Elecciones: ¿el vaso medio lleno o medio vacío?

Raúl Rodríguez Cortés

Hay mayores contrapesos al enorme poder de AMLO durante el primer trienio de su gobierno, pero sin obstáculos inamovibles que atasquen su proyecto

Tras las elecciones intermedias del domingo pasado y de acuerdo con los resultados preliminares que hoy empezarán a formalizarse en los conteos distritales, ahora se confrontan las dos interpretaciones de sus efectos y consecuencias: Por un lado, la de quienes opuestos al gobierno aseguran que se derrumbó Morena (el vaso medio vacío) y, por el otro, la de quienes desde el poder y con el poder, festinan que mantienen el control del Congreso (el vaso medio lleno).

Permítaseme hacer estas precisiones antes de continuar: Una mayoría simple es aquella en que se cuenta con más diputaciones, pero sin llegar a la mitad más uno de las 500 posibles, es decir, 251 o más que, de alcanzarse, ya conformarían una mayoría absoluta que se convertiría en calificada si se lograran las dos terceras partes del total, es decir, 333 escaños o más. Una mayoría absoluta (251 o más) es necesaria para aprobar el Presupuesto y una calificada (333 o más), para reformar la Constitución.

Repasemos, entonces, algunos de los resultados preliminares del proceso y, a partir de ellos, mejor juzgue usted.

De acuerdo con las estimaciones del INE sobre la integración de la Cámara de Diputados (con el promedio resultante entre el mayor y el menor número proyectado), Morena será el partido que tendrá más asientos (196), lo que comparado con los que tiene actualmente (253) significa que perdió 57 diputaciones, entre ellas las de algunos de sus personajes estrella como Pablo Gómez (derrotado por Gabriel Quadri), Alfonso Ramírez Cuéllar (quien perdió frente a la cantante Rocío Banquells) y Javier Hidalgo (a quien le ganó Margarita Zavala).

Morena tenía antes de la elección, por sí solo, la mayoría absoluta (253 escaños suficientes para aprobar el Presupuesto) y construía con sus aliados (PT y PVEM) y diputados de otros partidos, la mayoría calificada (necesaria para reformar la Constitución).

¿Qué nos dicen esos números? Que Morena perdió como partido la mayoría absoluta pero que, con el voto del PT, que tendrá 38 asientos en la nueva Legislatura (nueve menos que en la actual) y del PVEM, que tendrá 44 (29 más), puede construir con 278 votos la mayoría absoluta necesaria para aprobar el Presupuesto. Si en la actual Legislatura, con su voto y el de sus aliados Morena suma 311 asientos y solo requiere de otros 22 más para construir una mayoría calificada requerida para reformar la Constitución, en la próxima necesitará 55 votos más para lograrlo, lo que necesariamente implicará negociaciones con los otros partidos.

PAN-PRI-PRD pretendían con su alianza la mayoría absoluta para quitar a Morena y aliados el control del Presupuesto. No la alcanzaron. El PAN tendrá 112 asientos (33 más que los 79 que tiene actualmente); el PRI 69 (20 más que los actuales); y el PRD 16 (diez más). Los tres aumentan sus bancadas, sí, pero juntos suman 197 escaños, lejos por 54 de la mayoría absoluta y más lejos aún, por 136, de los 333 requeridos para la calificada.

En cuanto a la elección de 15 gobernadores, Morena parece haber ganado en once: Baja California, BCS, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Colima, Guerrero, Michoacán (muy cerrada), Zacatecas, Tlaxcala y Campeche. La Alianza, a su vez, se alzó con el triunfo en Chihuahua (PAN) y Querétaro (PAN). Movimiento Ciudadano ganó Nuevo León y el Partido Verde en alianza con el PT, San Luis Potosí.

Tras estas elecciones Morena gobernará 19 estados (al sumar 11), el PAN siete (al perder dos de los que gobernaba: BCS y Nayarit); el PRI cuatro (al perder siete de los que gobernaba, cinco menos de los doce que perdió en 2016 y que llevó a la renuncia de su entonces dirigente nacional Manlio Fabio Beltrones); el PRD uno (al perder Michoacán); el MC dos (al ganar Nuevo León); y el PVEM uno (al ganar SLP).

Por otra parte, Morena tendrá mayoría en veinte de los 33 Congresos locales, pero sufrió un severo revés al perder en nueve de las dieciséis alcaldías de la Ciudad de México, su bastión histórico.

Lo que parece claro es que, tras la elección del domingo, hay una recomposición de la representación nacional, con mayores contrapesos al enorme poder presidencial que mantuvo AMLO durante el primer trienio de su gobierno, pero sin obstáculos inamovibles que atasquen su proyecto, aunque lo obligan a negociar y a construir acuerdos entre los que ven el vaso medio lleno y los que los ven medio vacío. La polarización sugiere que será imposible, pero no es así. Vendrán realineaciones, que son parte de la política y de la naturaleza humana, de la que hasta los políticos forman parte.

Instantáneas:

1. ¿QUIÉN GANA? Sin duda el país y la gente. Las elecciones transcurrieron sin incidentes mayores. Se consolidó la efectividad de las instituciones electorales incluso tras la andanada de críticas de que fue objeto por AMLO, quien reconoció el lunes comicios libres y limpios. Gana el ciudadano, cada vez más participativo. No hubo incidentes mayores y se instaló el 99.3% de las casillas. El domingo pasado votó entre el 51.6 y el 52.5% de la lista nominal de elecciones, más que en las anteriores elecciones intermedias de 2015 (47.72%) y muy cerca de las presidenciales de 2018 (52.96%). Ha sido la mayor participación en elecciones intermedias desde 1997 (57.69%). Y en cuanto a género, las mujeres se levantan victoriosas. Cuatro de las candidatas triunfadoras lo son.

2. DESCONTENTO. Lo hay en el PAN nacional tras los resultados electorales, sobre todo contra quien fuera su candidato al gobierno de Nuevo León, Fernando Larrazábal. A él se le acusa directamente de la caída del panismo en el estado, donde perdió las elecciones frente al emecista Samuel García al obtener una votación que califican de ridícula, las peores que ha tenido el blanquiazul en muchos años y que, a su juicio lo dejaron muy mal parado. A los electores neoloneses les brincó mucho la noticia de que Larrazábal tenía hace 20 años una fortuna de doce millones de pesos y, últimamente, declaró poseer más de mil 200 millones de pesos. Algunos se preguntan cómo se puede crear tal fortuna así de rápido, y otros no olvidan que durante su trienio como presidente municipal de Monterrey (2000-2003) se desató el terror y la extorsión. Quizás tales antecedentes no solo lo llevaron a él a perder la elección, sino que arrastró también a otros candidatos a una estrepitosa derrota.

3. Y CONTENTOS es como están en el Estado de México con los resultados electorales y que desde el Palacio de Gobierno en Toluca interpretan como rechazo al conflicto y a que se critique y obstaculice sin razón. Están convencidos en la capital mexiquense que el resultado es consecuencia de la buena relación con el gobierno de AMLO quien –aseguran- ha sostenido desde el inicio de su administración una muy buena relación con el gobernador Alfredo del Mazo, con quien mantiene una coordinación fluida para lograr más y alcanzar objetivos comunes. Esa buena relación, mostrada en los frecuentes reconocimientos hechos públicamente por López Obrador a Del Mazo, se reflejó en las urnas porque –concluyen- a los ciudadanos no les gusta el conflicto, sino buenos resultados para estar mejor.

4. CORTE Y AMPLIACIÓN DE MANDATO. El Diario Oficial de la Federación publicó el lunes pasado las reformas a la Ley Orgánica del Poder Judicial, incluido el transitorio décimo tercer que amplía dos años el mandato del ministro Arturo Zaldívar como presidente de la Corte. La llamada “Ley Zaldívar” ha generado una fuerte polémica pues es considerada inconstitucional ya que la Carta Magna establece claramente que la duración del período de un presidente del máximo tribunal es de cuatro años. El ministro Zaldívar dio a conocer ayer que el pleno de la Corte realizará una consulta extraordinaria sobre la ampliación de su mandato. Se trata de un instrumento jurídico formal cuyo resultado, incluso, haría innecesaria una acción de inconstitucionalidad. Esta “consulta” entre los once ministros del Pleno, según fuentes del máximo tribunal, sería entre julio y agosto próximos.

5. DOS APUNTES sobre la visita a México de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. Tienen que ver ambos con el anuncio de que Estados Unidos invertirá 130 millones de dólares para apoyar la reforma laboral de nuestro país. Será a través del USAID. Un apunte: se trata del fondo que criticó AMLO por financiar a organizaciones sociales como MCCI que –según advirtió- intervienen ilegalmente en el país al financiar a grupos políticos opositores. Otro apunte: Esos fondos, según en LANCEN de la UNAM, llegarán al Istmo de Tehuantepec como parte del plan de seguridad comercial de las cadenas de su suministro, lo que significa la punta de lanza de una estrategia para desplazar la inversión china que está llegando al sur del país.

 

[email protected]
@RaulRodriguezC
www.raulrodriguezcortes.com.mx

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios