Las mujeres pararán a pesar de los trogloditas

Raúl Rodríguez Cortés

Todo apunta a que la marcha feminista de pasado mañana domingo y el paro nacional del lunes próximo serán un éxito en cuanto a participación. Ojalá el día después se empiece a traducir en políticas públicas claras y contundentes contra la violencia de género y que no quede todo en decálogos improvisados.

Por lo pronto ya es un éxito que el tema se haya colocado en el centro del debate nacional: 96.1% de mexicanos encuestados por Mitofsky están enterados de que las mujeres han sido convocadas a no realizar ninguna actividad el lunes 9 de marzo, protesta con la que están de acuerdo 48.5% de los consultados (hombres y mujeres) frente a 41.6% que están en desacuerdo, un ejemplo más de la polarización que se vive en el país.

¿Qué dicen las mujeres en ese ejercicio de consulta? 51.2% están de acuerdo, pero 40.6% no lo están. Esto acaso sea reflejo de que nuestra sociedad sigue siendo muy machista y que en esa camisa de fuerza esté atrapado ese porcentaje de la población femenina que se opone a la protesta.

¿Por qué se niegan a alzar la voz contra los feminicidios, contra la violencia que las acecha cotidianamente en sus casas y la calle, y contra el acoso sexual y la discriminación laboral en sus trabajos? Hay sin duda una fuerte carga de ignorancia y sumisión, y de patrones educativos, culturales y religiosos que impiden la toma de conciencia sobre un problema que no puede dejarse de lado por el simple hecho de que abarca a poco más de la mitad de la población.

Como ejemplo tomo dos perlas negras registradas en días pasados:

1. El llamado del exarzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez a boicotear el paro de mujeres porque “no solamente las mujeres son maltratadas” pues “88% de los asesinatos son de varones” y “las organizadoras son las del pañuelo verde partidarias del aborto”. El también cardenal incluso recriminó que la Conferencia del Episcopado Mexicano y otras organizaciones católicas apoyen y se sumen al paro de mujeres del próximo lunes.

2. La difusión, vía redes sociales, de los apuntes del cuaderno de un alumno de secundaria de un colegio particular (el Olinca), que entre otras cosas dicen: “Soy GAMER: Gracioso, Alegre, Metódico, Excelente persona, Respeto a todo el mundo menos a los negros, los judíos, las mujeres y los maricones. ¡Muerte a las mujeres! Y no me vengan con sus joterías de que soy macho opresor. Arriba Franco, Hitler, Pinochet y la misoginia. Fuck al feminismo”.

¿Cómo pueden persistir esos pensamientos trogloditas? ¿Quiénes y cómo los reproducen? ¿Qué tan arraigados siguen en nuestra sociedad? ¿Cuánta responsabilidad tienen las familias, las escuelas, las iglesias? Ponerles coto deberá ser resultado del debate nacional que hoy nos ocupa y del paro nacional de mujeres del lunes próximo.

Instantáneas:

1. CRUZADA. Como iniciativa paralela a las protestas contra la violencia de género, surgió el programa “Con ellas hacemos la deferencia” en la ciudad de Querétaro. El alcalde Luis Nava lo explica con esta pregunta: ¿Se imagina usted un ejército de cinco mil mujeres, todas ellas capacitadas, entrenadas y preparadas para emprender un negocio, para desempeñarse en un oficio o becadas para cursar estudios universitarios? Para formarlo se impartirán talleres, conferencias y cursos para reforzar autoconfianza y convertirlas en emprendedoras.

2. INVESTIGACIÓN. En el caso de los pacientes que recibieron hemodiálisis con medicina contaminada en el hospital de Pemex con sede en Villahermosa y que cobró la vida de dos y dejó afectaciones a otros 42, la investigación se enfoca hacia una persona física con actividad empresarial llamado José Roche Pérez. Se trata del proveedor del medicamento heparina sódica, que suministró al nosocomio 24 cajas de 50 ámpulas según factura con fecha 24 de septiembre de 2019. La hipótesis es que vendió medicina pirata. La certificada la produce Grupo PiSA, que también es investigada. Pero sus directivos aseguran que la farmacéutica y su subsidiaria Dimesa no tienen contrato con Pemex desde 2018. Informan también que en las compras consolidadas de 2019 y 2020 no se adjudicó la clave de heparina sódica. Otra línea de investigación es que la contaminación del medicamento haya ocurrido en las máquinas de hemodiálisis del hospital que no se encuentran en buen estado.

3. FAVORES NO PAGADOS. No dejan de salir a la luz los mecanismos de complicidad y favores entre empresarios y políticos. El dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo, detenido en España, enfrenta ahora una nueva demanda de la consultora Pop Research. Resulta que no le pagó campañas de comunicación y encuestas que patrocinaba para políticos priistas. Entre otros menciona al exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo; al ex líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y al exdirector del Infonavit, David Penchyna. Este último involucrado en otro mecanismo de complicidad con una empresa privada que derivó en un multimillonario fraude en perjuicio del instituto de vivienda para los trabajadores.
 

[email protected]

Comentarios