Centro Ricardo B. Salinas Pliego

Ricardo B. Salinas

Tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y buscar la forma de llegar a él

Los grandes cambios comienzan siempre con una idea. La historia humana es, en esencia, la historia de las ideas que nos transformaron. La diversidad de opiniones enriquece y fortalece a las sociedades, por lo que es necesario construir espacios que incentiven la expresión de distintos puntos de vista, multidisciplinarios e informados.

Como dice mi amigo el economista y pensador David Konzevik, estos tiempos difíciles nos obligan a examinar profundamente nuestras ideas, a repensar lo que hemos pensado y a pensar lo que no hemos pensado aún.

Hoy, que nuestro país y el mundo entero enfrentan grandes retos, necesitamos abrir más que nunca nuevos espacios de opinión para promover un profundo cambio cultural si queremos lograr una prosperidad incluyente que genere bienestar para todos. Esta tarea requiere de personas entusiastas con mentalidad positiva e innovadora, dispuestas a trabajar en equipo y enfocadas en la solución de los grandes problemas del Siglo XXI.

Un lugar para impulsar nuestra libertad y un verdadero cambio cultural

Con todo esto en mente, decidí crear el Centro Ricardo B. Salinas Pliego, un espacio para impulsar un verdadero cambio cultural que logre que las próximas generaciones vivan en un México libre, innovador, próspero e incluyente; a salvo del engaño de las visiones tribales, dogmáticas y autoritarias.

Los programas que conforman al Centro promueven activamente la reflexión, discusión y defensa de la libertad como valor guía para sus líneas de trabajo: (1) emprendimiento e innovación, (2) liderazgo, (3) estado de derecho y cultura de la legalidad, (4) educación, (5) ciencia y tecnología y (6) arte y cultura.

Estamos convencidos de que no se puede amar lo que no se conoce. Por eso, mediante Caminos de la Libertad, Kybernus, Arte & Cultura Grupo Salinas, y en alianza con Grupo Salinas, Fundación Azteca y The Aspen Institute, buscamos que la palabra “libertad” y su concepto cobren vida y adquieran un sentido tangible, poderoso e inspirador para todos.

También sabemos que para que las ideas preserven su fuerza e influencia, se deben expresar con convicción y en un lenguaje accesible. Es por ello que la comunicación, principalmente con las nuevas generaciones, será uno de los grandes compromisos del Centro —a ellas pertenece el futuro.

El futuro es de los inconformes

Estoy convencido de que el futuro es de los inconformes que actúan. Por eso, creo en el entusiasmo que nos lleva a convertirnos en agentes de cambio para mejorar al mundo. Creo en aquellos individuos que asumen la responsabilidad que conlleva su libertad.

Creo en el humanista liberal, porque la historia nos ha demostrado que las decisiones de muchos individuos libres tienen las mejores consecuencias en la prosperidad de las sociedades.

Porque no solo hace falta conocimiento y tecnología, también se requiere de personas libres, educadas, sanas y congruentes entre lo que dicen, piensan y hacen; capaces de decidir entre lo correcto y lo incorrecto. La prosperidad es fruto de la innovación y la innovación es hija de la libertad.

Los empresarios no podemos distanciarnos de nuestra responsabilidad de participar en la construcción de un país donde nos vaya bien a todos: debemos asumir la prosperidad incluyente como una tarea fundamental. No basta nada más con ser exitosos en nuestros negocios, es importante involucrarnos en las actividades sociales: esa es la importancia de buscar la verdad, encontrar las buenas ideas y seguir por ese camino.

Debemos utilizar nuestra inconformidad proactiva para expresar lo que consideramos que está mal y actuar para transformarnos. Tenemos que aspirar a crear una sociedad próspera, optimista e innovadora y no debemos temer a la crítica constructiva ni a la competencia, pues son la base de la mejora continua y del conocimiento.

El desarrollo de las personas y de las sociedades carece de libreto y, por tanto, tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y buscar la forma de llegar a él. La búsqueda de la Prosperidad Incluyente será el principio rector de los programas del Centro.

Esta iniciativa no es un esfuerzo individual, es resultado del trabajo conjunto, como todo lo que hacemos en el Grupo. Y esta semilla que hemos sembrado, se va a convertir en un gran árbol que nos dará sombra a todos. Es nuestra responsabilidad que crezca para ser un gran espacio de libertad y de innovación, que tanto necesita nuestro país y el mundo.

 

Conoce la nueva iniciativa en: https://centroricardobsalinaspliego.org/

Presidente y Fundador de Grupo Salinas.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios