Ajustes en el gabinete… ¿pero no en Palacio?

Roberto Rock L.

Entre las bajas, destacará la caída de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública y uno de los principales vectores del radicalismo de la 4T

Si las señales disponibles no se alteran de última hora, el gabinete del presidente López Obrador experimentará bajas en las próximas semanas, antes de fin de año, entre las cuales destacará la caída de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública y uno de los principales vectores del radicalismo dentro de la 4T.

Sin embargo, quienes siguen este proceso de cerca, dentro y fuera de Palacio Nacional, consideran que los ajustes que vienen pueden resultar intrascendentes dada la escasa influencia que, salvo escasísimas excepciones, el gabinete ejerce en las determinaciones de su jefe. Lo que parece urgir es un cambio de fondo en el estilo personal de gobernar.

Las estimaciones iniciales de los despidos incluyen a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, de la cual se ha esperado una mayor presencia en la agenda pública para subrayar el pretendido compromiso gubernamental en este campo. La evaluación puede ser injusta si se consideran las limitaciones que han impuesto la pandemia y el magro presupuesto del que ha podido disponer la señora Frausto. 

La posibilidad de que salga también el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, ya ha hecho correr algo de tinta. El reciente elogio del Fondo Monetario Internacional a las políticas económicas impulsadas por Herrera es en verdad una manzana envenenada, porque en el mismo reporte el organismo consideró urgentes medidas que el funcionario no ha sido capaz de implementar, como mayores apoyos fiscales, una reforma en este campo y la disminución de la deuda, lo que pasa por una reestructuración de Pemex que ha quedo en el limbo.

El candidato mencionado para el relevo de Herrera es Rogelio Ramírez de la O, que llegó a ser perfilado para Hacienda en 2006, en caso de que López Obrador ganara lo que fue su primera campaña a la Presidencia. De la O preside Ecanal, una firma de análisis y prospectiva que es referencia obligada para las corporaciones internacionales que desean invertir en México.

Como ocurre cíclicamente, se rumora la salida de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, cuya materia de trabajo se ha reducido hasta verse a cargo de no mucho más que el caso Ayotzinapa —que maneja el subsecretario Alejandro Encinas— y los discursos sobre equidad de género.

Los futuros integrantes del gabinete confirmarán pronto que su principal tarea será decirle en ocasiones no al Presidente; convencerlo de que se aleje de sus ideas fijas, su terquedad, su condición ensimismada. Para lograr ello, se pueden apoyar en sólido aliado: la cruda realidad. Que puede ser buena o mala, lo que no tiene es remedio. 

Apuntes: 

El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, se vio obligado a cancelar la alianza pactada por él mismo en San Luis Potosí con el Partido Verde, que maneja el controvertido diputado federal Ricardo Gallardo. Ello coincidió con dudosas encuestas que pintaron a éste cabalgando hacia la candidatura al gobierno del estado, que hoy encabeza el priista Juan Manuel Carreras. Morena no ha logrado fichar al alcalde de la capital, Xavier Nava, quien ya participa como externo en la auscultación interna del PAN, lo mismo que la senadora Sonia Mendoza. Se prevé que ambos acuerden ir en la boleta, Nava para la gubernatura y Mendoza para la alcaldía capitalina. Esta definición podría no surgir antes de enero. De esta suerte, Morena se orientaría a postular al veterano político Juan Ramiro Robledo. Y Gallardo ya no seguiría en caballo de la UIF, perdón, de Hacienda. 
 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios