Las elecciones del 21: Zacatecas

Raudel Ávila

Zacatecas es uno de los estados donde Morena lleva ventaja significativa en las encuestas para ganar la elección de gobernador. La ventaja del partido es tal, que la profusión de aspirantes resulta incontenible. Suenan por Morena la senadora Soledad Luévano y el senador José Narro Céspedes. También el presidente municipal de la capital, Ulises Mejía. Incluso algunos mencionan a Alfonso Ramírez Cuéllar, actual presidente interino de Morena. Muchos consideran a David Monreal, Coordinador General de Ganadería en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, el candidato más probable y sólido en Morena. La familia Monreal es toda una dinastía en aquel estado. Tiene una presencia y fuerza consolidada en el territorio. Entre tantos precandidatos, no será fácil la conciliación una vez que se determine la candidatura. Vaya usted a saber quiénes y con cuáles procedimientos definirán al candidato(a).

El PAN está debilitado en aquel estado, pero se oyen José Manuel Viramontes y Antonio Aceves, exalcalde y actual alcalde de Jerez respectivamente. Un poco más llamativa es la baraja del PRI. Alejandro Tello, el actual gobernador de Zacatecas es priista. Hay funcionarios de su administración como Adolfo “el Fito” Bonilla Gómez que han conseguido atención mediática. Bonilla fue además presidente de su partido en el estado, de modo que tiene reconocimiento entre la militancia. Otro es Roberto Luévano, quien como Secretario de Desarrollo Social ha podido acercarse a las comunidades. Aún así, la más interesante y refrescante propuesta del priismo local es indudablemente la senadora Claudia Anaya.

La senadora Anaya está lejos del ritualismo solemne del priismo convencional, pero muy cerca de la tradición de sólida articulación discursiva y dominio de sus temas que contribuyó al éxito priista en otro tiempo. Anaya no tiene escándalos de corrupción a sus espaldas ni vínculos evidentes con figuras problemáticas. En la senadora se advierten firmeza y una formación social muy destacadas. Le pregunto por sus aspiraciones y ella enfatiza la prioridad de otros asuntos “lo importante es la ruta para sacar adelante a Zacatecas, una estrategia de desarrollo y combate a la inseguridad pública mejor estructuradas.” “Pero usted ¿buscará una candidatura?” le insisto. “Dependerá de la convocatoria del partido y las alianzas establecidas con otras fuerzas. En función de quiénes sean nuestros aliados en el próximo proceso electoral, sabremos quiénes tienen capacidad de representar mejor ese programa frente a los ciudadanos.” En el curso de la redacción de estos artículos sobre las elecciones para gobernador en distintos estados, todos los políticos se rehúsan a admitir aspiración alguna. El caso de Anaya es distinto. Es la única que me ha dado una respuesta relativa a la importancia del programa de gobierno para definir si participa en la contienda.

La interrogo sobre los daños económicos de la pandemia a Zacatecas. Responde que ahora solo hay estimaciones y prefiere esperar los datos económicos trimestrales del INEGI sobre su entidad. “Esos números serán muy importantes para discutir con la sociedad zacatecana sus exigencias respecto al próximo gobierno” me explica. Aún así, la senadora no deja de señalar la preocupación mayor de los zacatecanos: los inquietantes números de inseguridad pública como consecuencia del incremento en los delitos del fuero federal. Con una muy numerosa comunidad de paisanos residiendo en Estados Unidos, Zacatecas enfrenta el mismo reto de toda su historia: desarrollo y prosperidad compartidas para contribuir a una sociedad más segura. Quienquiera que resulte electo en 2021, esperemos que logre concretar una respuesta a estas demandas, por el bien de un estado tan lastimado históricamente como Zacatecas.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios