La tenaza aprieta cada vez más a Calderón

Raúl Rodríguez Cortés

La pinza que cierra AMLO, sea por venganza política, por afán justiciero o por ambas razones, acerca a Calderón al punto de la trituración

La pinza que atenaza a Felipe Calderón lo aprieta poco a poco, pero consistentemente. Conforme la cierra AMLO, sea por venganza política, por afán sinceramente justiciero o por ambas razones, lo acerca al punto de la trituración. Así lo dejó ver ayer la desesperada exigencia del expresidente de que ya no lo atosiguen, lo que remite al agobio, acaso su estado de ánimo. Pero también lo dejan ver hechos recientes.

En Estados Unidos se acopian cada vez más evidencias contra quien fuera el hombre fuerte de Calderón. La corte federal de Nueva York que procesa a Genaro García Luna, recibió el lunes del Departamento de Justicia 17 grabaciones de conversaciones interceptadas al exsecretario de Seguridad Pública y dos expedientes sobre su historial financiero. Es tal el cúmulo de pruebas sobre nexos criminales que podrían incriminar al expresidente, que sus abogados han replanteado al juez Brian Cogan la posibilidad de evitar el proceso acogiéndose al programa de testigos protegidos. Cualquiera de los dos escenarios mantendría al expresidente en el centro de la trama.

En México, AMLO dio ayer el primer paso hacia la consulta popular sobre el enjuiciamiento a Calderón y otros cuatro expresidentes. Sin señalar tipos penales específicos, esbozó probables responsabilidades. A Salinas la instauración del neoliberalismo, las privatizaciones y la desigualdad que trajeron (muchos pobres y un buen número de multimillonarios), sin que privatizar (a menos que se pruebe corrupción en el proceso) o la opción por un modelo económico y sus consecuencias, puedan, francamente, considerarse un delito.

A Zedillo, el rescate bancario (Fobaproa) que hipotecó al país. A Fox, su indebida intervención en el proceso electoral de 2006, que determinó que sí lo hizo, pero nada más tantito. A Calderón, el fraude electoral del que se benefició, el sangriento saldo de su guerra con el narcotráfico y sus presuntos vínculos con éste a través de García Luna. Y a Peña Nieto, la irrupción a su campaña electoral de grandes cantidades de dinero, producto de sobornos para amarrar contratos en su gobierno, la compra de votos de legisladores del PAN para la aprobación de la reforma energética y la compra a sobreprecio a intereses privados de plantas chatarra.

Con tales consideraciones, López Obrador planteó la pregunta de la consulta: ¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto?

La petición de consulta fue entregada ayer mismo al Senado que, a su vez, la hizo llegar a la Corte. Ésta, antes de que se continúe el proceso de aprobación, organización y realización de la consulta popular, deberá determinar, en no más de veinte días, si la pregunta se apega y respeta derechos establecidos en la Constitución.

La pregunta, asumimos, se pensó y se formuló en términos que no comprometan su constitucionalidad, salvó la mejor y especializada opinión de los ministros de la Corte. Si su fallo es por la inconstitucionalidad –lo que vemos difícil– la petición de consulta se archivará, pero si no, continuará un proceso que deberá pasar por su aprobación con el voto mayoritario del Congreso, su realización el primer domingo de agosto del año siguiente a la solicitud de la misma y la aplicación obligatoria (vinculante) de su resultado, si participa en ella 40% de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de Electores, es decir, 35 millones 968 mil.

Por acusaciones específicas hechas por el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, dos de los cinco expresidentes sobre los que se preguntará si deben ser enjuiciados, dos parecen los más atenazados: Peña Nieto y Calderón. Éste último dice que AMLO confunde República con un circo romano. ¿Se le olvidará que él la confundió con una cloaca y un cementerio?

Instantáneas:


1. MECENAS. La negativa del INE de registrar como partido a México Libre y la decisión de sus promotores, Margarita Zavala y Felipe Calderón de impugnarla ante el TEPJF, destapará algunos datos que ya se empiezan a conocer de acuerdo con filtraciones de registros del INE. El Tribunal determinará si hubo aportaciones ilegales a México Libre, pero al debatirlo, muy probablemente se conocerán las legales. Entre otras, las que algunos empresarios hicieron desde los diez mil hasta los dos millones de pesos: Álvaro Fernández Garza, del Grupo Alfa; Carlos Martín Montemayor, empresario inmobiliario vinculado a la operación de casinos; María de Lourdes Sánchez Navarro; María Eloína Fernández Carbajal, hermana del presidente del Grupo FEMSA; y Ángel Losada Moreno, del Grupo Gigante, entre otros. No son aportaciones ilegales o sin reportar, pero identifican sus simpatías por un eventual regreso al poder del calderonismo. La lucha de alternativas políticas es propia de toda democracia.

2.MORENA. En la adelantadísima disputa de la candidatura presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum le ganó un primer round a Marcelo Ebrard. Decíamos aquí el viernes pasado que tal es el fondo del proceso mediante el cual renovará su dirigencia ese partido político. El TEPJF, por cinco votos contra dos, le ordenó al INE modificar la convocatoria correspondiente, según demanda interpuesta por el presidente interino morenista, Alfonso Ramírez Cuéllar quien, junto con la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, son parte del grupo más cercano a la jefa de gobierno de la CDMX. La convocatoria –consideraron los magistrados– debe incluir equidad de género. Además, le pide que fundamente por qué debe llevarse a cabo una encuesta de reconocimiento para eliminar candidatos y dejar solo a seis en la encuesta definitoria. Si así fuera, dicen los que saben, se beneficiaría a Mario Delgado, el delfín de Ebrard sobre Porfirio Muñoz Ledo, el de Sheinbaum.

3.AMENAZA. El de por sí polarizado ambiente político del país se enturbió ayer al conocerse de una amenaza anónima de atentado contra Claudia Sheinbaum. La seguridad de la jefa de gobierno se reforzó ayer mientras la Fiscalía de Justicia capitalina de Ernestina Godoy inició las investigaciones correspondientes. El reciente atentado contra el secretario de Seguridad Pública de la CDMX, Omar García Harfuch recuerda que hay asuntos que no se deben descuidar y mucho menos tomar a la ligera. 

[email protected] 
@RaulRodriguezC
raulrodriguezcortes.com.mx

 

Comentarios