

CABLES SUBTERRÁNEOS, S.A. DE C.V., CABLES SUBTERRÁNEOS DE MÉXICO S.A. DE C.V., SISTEMAS ELECTRO-SUBTERRÁNEOS, S.A. DE C.V., CABLESUB DEL CENTRO, S.A. DE C.V., IUSA MEDICIÓN, S.A. DE C.V., REDES AÉREO SUBTARRÁNEAS INDUSTRIALES Y RESIDENCIALES S.A. DE CV., INGENIERÍA INSTALACIONES ELÉCTRICAS ESP. Y CONST. S.A. DE C.V.,

Extranjeras:

MITSUBISHI ELECTRIC DE MÉXICO, S.A. DE C.V., ENL REN ENERGI, S.A. DE C.V., GTD ELEKTROTECHNIK, S.A. DE C.V., ELEKTRISCHE BAUHERREN, S.A. DE C.V., SCHNEIDER ELECTRIC MEXICO, S.A. DE C.V., COOPER POWER SYSTEMS LLC, WIRELESS ENERGY, S.A. DE C.V., POWER ELECTRICAL CORPORATION, SA. DE C.V., ELEKTRISCHE BAUHERREN, S.A. DE C.V., etc.

La lista es larguísima son empresas que reporta el propio oficio de la CFE y que han venido siendo subcontratadas durante los últimos 11 años para dar el servicio preponderante que le correspondía a la extinta Luz y Fuerza en la zona centro del país y que debería estar realizando la CFE, pues es su objeto social. ¿Cómo estará está situación en el resto del territorio nacional? ¿De cuántos miles de millones será el negocio?

¿Quiénes son los subcontratistas beneficiados de estas operaciones? ¿Qué apellidos se ocultan tras esos membretes empresariales? ¿No habrá relación entre los miembros del Consejo de Administración de estas empresas y funcionarios medios y superiores de la CFE? ¿No existirá influyentismo y/o compadrazgo entre alta burocracia administrativa y la sindical para agenciarse de contratos? ¿No estarán entrecruzados los directorios públicos y privados? ¿Sería acaso improbable que los altos dirigentes del SUTERM tuvieran en su poder algunos de esos contratos, tal y como Martín Esparza, el líder del SME tiene un contrato de generación con una empresa portuguesa? ¿Estaría fuera de toda lógica pensar que este fenómeno de corrupción también esté presente en los altos mandos de Pemex, con los líderes sindicales, e incluso en otras empresas públicas? ¿No estarán metidos en esta subcontratación los parientes pobres de los grandes de Forbes? Habrá que investigar.

Mientras tanto, todas las funciones de generación, transmisión, distribución y comercialización que por más de 11 años se le han entregado a la iniciativa privada, debieran ahora regresar, con la ley en la mano, a la CFE, pues es materia de su objeto social preponderante; y así, dejar de triangular recursos millonarios a las empresas subcontratistas, al mismo tiempo que se podría regresar al trabajo a todos los electricistas despedidos por el decreto privatizador de Felipe Calderón.

Profesor de la UAM-Xochimilco

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios