El nuevo jefe de los Siervos de la Nación

Periodistas EL UNIVERSAL

Bajo Reserva

Nos aseguran que el próximo mes de septiembre el ejército de promotores de los programas sociales del gobierno federal, también utilizado como maquinaria para conseguir votos, llamado los Siervos de la Nación, tendrán un nuevo jefe. Se trata, nos dicen, de Óscar Navarro Gárate, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de Segalmex –la Conasupo de la autollamada 4T–. Don Óscar, nos hacen ver, llegará a su nueva encomienda con no muy buenas cartas de presentación. Por un lado, acumula varias denuncias en su contra presentadas ante la Fiscalía Anticorrupción. Por otro, generó un grave conflicto por la falta de pago a proveedores. Desde el primer trimestre del año pasado, nos comentan, diversas organizaciones que agrupan a grandes, medianas y pequeñas empresas ganaderas han denunciado la falta de pago por parte de Liconsa. Algunos de los afectados consideran que la falta de pagos se debe a un mal manejo del dinero destinado por el gobierno federal para la adquisición de la leche que distribuye Liconsa a las personas de menores recursos. Navarro Gárate es un pupilo del titular de Segalmex, Ignacio Ovalle, quien ha trabajado con gobiernos priistas desde Gustavo Díaz Ordaz, hasta Carlos Salinas de Gortari, este último lo designó director de la Conasupo. Así, con este currículum, ahora Navarro Gárate estará cerca de los multimillonarios recursos destinados a los programas sociales del gobierno de la 4T. ¿Qué puede salir mal?

Toledo, una fuga de 20 días

Desde el 25 de enero que la Fiscalía capitalina solicitó el desafuero del diputado Mauricio Toledo, el petista pateó el bote lo más que pudo. Primero, interpuso un recurso de revocación para que su caso no fuera atraído por la sección instructora. Después, solicitó una prórroga y  más tarde exigió que Pablo Gómez no participara en el caso por tener conflicto de intereses. El pasado lunes interpuso un amparo ante un juzgado federal con sede en la Ciudad de México que le fue negado. Ahora, ya por fin desaforado, la Fiscalía de la CDMX tendrá 20 días para encontrarlo, pues si no procede en ese periodo, Toledo podrá rendir protesta como diputado federal de la 65 legislatura que inicia en septiembre, lo que le devolvería el fuero. En ese caso, habría que realizar otro juicio de procedencia para volver a quitarle la protección federal. Así que don Mauricio podrá burlar la justicia si por 20 días se esconde debajo de alguna piedra y logra salir de su escondite para tomar posesión como diputado.

Superdelegados de la 4T en pobreza extrema

Como le hemos comentado en este espacio, en aras de la austeridad republicana el presidente Andrés Manuel López Obrador ha instruido a los 32 “superdelegados” a hacer menos con más y trabajar en unidad en todo el país para llevar sus programas sociales. El problema, nos cuentan, es que entre los coordinadores estatales del Bienestar hay quienes han expresado que los recursos humanos y materiales que les asignan, de plano no les alcanzan para sacar la chamba, sobre todo en los estados con mayor extensión territorial y dispersión de la población. Algunos han dicho en tono de broma que ellos sí están en pobreza extrema. Está pendiente una reunión del presidente López Obrador con los encargados de los programas del bienestar y esperan que el Ejecutivo sea receptivo a la petición de los superdelegados de dotarlos con un mejor presupuesto. Suerte con eso.

EU, el espejo que México no ve

A poco más de dos semanas para que regresen las clases presenciales en México y luego de que ayer se registró en el país el día con más contagios en toda la pandemia, parece que nadie mira más allá de la burbuja de Palacio Nacional y calcula los posibles riesgos de volver a las aulas. Estados Unidos, que ha vacunado a millones de menores de entre 12 y 18 años de edad registró un aumento del 40 por ciento de los casos de Covid-19 en niños y adolescentes en las dos últimas semanas, con casi 100 mil nuevos casos.  A esta cifra se suma la de mil 450 niños hospitalizados en ese mismo lapso, la mayor parte menores de 12 años, es decir sin vacunas. Acá tienen otros datos: los niños no se contagian, ni enferman gravemente. Ojalá que dentro de algunas semanas el gobierno federal no tenga que dar una maroma para explicar un alza en contagios de menores de edad.

Comentarios