Suscríbete

Engranajes, aceite y la emoción

Ricardo Blanco

“Es solo por problemas que crecemos mental y espiritualmente”. -METRO. Scott Peck

Así como hay que utilizar el tapabocas, apoyar la economía es otra forma de cuidarnos los unos a los otros. Un año que nos ha afrontado a miedos, incertidumbres y dolor desgasta el aceite de la economía, la confianza. Viendo lo bueno que nos deja este año, es la resiliencia, necesaria para mejorar los engranajes de la maquinaria económica.

Ante el Buen Fin, que ahora es El Buen 9 a 20 de noviembre, una de las principales herramientas para mejorar la calidad de los engranajes es digitalizarlos. Considerando el poco margen de acción a la visita de establecimientos cerrados, es el momento de invertir en facilitar el proceso de promoción, compra y logística. No es sorpresa ver a Mercado Libre o Amazon como grandes beneficiados, pero cualquier negocio sin importar su tamaño, puede tomar pequeños pasos para mejorar su flujo digital.

He visto a personas que han puesto su capital en el sueño de crecer los bienes a través de ofrecer productos o servicios cambiar su semblante. Pasando su preocupación al ánimo tras tomar pequeños pasos gracias a las oportunidades que les ofrece internet. Pequeñas acciones como un anuncio bien definido que no se come su presupuesto de promoción y en poco tiempo se inician conversaciones con nuevos posibles clientes. 

A veces en conversaciones uno no se da cuenta de lo importante que es esta emoción, este sentimiento de esperanza. Como clientes no terminamos de entender que una reacción, un mensaje o una pregunta revitaliza a quienes tratan de mantener activo su negocio. Lo relaciono con esa sensación de ver que alguien logra encender un coche viejo. 

El positivismo que genera, que va más allá de la alegría de que el vehículo pueda andar, es necesario para seguir invirtiendo tiempo para dejarlo listo para salir a dar una vuelta. Así, el que alguien reaccione a una publicación, a un anuncio en plataformas digitales, el mandar un mensaje al negocio con una pregunta o solicitud, incluso agregar un producto al carrito, se vuelven acciones que generan esa energía positiva a los negocios. La intención es un indicador, una señal y es así que si, uno puede mover la economía desde la pantalla de su celular. 

Por supuesto que el objetivo es cerrar una conversión, que se pague el producto o servicio, pero un mensaje, una reacción o comentario da esa confianza para que se sigan pagando sueldos, realizar llamadas a proveedores, no darse por vencido. Para este Buen Fin pensemos en estos negocios locales, apoyemos con lo poco o mucho que tengamos, pero un mensaje que los aliente es un buen principio que cuesta poco tiempo. 

El siguiente paso para los negocios será reducir los puntos de fricción en el proceso que tienen para hacer llegar los productos o servicios a sus clientes. Sin duda aquí también entra la mensajería, sin la capacidad de ofrecer una logística integrada y maravillosa, el siguiente aliado es mantener al cliente informado, ser transparente. Finalmente el proceso de pago, aquí es evaluar a los clientes existentes y sus preferencias, a algunos les puede funcionar CoDi, a otros transferencias interbancarias y algunos podrán facilitar el pago con tarjeta bancaria.

Para los usuarios, siempre es bueno recordar mantenerse seguro, dudar, preguntar, cuestionar y seguir ciertos conceptos básicos para comprar en línea incluyendo evitar el #ruidoblanco a la hora de las promociones. Hay que tener siempre presente que, como en cualquier situación, no falta el que se quiere aprovechar. Esto no debe de hacernos sentir incómodos, al revés, tenemos mucho más control y tiempo a nuestro favor cuando realizamos compras en línea, así que esta bien preguntar, leer reseñas y averiguar más. Por ejemplo suelo utilizar el filtro de “mejores vendedores” cuando estoy por comprar algo en Mercado Libre. 

Hemos visto en estos meses como el uso de sistemas de mensajería y la existencia de herramientas gratuitas que permiten ofrecer productos y promociones se vuelven parte del día a día de muchos negocios.  Herramientas gratuitas que incluso permiten automatizar respuestas a preguntas comunes, liberando tiempo de empleados (costos) sin desatender a los clientes o posibles clientes. Los reportes que otorgan las redes sociales y los sitios web dan información, como empresario uno decide qué actitud poner, pero cualquier acción es una señal de que algo se hace y hay que seguir adelante. 

Ante todo esto me gusta pensar sobre las posibilidades que forman parte de nuestro sentir humano. Entender que cuando automatizamos y digitalizamos no se trata de ser más o menos humanos. El hacerlo nos permite cuidarnos para cuando podamos volver a darnos un abrazo o cerrar un acuerdo con un buen apretón de manos. 

"Todas las interacciones humanas son oportunidades para aprender o enseñar".  -METRO. Scott Peck 

white-noise

Nota: La opinión de Ricardo Blanco es personal y no refleja la del medio ni la de la empresa para la que trabaja. 

ricardo [at] mrwhite.world

Comentarios