Se encuentra usted aquí

La cobija, la soberbia y el Pinocho de Durazo

Bajo Reserva
La cobija, la soberbia y el Pinocho de Durazo
06/11/2019
03:04
-A +A

Read in English

Cobijado por altos mandos militares, con una maleta llena de soberbia y su muñeco de Pinocho, Alfonso Durazo viajó este martes a su tierra para enfrentar uno de los hechos más salvajes que se recuerden en la región y en México: el asesinato a mansalva de nueve personas, entre ellos seis niños. Se fue luego de comparecer en el Senado, donde legisladores de oposición le regalaron un muñeco de Pinocho “por las mentiras” en el operativo fallido para detener al narcotraficante Ovidio Guzmán. Don Poncho se fue a su tierra hasta donde también viajaron el secretario de Marina, almirante José Rafael Ojeda, y el Jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa, general Homero Mendoza Ruiz, quien fue en representación del general Luis Cresencio Sandoval, para atender el multihomicidio de integrantes de la familia LeBarón. Nos hacen ver que Durazo no ve la luz del sol en medio de tragedia tras tragedia que se ha vivido en el país durante las últimas semanas, en hechos sucesivos: Aguililla, Michoacán; Tepochica, Guerrero; Culiacán, Sinaloa, y ahora los LeBarón. ¿Ni así dejará en casa su maleta de soberbia?

Fuego amigo de bots en la 4T

En épocas de espías, de análisis oficiales de cuentas en redes sociales, de guerras de bots, algunos equipos del gobierno federal no se quedan atrás. Nos anticipan que la titular de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, acaba de sumar a su equipo de colaboradores a una especialista en el mundo digital, la misma que manejaba las redes y todo el ámbito digital del entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. Una de las tareas de la nueva funcionaria en Economía, nos recuerda, era dar la batalla, toda la batería digital contra el exjefe de gobierno Marcelo Ebrard por las supuestas anomalías en la construcción de la Línea 12 del Metro. Ante tal incorporación de la doctora Márquez, algunos sueltan la pregunta al interior de la 4T: ¿Se prepara desde Economía fuego amigo hacia la Cancillería?

Yeidckol, con las manos en la masa

Desde el mismísimo Palacio Nacional cacharon a la secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, en tareas subrepticias para golpear al coordinador de los programas para el Bienestar del gobierno federal, Gabriel García, y al senador Mario Delgado, aspirante a la dirigencia morenista. Nos dicen que se trata de llamadas telefónicas a los delegados federales en los estados y a los alcaldes del partido en la CDMX, para aconsejarles de manera comedida que apoyen su reelección y, de esa forma, evitar más rupturas al interior de la organización. Por si eso fuera poco, nos comentan, doña Yeidckol comunica a sus interlocutores que don Gabo es el único responsable de que el padrón de militantes no sea confiable y tenga metido en crisis a Morena: hizo y deshizo del listado de militantes lo que quiso cuando fue secretario de Organización. Con toda esta grilla, nos aseguran, ella se aleja cada día más del corazón del líder moral de la 4T. ¿Adivine de quién le hablamos?

El regalo de Zoé

En un hotel capitalino se realizó un encuentro entre el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y el director general del IMSS, Zoé Robledo, en el que nos comentan hubo un regalo muy especial. Don Zoé, aseguran, entregó al mandatario electo el libro Alfonso Reyes en Argentina. La anécdota del regalo es que Robledo le comentó al presidente electo que él participó en la investigación para elaborar dicho libro cuando tenía la edad de 17 años. Apuntan que además establecieron el compromiso de que una vez que asuma el poder el presidente Fernández, se buscará formalizar un diálogo para analizar temas como el del desafío en pensiones que ambas naciones enfrentan y el estudio de un algún esquema de portabilidad que permita llevar servicios del IMSS a derechohabientes que vivan en Argentina, donde se encuentran al menos 11 mil mexicanos.
 

En la foto: Alfonso Durazo/archivo EL UNIVERSAL

BAJO RESERVA
Bajo Reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas