Suscríbete

Cienfuegos: la papa caliente que nos regresa EU

Raúl Rodríguez Cortés

Lo que se esperaba de la segunda audiencia del general Salvador Cienfuegos Zepeda que tendrá lugar hoy en la Corte Federal de Nueva York, dio un vuelco inesperado ayer en la tarde, tras conocerse que la fiscalía estadounidense solicitó a la jueza Carol Bagley Amon aceptar el retiro de los cargos por narcotráfico y lavado de dinero fincados al exsecretario de la Defensa Nacional, para que sea investigado y en su caso imputado, conforme a la ley mexicana.

Una declaración conjunta firmada por los fiscales generales de Estados Unidos y México, William P. Barr y Alejandro Gertz Manero, respectivamente, dio cuenta de la decisión. Explicó que la fiscalía mexicana abrió su propia investigación al enterarse de los cargos y la detención en Los Ángeles del extitular de la Sedena, ocurrida el 15 de octubre pasado y que, a petición de ella, le fueron entregadas todas las pruebas del caso en un expediente de más de 700 hojas.

Éstas fueron recibidas hace una semana, el pasado miércoles 11 de noviembre, según informó el canciller Marcelo Ebrard en una conferencia de prensa en la que explicó que el general Cienfuegos será repatriado y llegará a México como un ciudadano mexicano, sin cargos en Estados Unidos, que será recibido aquí por la FGR, instancia que tiene abierta una investigación en su contra y que definirá los pasos a seguir.

Si nos atenemos al contenido de un documento oficial del Departamento de Justicia de Estados Unidos (una copia del cual tiene esta columna), la solicitud a la jueza Bagley Amon de que desestime los cargos, fue hecha desde el lunes 16 de noviembre, acompañada de una petición de secrecía, ya que un acuerdo inicial de las fiscalías planteaba que se diera a conocer en la audiencia de hoy. La jueza no lo concedió por lo que el asunto se hizo público ayer.

Pero sí aceptó recibir el pedido en el que se advierte que Estados Unidos puede restaurar “sin prejuicio” los cargos contra el general Cienfuegos y que éste acordó salir del país “voluntariamente”, pero acompañado de agentes del Servicio de Alguaciles (marshals). Una extraña repatriación, más aún porque el documento de marras precisa que “la ejecución del retiro de cargos ocurrirá cuando aterrice en México y quede en libertad”.

De lo anterior se puede inferir que la jueza Carol Bagley Amon aceptará la desestimación de cargos, que hoy mismo o a más tardar mañana saldría del Metropolitan Detention Center de Brooklyn, cárcel de alta seguridad en la que ha pasado los últimos días y que, probablemente, estaría de regreso en México este fin de semana.

¿Quedará en libertad el general Cienfuegos al llegar a México? Si la investigación de la FGR inició hace un mes (cuando fue detenido el 15 de octubre pasado) y se engrosó con la evidencia entregada por Estados Unidos hace siete días, ¿habrá aquí a su llegada una orden de arraigo, de presentación o de aprehensión?

En la explicación de los fiscales estadounidenses a la Corte Federal de Nueva York también se aducen razones de Estado: “consideraciones sensibles e importantes de política exterior… que pesan más que el interés del gobierno de Estados Unidos de perseguir legalmente al acusado”.

Este argumento es coincidente con lo dicho aquí por Ebrard: una respuesta a la exigencia de México de respeto a su soberanía y una expresión de respeto a las Fuerzas Armadas Mexicanas. Todo esto aderezado con la narrativa diplomática de la buena relación y la eficiente cooperación con un gobierno que, todo indica, va de salida.

Y no se pierda de vista, si pensamos con malicia desde nuestra históricamente asimétrica y desigual relación, que a lo mejor es una forma de aventarnos una papa caliente, pues no hay que olvidar el poco rigor de las investigaciones de la DEA al menos durante la última década y que la decisión, según indagamos, no pasó como normalmente ocurre, por el Consejo Nacional de Seguridad del vecino país, en medio del caos electoral que allá se vive. A lo mejor cayeron en la cuenta de que las pruebas contra Cienfuegos son más bien circunstanciales y no contundentes. Un solo ejemplo: ¿cómo probar fehacientemente que detrás del chat de Blackberry interceptado por la DEA estaban el exsecretario de la Defensa Nacional y el capo apodado H.2?

¿Qué opción le queda al gobierno de AMLO? Ni modo que diga que no se lo manden. Y si aquí nada se le prueba y no se le procesa, estará desde ya en el imaginario popular la secular idea de que se le trajo a México para que quede impune. A lo mejor, por otro lado, esta gestión del fiscal Gertz llevará a que no se castigue a un inocente.

Instantáneas:

1. ACKERMAN. Dicen los que saben que el académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, John Ackerman, será reconvenido por el Consejo Universitario por los efectos en la imagen de la máxima casa de estudios que ha traído su diferendo con la dramaturga Sabina Berman, ventilado al aire en el programa de televisión que ambos conducían en el Canal Once y que, para muchos de sus detractores y los de la 4T, fue expresión de autoritarismo y misoginia. Aseguran que se ventilarán los alegatos, no demostrados hasta ahora, de que no puede ser doctor en Derecho porque su licenciatura no corresponde al de esa disciplina y porque su título doctoral no cuenta con el sello grabado correspondiente. Aún no hay fecha específica para la sesión del Consejo Universitario, pero antes del período vacacional de diciembre debe llevarse a cabo una obligatoriamente. Ya veremos si no es solo maledicencia.

2. DESARROLLO. Una de las apuestas del gobierno de la 4T es la de impulsar un mayor y mejor desarrollo del sur-sureste del país. Proyectos como el del corredor del istmo han permitido engarzar proyectos estatales de largo aliento. Es el caso de Oaxaca. El gobernador Alejandro Murat, al rendir su cuarto informe, dio cuenta de un crecimiento económico en el estado de tres por ciento, algo “que no había ocurrido en décadas”.

3. SENADO. Esta misma semana se reanudarán las actividades presenciales en el Senado de la República, tras una semana de trabajo a distancia por los contagios de Covid-19 registrados en la cámara alta. Los temas con que regresan serán candentes: hoy y mañana con el debate sobre la regulación integral de la mariguana y la semana que entra con las reformas a la Ley General de Salud, a la de Equilibrio Ecológico y a la de Instituciones de Crédito.

[email protected]
 

Comentarios