De historias a histerias en el Infonavit

Raúl Rodríguez Cortés

Desde su fundación en 1972 por el gobierno de Luis Echeverría, por el Infonavit han pasado 15 directores generales y muchos otros sectoriales en representación de empresarios y trabajadores, pues no se olvide que se trata de una institución tripartita.

Jesús Silva Herzog Flores fue su primer director general, seguido por otros políticos de renombre como Emilio Gamboa Patrón, Gonzalo Martínez Corbalá, José Francisco Ruiz Massieu, Arturo Núñez Jiménez, Luis de Pablo Serna, Víctor Manuel Borrás, Alejandro Murat y David Penchyna, hasta llegar al actual, Carlos Martínez Velázquez.

Todos —al igual que los de otros organismos como Pemex, la CFE o Nafin, por solo citar a algunos—, han cobrado bonos especiales de retiro como parte de prácticas opacas, si no es que corruptas, que han prevalecido en la administración pública federal.

En el caso del Infonavit, sus primeros directores los autorizaron de manera discrecional y los últimos, con el aval del máximo órgano de gobierno, la Asamblea General, que legalizó la práctica en enero de 2010 con la anuencia del gobierno de Felipe Calderón. El entonces director general del Fondo de la Vivienda para los Trabajadores, Víctor Manuel Borrás fue el primero en oficializar los bonos, incluidos los correspondientes a los representantes empresariales y de los trabajadores.

Antes de esa fecha, los bonos eran extraoficiales y se repartían discrecionalmente. La opacidad provocó impunidad y la corrupción permeó sin límite alguno. Es decir, hasta hace nueve años, el reparto de los bonos era indiscriminado.

Vale recordar que, ya legalizada la entrega de bonos, Borrás se retiró —después de haber dirigido al instituto durante 12 años en los gobiernos de Fox y Calderón—, con uno de 8 millones 12 mil pesos y un “pilón” de 3.3 millones de pesos conocido como “finiquito”.

Por la Asamblea General del Infonavit han pasado varios empresarios propuestos por la Coparmex, la Concanaco y la Concamin como representantes del sector. Se dice que uno de ellos, Sebastián Bernabé Fernández Cortina, traspasó al instituto, durante sus quince años en el cargo, una deuda personal de 5.2 millones de pesos a una tasa anual de 4% y 0% de intereses moratorios, apegándose a las condiciones preferenciales otorgadas a directivos, bajo el amparo de un programa especial que se creó para el acceso a la vivienda, pero de los trabajadores. La vivienda beneficiaria de Fernández Cortina tiene una superficie de 604 metros cuadrados y se ubica en el Conjunto Residencial Hacienda Santa Fe. El número de crédito es 0915246640 y colegirá usted que de ninguna manera se trata de una vivienda de interés social. Dicen los que saben que el bono de retiro de este representante empresarial fue de entre diez y quince millones de pesos.

Pero los representantes de los trabajadores no se quedan atrás. El exgobernador de Campeche, Abelardo Carrillo Zavala, fue durante diez años el representante obrero. Lo jubiló el año pasado el expresidente Peña Nieto. Se fue con un bono de retiro de 20.8 millones de pesos y un “pilón” de 6.7 millones.

Otros casos involucran a algunos funcionarios del segundo nivel de mando. Uno es el de José Manuel Pelayo Cárdenas, quien fuera director de Riesgos. Hizo algo parecido a lo de Fernández Cortina: transfirió al Infonavit el 26 de octubre de 2015 una deuda bancaria de 8.5 millones de pesos con tasa anual de 4% y 0% de intereses moratorios, para cubrir una vivienda del fraccionamiento Loma de Palo Alto, en Cuajimalpa.

Todo lo anterior sin menoscabo del uso del instituto para colocar recomendados. Algunos malosos cuentan que un exdirector, Emilio Gamboa, aprobó el 20 de agosto de 2018, como mandón en el Senado, 300 plazas de más de 200 mil pesos mensuales que, aseguran, fueron entregadas a “aviadores”.

Hace un par de días el Infonavit anunció la cancelación de los famosos bonos, pero en corrillos del instituto se afirma que el actual director, Carlos Martínez Velázquez, ya cobró algunos de productividad ¿Será?
Instantáneas:

1. CONFLICTO. Por cierto: a la dirección sectorial empresarial del Infonavit llegó Carlos Gutiérrez Ruiz quien ya la ocupó de 2000 a 2002 en el sexenio de Vicente Fox para luego ser parte del gabinete ampliado como director de la Comisión Nacional de Fomento a la Vivienda (Conavi) en 2006 ¿No habrá conflicto de interés?

2. DESENCUENTRO. Muy susceptibles resultaron los diputados de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados que encabeza el morenista Alfonso Ramírez Cuéllar. Nada les gustó que los senadores, en particular los de su propio partido, liderados por Ricardo Monreal, les enmendaran la plana en la miscelánea fiscal que aprobaron en San Lázaro. Fueron diez modificaciones que atendieron quejas de los sectores afectados. Entre ellas la de la regularización de los autos chocolate, la de derechos por uso de agua, la de la tasa de retención de plataformas digitales, la de derechos a no residentes y servicios migratorios y la de exención a los visitantes sin permiso. La intención de los senadores, dicen, es disminuir la carga impositiva a la sociedad y generar una redistribución más justa. Pese a las modificaciones, se mantendrá la bolsa original de ingresos de poco más de seis billones de pesos.

3. INFORME. El secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, ya prepara el informe de lo ocurrido en Culiacán que hará público y entregará la próxima semana a diputados y senadores. Ayer adelantó que Iván Archivaldo Guzmán no fue detenido cuando capturaron a Ovidio Guzmán, el otro hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, aunque reveló que Archivaldo sí participó en la movilización criminal para liberar a su hermano.

@RaulRodriguezC

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios