El nuevo gobierno en Nuevo León, le apuesta al crecimiento y desarrollo con respeto al medioambiente

Pilar Lozano Mac Donald

Resulta sumamente interesante el perfil que el gobierno entrante le está imprimiendo al nuevo Nuevo León para aprovechar que ese estado es uno de los territorios con mayor potencial económico del país. Y no es para menos, si vemos que Nuevo León es un estado emblemático del progreso por su empuje económico a nivel nacional.

Con el potencial que representa la economía estatal, Samuel García está avanzando en establecer las condiciones que permitan que el nuevo gobierno siente bases sólidas para lograr una sostenida recuperación económica.

Ese ha sido el objetivo de los recientes viajes a Texas y a California. Sabe que, para alcanzar un mejor desarrollo social y crecimiento económico, debe aprovechar las y fortalezas que el estado posee, tanto en infraestructura como en las capacidades educativas y su perfil competitivo en diversos sectores productivos, económicos, sociales y culturales.

Lamentablemente, el nivel de desarrollo que alcanzó Nuevo León ha tenido un alto costo en cuanto a la afectación al medioambiente, como es la contaminación y mala calidad del aire en lugares como la zona metropolitana de Monterrey.

Por ello, desde su Plan de Gobierno, el gobernador electo propuso una serie de estrategias y políticas públicas para mejorar la calidad de vida de los neoleoneses, alineándolas a los Objetivos del Desarrollo Sostenible, destacando el Eje Estratégico relativo a un Nuevo Ambiente Sano, a fin de dar vigencia a un derecho humano que permita alcanzar desarrollo y bienestar de las personas, partiendo del hecho de que es obligación de los tres órdenes de gobierno, instituciones públicas y privadas, así como de la sociedad civil organizada, diseñar e implementar acciones que permitan agrupar esfuerzos en beneficio del cuidado del medioambiente.

En la agenda del gobierno entrante se encuentra como parte fundamental del desarrollo, una corresponsabilidad que, como herramienta, permita una nueva de gobernanza que posibilite el desarrollo de los sectores productivos o actividades industriales y económicas con el menor impacto al medio ambiente.

En este sentido, existen una serie de temas medioambientales que ya están siendo considerados para su atención. En primer término, la gestión de la calidad del aire: Nuevo León quiere estructurar una gobernanza de la gestión de la calidad del aire, semejante a la Junta de Recursos de Aire de California, capaz de reducir las emisiones de todas las fuentes y al mismo tiempo mejore la economía del estado.

Por otra parte, Nuevo León no cuenta con un plan de adaptación al cambio climático, enfrentando actualmente importantes retos dado que la demanda de agua está superando la oferta, razón por la que es sumamente importante aprender de California, que ha hecho más eficiente la gestión del agua en el estado.

En materia de gestión de residuos, el gobierno entrante tiene presente que el relleno sanitario que administra el estado, el que recibe 5 mil toneladas diarias de residuos sólidos, está a punto de terminar su vida útil. La vida útil de este relleno termina en dos años, en Nuevo León no hay prácticamente reciclaje formal ni programas específicos para la reducción o la minimización de residuos. Se revisa la regulación y las tecnologías empleadas en estos procesos por California, a fin de reciclar y minimizar residuos.

Resulta interesante que en California han funcionado bien sus programas de Cap and trade para reducir emisiones de contaminantes y gases de efecto invernadero.

Finalmente, mucho se puede aprender de como en California se venden los combustibles menos contaminantes de Estados Unidos y de como esa entidad de la Unión Americana ha promovido el uso de energías renovables y de sistemas poco contaminantes, con la idea de lograr una transición energética de su economía a otra más sostenible.

En este proceso de construcción de una estrategia de atención al desarrollo con el cuidado del medioambiente, la visita a California será clave, pues otorga al gobernador electo información de primera mano sobre las políticas públicas que se están implementando en ese estado, como el caso de la Junta de Recursos de Aire de California, que es un modelo de gobernanza de la gestión de la calidad del aire muy exitoso desde que arrancó en 1968 o cómo California se ha erigido, por los incentivos que ofrece, en un paraíso para el fomento de energías renovables y de proyectos de sustentabilidad.

La recuperación económica requiere del esfuerzo extraordinario de parte de toda la sociedad, donde tanto autoridades como ciudadanos, contribuyan con imaginación y compromiso compartido al desarrollo y crecimiento de Nuevo León. El gobernador electo ha iniciado estableciendo relaciones estratégicas, dentro y fuera del país, pero anclar parte de ese desarrollo a reproducir acciones que han dado excelentes resultados en Texas y California, permitirán que ese desarrollo y crecimiento se den con el menor impacto al medioambiente. Bienvenida esta visión que da prioridad a un ambiente sano.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios