Se encuentra usted aquí

América Latina: ¿Otro siglo perdido?

23/10/2019
07:55
-A +A

Víctor Urquidi fue uno de los grandes mexicanos del siglo XX. Acudió como representante de México a la Conferencia de Bretton Woods, que originó el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Fue presidente de El Colegio de México, una institución a la que dotó de prestigio académico internacional. Economista, pionero en los estudios demográficos y ambientales, su último libro (publicado en 2005) lleva por título Otro siglo perdido. Las políticas de desarrollo en América Latina (1930-2005). Ahí, Urquidi pasó revista a las causas históricas del rezago de la región latinoamericana y se mostró pesimista respecto a su futuro.

Si uno voltea la mirada a los países latinoamericanos en la actualidad, el pronóstico de Urquidi parece acertado. Por orden alfabético, Argentina se apresta para el regreso del kirchnerismo, una propuesta política que arruinó la economía hace unos años. “Nunca tan pocos endeudaron tanto a tantos pueblos en tan corto plazo” escribió en su libro Urquidi.

Bolivia celebró una elección sencillamente fraudulenta. En primer lugar, el presidente Evo Morales se presentó para reelección a pesar de que las disposiciones legales se lo prohibían, pero superó ese escollo con maniobras oscuras de un poder judicial sometido al ejecutivo. Aparte de eso, la Misión de Observación Electoral de la OEA en Bolivia publicó un comunicado de prensa donde afirma que “ha testificado la inequidad evidente entre las candidaturas. Ha sido notorio el uso de recursos públicos durante la campaña.” Eso no es todo, “la Misión de la OEA manifiesta su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares.”

Chile, ejemplo internacional por su transición democrática, hoy está en llamas. Los gobiernos posteriores a la dictadura no solamente no han logrado atenuar la feroz desigualdad chilena, sino que, en algunos casos, han contribuido a incrementarla. Como consecuencia de una tentativa de alza en las tarifas del metro, se desataron protestas masivas que el Palacio de La Moneda no ha logrado contener. El diario El País informa que hay una “capital bajo el control militar y con toque de queda, como en otras seis regiones del país… el dólar se disparó y la bolsa se desplomó un 4.6%.”

Seis décadas después de su revolución, Cuba, sumida en la miseria, sigue siendo una dictadura totalitaria sin partidos de oposición y cuyo producto de exportación es el azúcar, igual que hace 3 siglos. Como escribió Urquidi “el desarrollo no se da por arte de magia, sino con base en inversiones reales de carácter productivo y de incorporación de nuevas tecnologías.” En Cuba no existe la innovación tecnológica.

En Ecuador, organizaciones indígenas se movilizaron masivamente contra el gobierno de Lenín Moreno como consecuencia de la derogación de un subsidio a la gasolina. Moreno acusa la mano negra de su predecesor Rafael Correa en las protestas. Las manifestaciones duraron casi 2 semanas y produjeron 1300 heridos, así como cuantiosos daños materiales y una declaratoria de estado de excepción.

En Venezuela, el chavismo es simple y llanamente una dictadura. Escribió Urquidi en su libro “la ausencia de la alternancia de los partidos en el gobierno… debilitó la presencia de evaluaciones críticas.” En México, la crisis de seguridad de la semana pasada evidenció que gobierne quien gobierne, el estado no tiene control territorial de varias zonas del país. ¿Atestiguamos entonces la triste confirmación del análisis de Urquidi? ¿Otro siglo perdido para América Latina?
 

Raudel Ávila
Licenciado en Relaciones Internacionales por el Colegio de México y maestro en Relaciones Internacionales y Medios de Comunicación por la Universidad de Essex, Inglaterra. Es coautor del libro...