Desdén a los migrantes en Michoacán 

Pilar Lozano Mac Donald

El pasado 17 de agosto de 2021, se publicó en la Gaceta Parlamentaria del Congreso del Estado de Michoacán de Ocampo, la iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Michoacán, presentada por un diputado de Morena en el Congreso Local, con la que propone, entre otras cosas, desaparecer la Secretaría del Migrante. 

La Secretaría del Migrante, como una entidad dependiente del Ejecutivo Estatal, realiza un trabajo específico en favor de los migrantes. Le corresponde formular, promover, instrumentar y evaluar las políticas públicas para los migrantes michoacanos, a fin de fomentar integralmente su desarrollo económico, social, cultural y político; promueve el respeto a los derechos de los migrantes; formula y ejecuta los proyectos y acciones para los migrantes michoacanos, sus familias y comunidades de origen, entre muchas facultades más. 

La Secretaría del Migrante del Estado de Michoacán es resultado de un proceso de lucha de varias generaciones de migrantes. Primero existió la Dirección de Servicios de Apoyo Legal y Administrativo a Trabajadores Emigrantes (1992); después se convirtió en la Coordinación Estatal para la Atención Integral del Migrante Michoacano (2001); para posteriormente, con el propósito de fortalecer la política de atención al migrante, sus familias y comunidades, fue transformada, dotándola de fortaleza jurídica y administrativa, bajo la estructura de una Secretaría a nivel estatal (2008). 

Desde entonces, la Secretaría del Migrante ha cumplido con la importante tarea de atender la problemática de poco más de 4 millones de michoacanos que viven en el extranjero, en su mayoría en Estados Unidos que, comparado con los 4.7 millones de michoacanos en el estado, nos muestra claramente que existe otro Michoacán fuera del país, que merece un trato acorde no solo a sus dimensiones de población migrante sino en la misma proporción a su aporte al desarrollo de sus comunidades, del estado y del país. 

Michoacán es un estado eminentemente migrante: No hay uno solo de sus 113 municipios que no tenga algún nivel de migración, en su mayoría con alta densidad migratoria.  

Por tales motivos, la propuesta atenta en contra de los derechos de la comunidad mexicana migrante, particularmente los de origen michoacano que viven fuera de nuestras fronteras que, con su esfuerzo y valor diario, sostiene a la economía nacional y genera desarrollo local con sus millones de dólares en remesas y sus acciones en favor de sus comunidades de origen, como el Programa 3x1 para Migrantes, desaparecido en el presente gobierno, que financió poco más de 30 mil proyectos comunitarios en 18 años de existencia con recursos de gobiernos y de los migrantes. 

La iniciativa para desaparecer la Secretaría del Migrante en Michoacán, muestra un  desconocimiento de la realidad en Michoacán: 40 por ciento de su población vive en el extranjero, es decir, es población migrante que requiere del nivel de atención que la actual Secretaría del Migrante presta. 

La comunidad migrante de Michoacán requiere de una instancia, dentro de la estructura de la administración pública estatal, que les facilite las políticas, acciones y los servicios, pero sobre todo que sea una dependencia del gobierno que sea interlocutora y represente las necesidades de los migrantes michoacanos. 

Por ello, la incorporación de la Secretaría del Migrante a la Secretaría del Bienestar, como se propone en la iniciativa, resta valor e interés a las problemáticas y necesidades de la comunidad migrante. Lo que se requiere es fortalecer esa dependencia para demostrar a la comunidad migrante que existe un verdadero interés en que su realidad forme parte central de la agenda nacional. Michoacán puede poner el ejemplo, transformando y fortaleciendo la Secretaría del Migrante, no desapareciéndola. 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios