Suscríbete

La rebelión en Morena de Félix Salgado Macedonio

Raúl Rodríguez Cortés

El líder de Morena metió reversa para evitar que creciera otra rebelión

La facha le hace honor a la descripción que alguna vez hizo de sí mismo: “Soy incorregible, soy impredecible, soy incalumniable… todos los vicios de Gabino Barrera y Simón Blanco me los juntaron… todo lo que digan de mí es cierto”.

Ese hombre de 63 años, el senador con licencia Félix Salgado Macedonio, protagonista de no pocos escándalos y muchas estrafalarias anécdotas, irrumpió el mediodía de ayer en el salón donde Morena daría a conocer el nombre de su candidato a la gubernatura de Guerrero, con esta ruidosa advertencia: “¡Si no soy yo, les voy a armar un desmadre!”.

Un numeroso grupo de apoyo (¿o de choque?) aguardaba afuera de la casona de Chihuahua 216, colonia Roma Norte, que alguna vez fue propiedad de una empresa cuyo socio mayoritario era Jesús Hernández Torres, político cercanísimo a Manuel Bartlett, después casa de campaña y oficina de AMLO, presidente electo y ahora sede del partido en el gobierno.

A su recién designado líder nacional, Mario Delgado, se le salieron los ojos un poco más de lo normal. Su plan era dar a conocer que el candidato sería Pablo Amílcar Sandoval, exsuperdelegado en Guerrero, hermano de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, y favorito del dirigente morenista y de su gurú político Marcelo Ebrard. Las encuestas levantadas para la designación daban la ventaja a éste en cinco de los ocho sondeos, reflejo —aseguran sus seguidores— de la estructura territorial que ha construido durante años. Así se los había adelantado Delgado, en reuniones por separado, a Salgado Macedonio y a Luis Walton, los mejor posicionados después de Sandoval.

Las huestes que acompañaban a Félix —experredistas que ven en el exalcalde de Acapulco y hoy senador con licencia la única posibilidad de conservar posiciones en el gobierno— gritaban afuera ¡fraude! Walton, también expresidente municipal del puerto, y Beatriz Mojica Morga, expresidenta nacional del PRD, ya habían hecho saber a Delgado su inconformidad con el resultado.

El líder de Morena tuvo que meter reversa para evitar que creciera otra rebelión que profundizara las fracturas de un movimiento en crisis y anunció la realización de otros sondeos en dos tiempos: el primero, con los dieciocho aspirantes, del que se seleccionarán seis finalistas (tres hombres y tres mujeres) que participarán en el segundo y definitivo, cuyo resultado podría conocerse el 3 o 4 de enero próximos, según estimó otra de las aspirantes, la senadora con licencia Nestora Salgado, cercana, por cierto, a Pablo Amílcar Sandoval.

A éste se le denunció y se le investiga por el presunto uso de recursos públicos para promover su candidatura cuando fue superdelegado en Guerrero, y sus detractores –dicen los que saben– han dado la instrucción de buscarle escándalos que descarrilen sus aspiraciones.

Pero Félix Salgado Macedonio no descuida un plan B con el que además chantajea: ser el candidato del PT y del Verde, lo que rompería la alianza con Morena. Por lo pronto, su objetivo parece ser desacreditar la encuesta selectiva, para lo cual se pinta solo.

De un lado echa mano de haber sido parte del Frente Democrático Nacional en apoyo a la candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, fundador del PRD, dos veces candidato perdedor a la gubernatura de Guerrero, presidente municipal de Acapulco e incansable apoyador de la carrera presidencial de AMLO. Por el otro, lucha contra lo que el mismo reconoce: “tengo más negativos que positivos”. Algunos escandalosos: un pleito con policías cuando circulaba borracho en su motocicleta, cifras crecientes de inseguridad durante su gestión en Acapulco y su exhibicionismo en el Senado con un reloj Rolex de oro valuado en casi diez mil dólares, unos 200 mil pesos. Y otros estrafalarios, como actuar en una película o componer y cantar para AMLO “La cumbia del Peje”.

Por el método de encuesta, Morena ya designó a siete de los quince candidatos a gubernaturas que contenderán en junio próximo: La exalcaldesa de Mexicali, Marina del Pilar Ávila Olmedo para Baja California; al exdelegado federal y senador con licencia, Víctor Castro Cosío para Baja California Sur; a la alcaldesa con licencia en Álvaro Obregón, Layda Sansores para Campeche; a la exmagistrada Celia Maya García para Querétaro; a la alcaldesa con licencia en Escobedo, Clara Luz Flores; al exsecretario federal de Seguridad Pública, Alfonso Durazo para Sonora; y a la exsuperdelegada Lorena Cuéllar para Tlaxcala.

Faltan por definirse Chihuahua, Colima, Guerrero, Nayarit, Michoacán, Sinaloa y Zacatecas, aunque en este último estado va como candidato único David Monreal.  

Instantánea

Por vacaciones nos encontraremos aquí hasta el próximo 6 de enero. Mientras tanto vaya para ustedes mis mejores deseos de alegría en esta Navidad y de salud y felicidad en 2021. Con ellos la esperanza de que sea mejor que éste que nos ha llenado de dolor y muerte por la pandemia. 

Comentarios