¿Y si nos detenemos y respiramos antes de reaccionar?

Ricardo Blanco

"The best way to find out if you can trust somebody is to trust them.” –Ernest M. Hemingway 

Regreso a este espacio después de una pausa necesaria. Sin duda el 2021 no se ha visto más amigable, ha sido acelerado, pero esa velocidad puede distraernos de lo que importa. El 2020 fue eterno, incierto y nos llevó a la resiliencia, el 2021 nos agarra realmente en la nueva normalidad. Nueva porque ya no existen los elementos que teníamos como colchón. Se acaban las reservas de energía y capital, de esperanza y agradecimiento ante pérdidas irrecuperables de salud y seguridad. 

Quienes tenemos trabajos que nos permiten seguir desde un escritorio con un teclado agradecemos la fortuna. La multiplicidad de personas interconectadas notamos que ante la incertidumbre cualquier brasa, casi de cualquier tema, se vuelve incendio. Nunca hemos tenido el control del vehículo que nos lleva por la carretera de la vida. Pero a diferencia de realmente ir en un vehículo, si está en nosotros decidir a qué velocidad queremos que nos lleven.

La esperanza es un gran aliado, pero sin respirar no podemos detenernos a ver el panorama, solo vemos las líneas de las barreras pasar rápido. Hay nuevo gobierno en Estados Unidos, hay una variedad de vacunas contra Covid-19 que ya perdimos la noción de cuál tiene qué fórmula, lo que sabemos es que son distintas y eso genera dudas. Cuando fui a ponerme la vacuna de la influenza no pregunté sobre el laboratorio, no pregunté sobre la tecnología detrás, simplemente era ponerse la vacuna, como se ha hecho desde que tengo uso de razón.  

Estas cinco semanas que llevamos del 2021 son de reacciones, no de acciones. Probablemente porque no estamos tranquilos, venimos de la pérdida de ciertos privilegios y de la exposición a varios riesgos porque hay que salir adelante. Durante la semana leía de todo en varios grupos, muchísimo #ruidoblanco. Que si necesitas una Mac o una PC para registrarte en el sitio de mivacuna.salud.gob.mx, que si tienes que hacerlo en un navegador incógnito, que si Chrome o que si otro, que si desde el celular, que si clic derecho y persignarse. 

Lo que sea por registrar a “mis viejos”, lo que sea por sentir que encontré la fórmula para tener algo de control sobre un sitio web del que desconocemos incluso porque inició siendo http y no https por lo que aparecía como “no seguro”. Ya arreglaron todo eso y el sitio ya funciona mejor, pero no es un sitio web: es un sistema de ingestión de datos y esa información se utilizará para definir (de acuerdo a criterios de las autoridades) los lugares geográficos para empezar a aplicar la vacuna a personas de la tercera edad.  

No requerimos salir a victimizar o criticar, ahora tenemos que entender para entonces tomar una postura. Si las herramientas que nos ofrecen no funcionan de un inicio es criticable, sería peor si no hubieran actuado en consecuencia. Es triste claro, México está lleno de programadores espectaculares pero desconozco los tiempos y las condiciones en las que se solicitó el desarrollo del sitio. 

Salir con el producto mínimo viable funciona cuando estás lanzando un producto y vas ajustando conforme crece la demanda. Entendimos que este modelo no funciona cuando la demanda existe, es altísima y el dueño del desarrollo es quien viene con el peso de darle a una nación la solución. Me alegra que estén haciendo esto aunque no haya vacunas, porque espero que esta lección también les haga ver la importancia de ser transparentes en la planeación y ejecución cuando la información que recopilaron los haga salir a inocular a nuestros sabios, a nuestro consejo nacional de la tercera edad.  

Respiremos y vayamos a fuentes serias, esperemos y demos retroalimentación. Dejemos de pensar que los otros nos quieren hacer daño, ¿qué ganarían? La OMS tiene una página destinada a toda la información alrededor de las vacunas para Covid-19, un sitio para señalar información errónea publicada en línea y por supuesto la adecuada sección para romper con los mitos: que incluye cabezas como “Las redes 5G de telefonía móvil NO propagan la COVID-19”. 

De acuerdo al tracker de vacunas para el Covid-19 del New York Times hoy existen 36 vacunas en pruebas fase 1, 25 en fase 2, 20 en fase 3, 7 autorizadas, 3 aprobadas y 4 abandonadas para EE.UU. Si no te fue muy bien en biología recomiendo no hacer análisis de si mRNA, Ad26, Ad5, ChAdOx1, proteína o Inactivado, mejor acudir a fuentes oficiales como OMS, CDC (que tiene recursos en español), entre otras y recordar que una población saludable es más útil para la economía y crecimiento de la sociedad en general. 

white-noise

Nota: La opinión de Ricardo Blanco es personal y no refleja la del medio ni la de la empresa para la que trabaja. 
ricardo [at] mrwhite.world

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios