Suscríbete

100 pesos más por día al salario mínimo

Rogelio Gómez Hermosillo M.

El salario mínimo (SM) debe ser suficiente para quien trabaja y su familia. Es indispensable que cubra al menos el costo de dos canastas básicas, para que alcance para quien trabaja y una persona más y así a familias con 4 integrantes y dos perceptores de ingreso. El SM debe llegar a $6,600 al mes pronto.

En las próximas semanas, los primeros días de diciembre, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), que depende de la Secretaría del Trabajo, debe aprobar el nuevo salario mínimo (SM) para 2021. Es indispensable que la decisión cumpla con 3 criterios: a) Que el incremento tenga dos componentes: el porcentaje de referencia y el monto independiente de recuperación (MIR). b) Que el porcentaje de referencia sea superior a la inflación. c) Que el monto independiente de recuperación (MIR) sea sustantivo, al menos de 25 pesos y se apliquen también a los SM profesionales.

Los incrementos al SM aprobados en años anteriores han demostrado que si se aplica el primer criterio no hay efectos negativos. El mito que relacionaba el incremento al SM con la inflación ha sido superado por la evidencia y la experiencia al menos en tres ocasiones. Incluso en el incremento en la frontera norte, el incremento que duplicó el SM no tuvo efectos negativos. El resultado ha sido, por el contrario, positivo.

La primera meta para un salario suficiente es que el SM cubra el costo de dos canastas básicas en zonas urbanas. Pues esto es el monto que permite superar la línea de pobreza para familias con 4 o menos integrantes y con 2 o más perceptores de ingreso.

Todavía es discutible si esto es suficiente, pues hay familias con más de 4 integrantes y no todas cuentan con dos perceptores de ingreso. Pero es una primera meta indispensable, considerando que la violación sistemática de la Constitución colocó al SM por debajo del costo de la canasta para UNA persona por décadas, hasta 2019.

El costo de la canasta básica actual es de $3,255.60, con datos a septiembre de 2020. Para los primeros meses de 2021, se ubicará alrededor de $3,300, por eso se propone entonces un SM de $6,600 al mes, esto es $220 por día. Lo que es casi 100 más diarios, como se dice en el título. Ya tendrán los economistas tiempo de hacer el calculo quisquilloso y al centavo.

Quien considere que es un monto excesivo debe leer el excelente trabajo que acaba de publicar el CEEY: El estándar de ingreso mínimo en cuatro grandes ciudades de México, coordinado por Marcelo de la Jara. Para empresas con responsabilidad social (ESR), para quienes quieren ser “excelentes lugares de trabajo” (Great places to work por su marca en inglés) y para “empresas por el bienestar”, les conviene revisar esa evidencia.

En síntesis, el estudio muestra con fundamentos sólidos que para vivir dignamente se requiere un ingreso vital alrededor de 30 mil pesos al mes. Y no se trata de un monto que permite “lujos”, pero ciertamente sí supera los “mínimos de sobrevivencia” que considera la canasta básica.

No pretendo que el salario mínimo llegue a mil pesos diarios en un futuro cercano. Pero tampoco es aceptable que se encuentre tan lejos. $220 al día (actualizables según se incremente el costo de la canasta básica), es una meta que debe lograrse pronto. Antes de 2024.

Salario suficiente es la única manera de lograr una recuperación económica post-Covid que no sea excluyente y generadora de pobreza. Conasami tiene la palabra.

Consultor internacional en programas sociales. @rghermosillo

Comentarios