¡Aún es tiempo, presidente!

Roberto Albores Guillén

La pandemia es un asunto de Estado. No baje la guardia, el exceso de confianza conduce a errores de pilotaje. A juicio de los científicos, es un virus muy peligroso y su comportamiento poco conocido. Nadie tiene la verdad absoluta sobre este delicado asunto. Sería un grave error político subestimar la amenaza real de la epidemia; sería imperdonable dejar pasar el tiempo y no tomar las medidas para proteger a nuestra gente. Siempre será mejor prevenir que lamentar.

No pierda la oportunidad de encabezar la batalla para afrontar la crisis sanitaria, y proteger la vida de los mexicanos. No son tiempos de rendición, ni de claudicar. Es la hora de redoblar el esfuerzo y el trabajo institucional y destinar recursos suficientes al combate de la epidemia. Es momento de tomar la iniciativa y el riesgo para hacer el Programa Emergente de Gobierno, y mandar un mensaje claro de compromiso y de honor para salvar vidas y superar la crisis.

Estamos avanzando en la etapa más difícil, se multiplica en forma exponencial el contagio de la enfermedad. Crece la demanda por servicios hospitalarios y está a prueba la estructura sanitaria. Urge una acción contundente y determinante de su Gobierno.

Se requiere voluntad política y recursos suficientes para afrontar la crisis. En estas circunstancias, dada la gravedad del asunto, su gobierno debe concluir el acuerdo con las 16 grandes empresas para obtener el pago de esos recursos y destinar 25 mil millones de pesos a este programa emergente de salvamento nacional. Se propone, entre otras, las siguientes acciones:

- Instalar 200 hospitales provisionales en los próximos 15 días para atender a los enfermos de COVID-19. 50 en la ciudad de México, Estado de México, Puebla y Morelos; y el resto distribuido en las Entidades Federativas. En emergencias se hacen milagros. El ejército y la armada están sobrados para garantizar la eficiencia en esta tarea.

- Recursos suficientes para el reforzamiento de la actual estructura sanitaria. Fortalecer su capacidad de servicios para que respondan en forma eficiente a la exigencia nacional.

- Recursos para la adquisición de elementos básicos e indispensables como ventiladores, camas adicionales, cubre bocas y lo que se requiera para el tratamiento de esta enfermedad.

- Recursos completos para equipo de protección para los trabajadores de la salud, médicos, enfermeras, camilleros, e intendentes. Es el ejército para salvar vidas. Debemos protegerlos.

- Generalizar las pruebas a la población para detectar portadores del virus y así poder aislarlos para evitar la propagación.

Aprovechemos la experiencia internacional. Nos veamos en ese espejo. Respetando nuestras diferencias, hagamos nuestras las acciones y planes exitosos. A decir y ajuicio del doctor Jim Yong Kim, lo que se necesita, además de la voluntad de gobierno y la aportación de los recursos, es operar en forma permanente el plan de combate a la pandemia, integrado por cinco ejes fundamentales: Distanciamiento social, rastreo de contactos, pruebas, aislamiento y tratamiento. Los países que tomaron a tiempo estas medidas han tenido resultados exitosos.

Nos une la voluntad de vivir. No permitamos que el miedo, el temor y la angustia social faciliten el trabajo a la muerte. En horas difíciles, la gente necesita apoyo y solidaridad. La presencia del Gobierno es fundamental para generar tranquilidad y confianza.

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios