De pura sangre Alteña

Raúl Curiel

El que arrancó “con todo” este 2021 fue Sangre Alteña, de la Casa Santa Virginia, que al cierre del primer semestre del año está registrando un crecimiento de 30% en relación al mismo periodo del año anterior.

Casa Virgina está afincada en Tepatitlán, en la zona tequilera de los Altos de Jalisco, y de esta casa usted seguramente no ha escuchado mucho pues, aunque tiene varias décadas en el mercado, da pasos firmes pero sin hacer mucho ruido. Para darse una idea de la calidad de esta casa tequilera, a ellos eligieron Vicente Fernández y sus hijos para hacer el Tequila Tres Potrillos, que vio la luz el año pasado.

Omar Lozano es la mano que mece la mercadotecnia de este producto, pues desde su llegada consolidó el lanzamiento al mercado de dos nuevas líneas de productos dirigidos al sector premium. La primera de ellas es nada más y nada menos que un tequila blanco triple destilado; la segunda es un reposado premium y, por último, un extra añejo cristalino.

Y es que Lozano tiene en su pasado una estancia en el área comercial de PepsiCo y otra en Tequila Galindo y Casa Aceves, de donde nutrió su olfato en el lanzamiento de nuevos productos haciendo mezclas poco ortodoxas para el mercado que han dado buenos frutos.

Para el segundo semestre del año, Sangre Alteña tiene visualizada una alianza con la firma Mindstrategics, de Joel Muñoz, para lanzar una campaña que inyecte al ADN de la marca todo el bagaje cultural que tiene esa zona de los Altos de Jalisco, conocida por la tradición del movimiento Cristero en los años veintes, y rica en tradiciones.

Sangre Alteña dará de qué hablar al cierre del año, pues si hoy están creciendo en 30%, imagine usted lo que ocurrirá cuando llegue la temporada alta, de septiembre a diciembre, en la cual la venta de bebidas alcohólicas se dispara. Tome nota.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios