El tanque de oxígeno de Banxico

Raúl Rodríguez Cortés

Como le adelanté aquí en la entrega pasada, el Banco de México anticipó ayer, fuera de calendario, una reducción más de su tasa de interés para dejarla en 6%. A esta medida que, en términos prácticos, abarata el costo del dinero, añadió otras que conforman una batería de herramientas para paliar los graves efectos económicos de la pandemia del nuevo coronavirus. ¿De qué se trata?

   El Banxico inyectará hasta 750 mil millones de pesos en apoyos al sistema financiero para apuntalar el crédito y dotar de liquidez al mercado. De ese total, 250 mil millones de pesos serán para otorgar créditos, vía los intermediarios bancarios, a la pequeña y mediana empresa; cien mil millones de pesos más para respaldar y facilitar el financiamiento que otorga la banca múltiple (banca de desarrollo y grupos financieros); y los 400 mil millones restantes para fondear nuevos requerimientos en caso de agotamiento de los recursos originalmente destinados para esos fines.

   La noticia es buena en medio del complejo y preocupante panorama en el que estamos inmersos, porque con esas medidas se salvarán empresas y empleos. No son heterodoxas, se salen de la tradicional política monetaria del Banxico, pero no están fuera del curso de sus atribuciones y emulan decisiones tomadas por otros bancos centrales del mundo.

    Los detractores de la 4T se congratulaban ayer de que el Banxico hubiera salido a enmendarle la plana a López Obrador y reforzaban tal dicho en una supuesta desavenencia con el banco central, luego de que éste rechazara la petición del gobierno de adelantarle este abril el pago de los remanentes de operación correspondientes a 2020. Creo que se equivocan en su lectura.

  A propósito de la referida petición y luego del encuentro que sostuvieron AMLO y el gobernador Alejandro Díaz de León en el Palacio Nacional el jueves pasado, el Banxico emitió un comunicado muy respetuoso en el que en efecto rechazó la petición al señalar “la importancia de observar el procedimiento y los tiempos”. Por supuesto se refería a los tiempos marcados por la ley para realizar el pago de remanentes de operación, pero en una lectura más amplia, aducía a los tiempos marcados por la emergencia sanitaria. Y es en estos últimos en los que se enmarca la decisión tomada ayer por la Junta de Gobierno del instituto central, cuyas líneas generales habrían sido comentadas en la reunión de marras con el Presidente, de acuerdo con fuentes cercanas a la oficina del subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio.

   Las medidas adicionales del Banxico dadas a conocer ayer conforme al requerimiento de los tiempos (no se olvide que también ayer se informó del inicio de la fase tres de la pandemia), se suman a las que en distintos momentos ha venido anunciando el gobierno: el reforzamiento y adelanto del pago de los diversos programas sociales, los dos millones de tandas de 25 mil pesos para pymes tanto del sector formal como del informal de la economía; el millón de créditos, también para pequeñas y medianas empresas, con recursos recuperados de adeudos fiscales de grandes empresas y el diferimiento en el pago de las cuotas patronales al IMSS hasta por cuatro años, entre otras. Analistas han estimado que todas ellas suman un monto equivalente a 3.3% del PIB de 2019, muy cercano al de otros países latinoamericanos.

   Y vendrán otras medidas conforme a los requerimientos que marque la crisis. Pasado mañana viernes, si no hay cambios de última hora, podría estarse anunciando el Plan Nacional de Apoyo al Empleo con Bienestar Social en la Contingencia Económica, en el que podría venir el esperado guiño a la iniciativa privada con incentivos específicos para la gran empresa. Ya veremos.

Instantáneas

1. FIDEICOMISOS. El gobierno ha declarado que algunos de los programas de apoyo para enfrentar la contingencia económica provendrán de los recursos que obtendrá al extinguir fideicomisos y fondos sin estructura de la administración pública federal. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) dio a conocer ayer las disponibilidades y saldos de cada uno de ellos al cierre de 2019 (https://bit.ly/3eKoHMG). Se trata de 384 fideicomisos y fondos públicos que reportan disponibilidades por un monto de 740 mil 283 millones de pesos.

2. CADENAS DE SUMINISTRO. Voces de la industria automotriz proponen iniciar tareas de saneamiento y desinfección de los municipios que concentran a las empresas armadoras. Consideran que deben estar listos ante la posibilidad de que el próximo primero de julio entre en vigor el T-MEC. Trump exhortó ayer a reforzar las cadenas de suministro de la región norteamericana. En línea con esa urgencia, el embajador estadounidense en México, Christopher Landau tuiteó ayer: “Es posible e imprescindible cuidar la salud de los trabajadores sin destruir esas cadenas”. Una de las más fuertes es la de la industria automotriz (armadora y autopartes). La representación comercial de la Casa Blanca publicó en el Federal Register (su Diario Oficial), la guía de requisitos parta poder ingresar al mercado automotriz estadounidense.  

3. REFORZAMIENTO. Bien por la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum al dar a conocer medidas adicionales para la Ciudad de México, a partir de mañana, tras la declaratoria de la fase tres por la pandemia de coronavirus: Hoy no Circula para todos sin importar holograma (todos dejaremos de circular un día de la semana de acuerdo con el número de terminación de nuestras placas); cierre de 20% de las estaciones del Metro, Metrobús y Tren Ligero; verificación más exhaustiva de las empresas que no estén cumpliendo con el cierre ordenado por la contingencia sanitaria; y más medidas de sanitización de espacios y transportes públicos.
 

[email protected]
@RaulRodriguezC
raulrodriguezcortes.com.mx

Comentarios