La vacuna de AMLO

Periodistas EL UNIVERSAL

Bajo Reserva

Lo que es todavía una incógnita es si el presidente Andrés Manuel López Obrador se vacunará contra la Covid-19, porque por fecha y residencia le tocaría recibir el biológico el próximo 1 de abril como todos los mayores de 60 años cuyo apellido empiece con la letra L y residan en la alcaldía Cuauhtémoc. Nos dicen que el mandatario quiere esperar porque como él mismo dijo: “Ya tiene inmunidad”. Sin embargo, si AMLO decide recibir la vacuna tendría que volver de su tierra a la capital, pues el martes 30 presentará en Palacio Nacional su primer informe trimestral del año y luego el miércoles 31 viajará a su natal Tabasco, para encabezar una reunión de evaluación sobre el avance en la entrega de enseres domésticos para los damnificados de octubre pasado que perdieron casi todo cuando se inundó la planicie tabasqueña. Terminando esa reunión el mandatario se trasladará a su finca de Palenque, Chiapas, para darse un descanso de Semana Santa. De esta manera, tendría que volver a la CDMX para ser vacunado el jueves 1.

¿En serio el Senado está a favor de la austeridad?

El Senado está por entrar al último mes del actual periodo ordinario de sesiones y aún tiene pendiente el tema de la reducción del financiamiento público a los partidos políticos. Ese fue uno de los 50 temas prioritarios que estableció el presidente de la Junta de Coordinación Política y líder del Grupo Parlamentario de Morena, Ricardo Monreal, pero hasta ahora no hay visos de que se vaya a concretar alguna de las iniciativas que ya se han propuesto para disminuir al 50 por ciento esas prerrogativas, como la de la senadora morenista Mónica Fernández Balboa.  Nos aseguran que luce muy complicado que las bancadas en el Congreso de la Unión vayan a impulsar una reforma de ese calibre a corto plazo, a pesar del enorme costo que representa mantener a las fuerzas políticas. Tan sólo este año electoral se destinarán más de 7 mil millones de pesos para el financiamiento de los diez partidos políticos con registro. Así que la austeridad parece no ser la prioridad de los senadores. En el caso de los morenistas, podrían argumentar que no han podido tocar ese tema, pues han tenido que dar preferencia a las iniciativas que el Presidente les ha enviado, y a esas, como bien se sabe, no se les toca ni una coma, ni se les hace esperar.

Las “ropitas sucias” de Salgado Macedonio

En la izquierda mexicana, o al menos en la que aglutinó Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 y que hoy está dividida, se llevan pesado y no dejan de cobrar facturas. El caso de Félix Salgado Macedonio, primero acusado de violación y luego retirado de la candidatura al gobierno de Guerrero por resolución del Instituto Nacional Electoral, ha evidenciado las rencillas que hay entre perredistas y morenistas. Nos hacen ver que al interior del partido del sol azteca no hay miramientos para don Félix y aseguran que en cada oportunidad le habrán de sacar sus “ropitas sucias al balcón”. “¿Quién mejor que nosotros para conocer a aquellos que se fueron del partido por ambición y lambisconería?”, advierte un conspicuo integrante de la cúpula perredista nacional.

Iglesia Católica pide ayuda

Quien no la está pasando nada bien es la Iglesia Católica. Nos cuentan que, desde hace meses, tan solo en la Catedral Metropolitana han batallado por obtener insumos para alimentar a los religiosos que ahí viven, y que a pesar de que ya se permiten misas con 20 o 30% de aforo, no es suficiente para costear las necesidades de los templos. Ayer, durante la misa dominical en la que se celebró el Domingo de Ramos se llamó a los fieles a donar, incluso, para quienes seguían la misa de manera virtual, apareció en la pantalla una cuenta de BBVA en la que se pedía al pueblo de México a no olvidarse de la Iglesia Católica y contribuir a partir del diezmo.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios