Decibeles en equilibrio, Sound X

Ricardo Blanco

#LaVozDeLosExpertos

“We also have to make some decisions and build some partnerships.” —Quentin Sannié 2018

Estabilidad, aunque suena a un sueño en este momento de pandemia y adaptación, es justo lo que ofrece el nuevo Sound X de Huawei. Hoy llega este altavoz a México y lo trae la compañía que ha sabido hacerse de un nombre por sus equipos más que por los discursos políticos y económicos. Este nuevo equipo de audio, que he probado por algunos días, muestra un equilibrio idóneo entre sus agudos y maravillosos graves lo cual se explica gracias su acuerdo de licenciamiento con la firma francesa Devialet.   
 
Así como Huawei atinó con su acuerdo de licenciamiento con Leica para las cámaras de sus celulares, esta vez el equipo de audio viene acompañado de una empresa nacida del empeño de su fundador. Tal vez en México no tengamos tan presente el nombre, a modo comercial, pero varios especialistas de audio la tienen presente. En el caso de esta marca de sonido el equilibrio radica en buscar lo mejor del mundo análogo con el mundo digital.
 
Pierre-Emmanuel Calmel, cofundador de Devialet inventó un híbrido análogo digital (ADH por sus siglas en inglés) en 2004 y que está en todos los productos (bocinas y amplificadores) que desarrolla.  En aquel entonces su empleador no lo vio como un producto a desarrollar, lo que hizo que renunciara y fundara su empresa, misma que ha recibido impresionantes rondas de inversión. En 2018, su anterior CEO le comentaba a Techcrunch que venían duplicando sus ingresos desde 2010, además de haber juntado 160 millones de dólares de inversión. 
 
En aquel entonces su principal preocupación eran los acuerdos de licenciamiento de los cuales mencionaba dificultad y la contratación de un nuevo CEO, que venía del mundo del entretenimiento (seguramente con más callo para esos acuerdos). No pasan ni dos años de ese artículo cuando Huawei, la marca que mejor ha colocado productos premium en las manos, los bolsillos y los hogares de sus clientes, nos presenta Sound X. 
 
El diseño bajo su color negro muestra buen gusto, con dos barras en las que se pueden ver los subwoofers en acción está muy bien pensado. Haciendo tomas en cámara lenta se puede ver un punto rojo que cubre con gracia el espacio de movimiento de la bocina mientras funciona. Lo impresionante es que con dos potentes bajos ofrece una presión acústica clara y matizada de hasta 93 Db (en laboratorio), pero además la estabilidad se nota cuando ves que las cosas de la mesa no vibran. 
También se nota un riquísimo balance con lo que escuchas ya que cuenta con seis altavoces de alta frecuencia ‘tweeters’ que mezclados permiten a la bocina ofrecer una frecuencia de 40Khz. Todo junto te permite obtener una sensación envolvente en el ambiente que lo coloques; lo probé en varios espacios y en todos cumplió muy bien, desde un cuarto chico, una terraza y un jardín más amplio. La parte digital que ayuda a esto es algo llamado ‘Speaker Active Matching’ (SAM) un mecanismo que procesa la señal analizando y ajustando los sonidos en tiempo real para poder reproducir la presión acústica exacta que fue grabada por los micrófonos en el estudio de grabación o el concierto en vivo que quieres disfrutar.
 
Tras horas de estar conectando bulbos con equipos digitales para encontrar un sonido adecuado al pasar de los años, me parece que Sound X de Huawei ofrece un “plug and play” genial si vas a darte el gusto de mejorar el sonido que te acompañe durante estos momentos en el que encontramos compañía en la música. Finalmente, logran atenuar el #ruidoblanco con el usuario incluyendo la agradable característica de que cualquier teléfono Android con NFC puede transmitir la música de forma sencilla con tan sólo acercar el dispositivo a la bocina (recuerda tener la aplicación de AI Life instalada). 
 
Me alegra mucho ver que marcas de importancia no dejan de buscar oportunidades de licenciamiento para elevar el nivel de lo que ofrecen y abrir fronteras a equipos de alta calidad que de otra forma hubiera tomado mucho más tiempo o se hubiera quedado de nicho. Habrá que ver qué otras sorpresas descubro mientras tengo la oportunidad de probarlo, pero hasta ahora ha sido un equilibrio acústico muy agradable. 

Nota: La opinión de Ricardo Blanco es personal y no refleja la del medio ni la de la empresa para la que trabaja. 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios