¿Amado... o respetado?

Ricardo Homs

Este gobierno trae la consigna de hacer todo lo posible por ser amado por el pueblo. Sin embargo, ser amado no significa forzosamente también ser respetado. 
La forma en que hoy se están resolviendo los conflictos sociales pone en evidencia que se ha perdido el respeto a las autoridades gubernamentales y cuando se va el respeto, la empatía se diluye.
La insurrección de varios miles de agricultores de Chihuahua, -respaldados por legisladores estatales, alcaldes, dos exgobernadores de ese estado y otras figuras públicas-, quienes pretenden mantener el control de la Presa La Boquilla para evitar que la Federación siga entregando agua a Estados Unidos, cumpliendo un acuerdo binacional que data de 1944, muestra que se ha perdido el respeto a las instituciones gubernamentales. 
Estos agricultores, armados con palos y machetes expulsaron a un destacamento de casi mil efectivos de la “Guardia Nacional”, que resguardaba la presa.
Por otra parte, la forma en que las madres de mujeres desaparecidas o violentadas reaccionaron hace unos días, invadiendo el edificio de la CNDH ubicado en República de Cuba 60, en el centro histórico y lo vandalizaron, exhibe el ánimo que prevalece en gran parte del territorio nacional. Muestra que el cambio prometido no llega aún, aunque el presidente, en su segundo informe de gobierno, hace tan solo doce días, en tono festivo describía un contexto nacional de concordia y paz, con los principales problemas nacionales ya resueltos o en vía de solución.
La realidad es que, si para buscar el afecto ciudadano se hace de lado la aplicación de la ley, esto será interpretado por la ciudadanía como debilidad institucional.
El respeto se logra aplicando la ley, pero con el respaldo de la autoridad moral. Sin embargo, la autoridad moral se consolida infundiendo confianza en que el mismo gobierno se supedita a lo que marca la ley y no que el gobierno está por encima de la ley, aplicando la justicia a su modo.
Tan sólo en estos dos casos queda en evidencia que el contexto de confrontación por parte de los ciudadanos inconformes responde a la pérdida de confianza en el gobierno y la certeza de que sus demandas no serán resueltas aplicando la ley para impartir justicia, sino a partir de una negociación con las autoridades después de confrontar al gobierno desde una posición de superioridad. Por ello se hace alarde de fuerza.
Es cierto que el olvido ha prevalecido frente a graves problemáticas sociales, que llevan muchos años sin resolverse. Pero también es cierto que este gobierno no ha asumido las responsabilidades que se derivan del compromiso que adquirió con la ciudadanía, lo cual le permitió ganar la elección para obtener el poder político largamente anhelado. 
Durante la campaña, el candidato López Obrador se comprometió a dar soluciones siempre favorables a los votantes, diciendo que sí a todo lo que se le planteaba, sin tomar en cuenta si esto era viable y su solución posible. 
En cambio, hoy que gobierna y tiene la responsabilidad de cumplir sus compromisos de campaña, se enfrenta a la complejidad de tener que dar respuestas a partir del Estado de Derecho, debiendo respetar también los derechos de otros involucrados que pueden verse afectados por las decisiones.
Por ello vemos que cuando la ley se interpone en los compromisos de campaña de la 4T, el gobierno simplemente la ignora. 
Hace unos meses fue fácil para el gobierno federal resolver una problemática similar, derivada de la petición de los ciudadanos de Mexicali, quienes suponían que la operación de la nueva planta envasadora de cerveza de la corporación Constellation Brands afectaría el suministro de agua para el consumo de la región y por ello pretendían se suspendiera el inicio de sus operaciones. 
En lugar de resolver aplicando lo que por derecho procedía, mediando ante la ciudadanía con base en los dictámenes técnicos que ofreció esa empresa, donde se garantizaba el compromiso de no afectar las reservas acuíferas de la región, simplemente el gobierno federal, como Poncio Pilatos, se lavó las manos y optó por el camino fácil de dar gusto a la población. 
De este modo, amparado en una consulta popular el gobierno federal pasó por encima de los derechos de esta empresa que ya tenía casi totalmente construida la planta, confiada en la certeza que le dio nuestro estado de derecho al momento de invertir en la edificación.
La pregunta es ¿Por qué no se resuelve el conflicto de la presa La Boquilla aplicando el mismo criterio con el que se dio gusto a la población de Mexicali en el conflicto con la cervecera Constellation Brands?.  Una consulta popular podría justificar la necesidad de renegociar el tratado de 1944 con el gobierno de Estados Unidos de Norteamérica.
Sin embargo, no es lo mismo sacrificar a una empresa cervecera, vulnerable, para dar gusto al “pueblo bueno”, aunque se violente la ley, que enfrentar al gobierno del presidente Donald Trump para dar gusto a los agricultores chihuahuenses.
Sin embargo, nuestra prioridad debe ser el campo mexicano y por tanto, debemos apoyar a los agricultores chihuahuenses, buscando la mediación y conciliación de intereses con el gobierno norteamericano.
Podemos concluir que las acciones de gobierno no deben pretender dar gusto a la ciudadanía, ni buscar el aplauso popular, ese que se paga durante los procesos electorales, sino tomar las decisiones más convenientes para el país en su conjunto, respetando el marco jurídico del estado de derecho, para así garantizar certeza y justicia y con ello la paz social. 
El aplauso fácil halaga la vanidad de quienes gobiernan, pero es voluble y puede ser traicionero cuando por algún contratiempo no se puede cumplir con los deseos populares.
Los estadistas, antes que amados, deben ser respetados. El respeto en el contexto democrático se sustenta en la autoridad moral y esta, en la legitimidad del estado de derecho.
¿Usted cómo lo ve?

Facebook: @Ricardo.Homs1
Twitter: @homsricardo
Linkedin: Ricardo Homs
Instagram: @ricardo.homs
www.ricardohoms.com
 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios