#LaCampañaQueFalta

Rogelio Gómez Hermosillo M.

Inician las campañas en un contexto desfavorable a la democracia. La emergencia y la crisis; sus efectos sociales en salud mental, violencia cotidiana, abandono escolar, entre tantos otros; más la criminalidad que no ceja, se suman a la polarización política inducida y todas juntas crean un ambiente muy adverso.

Ante ello, emerge una alternativa para que la vida sea. Una campaña que no pide votos, sino ganar conciencias. Para colocar los derechos de las personas al centro de la vida pública. Es #LaCampañaQueFalta, a la que puedes sumarte.

Hasta ahora, no hemos tenido una democracia sustantiva y menos un Estado con vigencia de derechos. Se equivocan quienes defienden un pasado de instituciones sólidas y responsivas a la ciudadanía. A duras penas logramos que se contaran los votos y la construcción de un sistema electoral barroco. Un sistema con escasas y muy débiles vías para participar en lo público.

Pero el autoritarismo es peor. Quienes promueven la destrucción del INE y debilitar contrapesos institucionales también se equivocan. Representan un riesgo mayor, por su poder presente.

A nuestra democracia incompleta, contradictoria y frágil le han faltado demócratas. Quienes se han opuesto al gobierno en turno exigen democracia para llegar al poder. Pero la abandonan al conseguirlo. Evitan empoderar instituciones, procesos y mecanismos que puedan dificultar sus decisiones.

Pero sobre todo lo que falta es ciudadanía. Mejor dicho, faltan procesos y medios para que las personas “comunes” puedan participar en los asuntos públicos. Faltan vías para que más gente pueda involucrarse en las decisiones, faltan medios efectivos para obligar a las autoridades a responder y cumplir sus obligaciones.

Mas allá del voto, México carece de mecanismos ágiles, accesibles y eficaces para la participación ciudadana. Por eso son tan relevantes, los baluartes democráticos básicos: la “prensa libre”, las libertades civiles de expresión, organización y movilización; el derecho a saber, entre otros.

México, con su pluralidad y su diversidad, requiere más vías de participación ciudadana. Pues lo público es el espacio común, no debe quedar como coto exclusivo de quienes ejercen cargos públicos o se dedican a la política. Requerimos que la “voz” de las personas trascienda de las redes sociales hasta la toma de decisiones públicas.

Al amparo de las libertades ciudadanas, fuera de los partidos, Nosotrxs promueve “La campaña que falta”, centrada en el derecho a la salud, al trabajo, al ingreso de emergencia, a la paz y en el interés superior de la infancia. Una campaña anticlimática que no tiene postura sobre por quién votar.

Esta iniciativa no termina el día de la elección, quiere continuar y crecer más después del 6 de junio. Quiere evitar una mayor confrontación post electoral y frenar el sin sentido de los dos “plebiscitos” que pueden dividirnos aún más. Especialmente el segundo: la “revocación/ratificación de mandato” anunciada para febrero de 2022.

A nuestra democracia le falta contenido. Necesita deliberación colectiva, razonada y con argumentos. La “pasión y la porra” son propias del ambiente deportivo. El debate público es esencialmente diálogo, negociación, acuerdos. La diversidad y las diferentes posturas caben bien cuando se procesan con vías democráticas auténticas. Por eso, el discurso violento debe ser confrontado y superado.

Por ahí va la propuesta de “La campaña que falta”. Están todas (os) invitadas (os) aquí: https://nosotrxs.org/proclama

 

Consultor internacional en programas sociales.
@rghermosillo

Comentarios